Histórico
9 octubre 2012Jose David López

Pablo Aurrecochea: El cómic llevado al fútbol

Existe una liturgia, una tradición y unos impulsos que dan gloria e historia a cada escudo. Unos colores, una bandera y un sentimiento que corresponde ante ellos en cualquier contexto y latitud. O por lo menos, eso creemos. La realidad no siempre es tan cautivadora y esas tonalidades de camiseta que nos representan, no pertenecen a un dios sagrado que un día decidió entregar a sus ‘elegidos’ los colores de su vida, sino a una serie interminable de sucesos, necesidades y hasta casualidades. Casi ninguno logró perpetuar aquellos colores primarios de sus días como aprendiz y quizás por ello, hay quien prefiere improvisar e innovar en tiempos donde el vanguardismo se aprecia o se castiga. El más atrevido en ese reto, tan intrépido como amenazado, tan espontáneo como hostigado, es Pablo Aurrecochea.

El Vasco, el ejemplo ideal para etiquetar a los porteros como personajes diferenciales en un fútbol que les condenó en la incomprensión, no oculta sus amores ‘frikis’ en el terreno de juego y decidió romper con el clasicismo para proyectar su propia moda. Particular, crítica pero elocuente. El portero uruguayo ha vestido de sus súper-héroes favoritos para sentirse escalador como Spiderman, inteligente como Batman e infranqueable como Hulk. También simpático como Mickey, afeminado como la Pantera Rosa, veloz como el Correcaminos o enemistados como Tom y Jerry. No ignoró a sus héroes televisivos pues ha disfrutado con la absurdez del Chapulín Colorado, las espinacas de Popeye, la picardía de Garfield y, desde luego, su mejor diseño y el más reclamado, el del padre de América, Homer Simpson.

“Partido tras partido estoy vistiendo una camiseta nueva. Tengo muchas opciones y me apetece, llama mucho la atención y a la gente le gusta. Me hace sentir bien con lo que hago. Lo elijo yo, con mi señora, que es la que me diseña las camisetas. Fue idea de mi esposa, Noelia Viera. Si hubiese sido por mí, quizás no se me habría ocurrido nunca pero ella supo ver lo que yo quería aportar en el césped con humor y simpatía”. El guardameta, que cada semana habla sobre el próximo diseño que vestirá y que ha convertido a su mujer en un reclamo publicitario en Sudamérica, sólo ha tenido un problema con sus singulares camisetas cuando ante Cerro Porteño, vistió la caricatura de Mickey Mouse que tuvo que ser prohibida. La excusa, que aquellos colores del ratón más famoso del mundo, recordaban a los de Olimpia, acérrimo rival del equipo local.

Aurrecochea lleva dieciseis años de carrera profesional en los que lució sus discrepantes ‘buzos’ (como lo llaman en Sudamérica) por todo el continente. Debutó en Nacional uruguayo, pasó cinco años en Argentinos Juniors-Talleres, uno más en Bucaramanga colombiano y parece haberse establecido en Paraguay tras su paso por Tacuary, Cerro Porteño y Guaraní, donde tras años fijo, lleva unos meses luchando codo con codo para seguir teniendo escenario para sus modelitos. Sólo hemos podido ver varios diseños este curso 2012, nulso como para renovar el vestuario, aunque suficientes para saber que otro club estará esperando esta ‘chispa’ de alegría que parte desde palos.

Pudo ser uno más, silencioso, tranquilo y sosegado, pero su carácter excéntrico vuelve a evidenciar que los porteros son esa especie peculiar que el fútbol otorgó para contar retratos como este. Historias de pelota, cómic y diseños. Colores del fútbol, los que con los años esquivaron tradiciones hasta su obra final, la del Vasco Aurrecochea, las de un personaje de cómic incrustado en el fútbol moderno.

Todo sobre las Camisetas de Fútbol

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche