Histórico
13 octubre 2012Jose David López

Brasil 2014: Nombres de la jornada internacional

Había un par de clásicos en la jornada mundial rumbo al Mundial de Brasil 2014 pero, además, varios retos para selecciones importantes en epicentros tan exóticos como siempre imprevisibles. Y aunque no se dieron demasiadas sorpresas, algunos convirtieron la jornada de este viernes en un recuerdo histórico, determinante para sus creencias y para acrecentar la fe en aquellos corazones humildes acostumbrados a grandes varapalos internacionales. Vimos una nueva versión resultadísticamente agradable de la Rusia de Fabio Capello, un paso más en el crecimiento de una estrella nacional como Mkitharyan, el debut del treinteañero Schaken, el estreno del capitán goleador Rooney o el ‘doblete’ de un Marco Reus ya catalogado como el gran elemento diferencial de esta Alemania 2.0 en busca del Mundial.

Fabio Capello (Rusia): Podríamos extenderlo al movimiento-gol clave de Kerzhakov, a las grandes ayudas defensivas de Bystrov, a los pequeños detalles de calidad de Kokorin e incluso al compromiso global que permitió secar a Portugal en el otoño moscovita. Pero todas esas premisas, todas esas teorías perfectamente equilibradas y funcionando con rentabilidad absoluta, llegan desde la voz profundamente inteligente y experta de Fabio Capello. El seleccionador ruso ha sabido encontrar su estilo y jugadores adecuados para llevarlo a cabo en solo tres partidos de máximo nivel competitivo, donde aún no conoce resultado negativa y donde ya encarrila su pasaporte a Brasil 2014. La receta dista mucho de la alegría ofensiva, asociación vertical y descuidos previsibles en defensa que estábamos acostumbrados a ver en anteriores proyectos pero esa mejoría competitiva y personalidad, es lo que buscaba y encuentra la nueva Rusia. Cambio drástico con acento ‘capellista’.

Mkitharyan (Armenia): La pasada fase de  clasificación para la Eurocopa 2012, fue la de la casi heroicidad de Armenia, que con los mejores resultados de su aún corta historia independiente (formaba parte de la extinta URSS) se colocó en el paso previo a la élite, esa que no soñaba con alcanzar de manera tan inmediata. Su objetivo era, por tanto, seguir sumando detalles y cualidades competitivas para no frenar sus esperanzas y en ese camino, han encontrado el aliado perfecto en Henrikh Mkitharyan. El ya coronado como líder absoluto de esta ilusionante generación caucásica, es la estrella del curso en el fútbol del este, donde ha potenciado su caché debido al nivel mostrado en los últimos meses en el Shakhtar Doneskt, donde suma nada menos que 16 goles en este inicio de campaña. Su gol ante Italia, mostrado su llegada, dinamismo y definición, recalca un espectacular momento de forma que no solo alimenta la moral del campeón ucraniano, sino levanta a un país efusivamente enamorado del fútbol. Ese, que pese a merecerlo, volvió a dejar escapar un partido que debió apremiarle ante Italia (1-3).

Reus (Alemania): La gente lo pitaba injustamente, pues el público irlandés interpretaba que se había lanzado descaradamente al agua en el área visitante buscando penalti. La realidad es que esa amonestación nunca debió llegar porque Reus había robado la pelota, siendo claramente derribado en una acción que debió cambiar el guion. Con la grada encima, presionando y criticando, apenas un minuto tardó la estrella del Dortmund en tomarse justicia, llegando con fuerza desde atrás para alimentar más su aureola de jugador de moda en suelo teutón. Y una vez desatado, sacó un zurdazo poco después para agigantar su momento. Tras unas semanas donde sí ha alcanzado la expectativa para la que el campeón alemán lo contrató radiantemente en verano, de nuevo alcanzaba la titularidad en la selección, por delante de Podolski, Schurrle y hasta a su propio compañero Großkreutz (el gran perjudicado de su irrupción global pese a que nunca desentonó). Dinamismo, carácter directo, perfil de llegador. Reus está de vuelta.

Ruben Schaken (Holanda): No es nada habitual que un jugador asentado en la treintena, encuentre su mejor momento personal hasta el punto de convertirse en internacional absoluto. Si esa selección es una súper-potencia como Holanda, la heroicidad es aún mayor y esa entrada triunfal en la historia del fútbol oranje, es la que llevó a cabo este viernes Schaken. El extremo del Feyenoord, potente, rápido y vertical, ha alcanzado su punto álgido en una edad extraña que, gracias a las pruebas de Van Gaal con su nuevo proyecto y a la debilidad de un rival que facilitaba las pruebas (Andorra), encontró su primera noche internacional. Wim Roetert (con 31 años en 1923) y Kees van Kooten (con 32 años en 1981), son los dos ejemplos de éxitos pasados entre treinteañeros. Su momento de gloria, un merecido momento de gloria.

Wayne Rooney (Inglaterra): Es el auténtico ídolo del fútbol inglés, el único jugador de primerísimo nivel indiscutido y el que aspiraría a los grandes títulos individuales a la altura de los ‘elegidos’. Nadie mejor que él para capitanear por vez primera a Inglaterra en una noche especia que coronó con estadísticas goleadoras al nivel de los mejores, pues con su ‘doblete’ ante San Marino, Rooney alcanzó los 31 goles internacionales, superando así a Alan Shearer, Finney y Nat Lofthouse, situándose ya como el quinto mayor goleador histórico de la selección inglesa (a nueve goles de Michael Owen que es cuarto y a dieciocho del gran mito Bobby Charlton). “Aún tengo 26 años y espero que esta cuenta siga creciendo mucho más”. Y si puede ser como merecido capitán, mucho mejor…

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche