Histórico
3 octubre 2012Francisco Ortí

Ajax: La vuelta al fútbol en 80 ligas de Christian Poulsen

De Londres a París en tren. De Kholby a Allahabad en elefante. De Hong Kong a Shangai en una goleta. De Dublín a Liverpool en barco y de allí vuelta a Londres para regresar al Reform Club, donde Phileas Fogg había pactado la apuesta que le impulsó a dar la vuelta al mundo en 80 días. Y si un estirado inglés logró dar la vuelta al mundo a finales del siglo XIX utilizando los rudimentarios medios de locomoción de la época y con la única ayuda de un mayordomo francés de nombre premonitorio (Jean Passepartout) no iba a ser menos un ‘gran danés’ como Christian Poulsen. El centrocampista no nació en la adelantada imaginación de Julio Verne, pero por su tendencia a cambiar de lugar bien podría serlo. Y es que Poulsen parece estar persiguiendo el mito de Phileas Fogg en cada paso que ha dado a lo largo de su carrera.

Si por defecto la vida de un futbolista se desarrolla entre equipajes, tarjetas de embarque y horas de viaje, la de Christian Poulsen más todavía. A sus 32 años y todavía con unas cuentas temporadas en activo por delante, el danés ya ha recorrido toda la Europa futbolística y sin necesidad de un mayordomo. La particular vuelta al mundo de Poulsen está impulsada por el deporte rey y en lugar de medios de locomoción utiliza distintos clubes de fútbol. El mediocentro ha vestido las camisetas de ocho equipos a lo largo de su carrera y los ha seleccionado con mimo puesto que le han permitido disputar la liga de siete países, entre ellos los de las consideradas como cinco grandes ligas. Ha jugado en Bundesliga, Liga BBVA, Serie A, Premier League y Ligue 1, hito que hasta ahora sólo había protagonizado el rumano Florin Raducioiu.

Poulsen emergió como futbolista profesional en el Asnaes BK, el equipo de su ciudad natal, y siendo todavía un adolescente imberbe se marchó al Holbaek, que le hizo debutar a los 17 años en categoría senior. Inmediatamente después llegaría al Copenhague, uno de los clubes más destacados de Dinamarca. Aquel fue el comienzo de una carrera repleta de viajes tras los escudos de distintos equipos que le han dejado sabor agridulce, siguiendo una tendencia decadente.  En el Copenhague empezó a llamar la atención como mediocentro ofensivo. Pronto se ganó la llamada de Morten Olsen para la selección absoluta de Dinamarca y en 2002 recibiría el premio a jugador del año en Dinamarca. Era el inicio de una carrera prometedora y también el de un largo viaje por Europa.

Y es que tras disputar el Mundial del 2002 cambió por primera vez de liga para fichar por el Schalke 04 a cambio de siete millones de euros, protagonizando el traspaso más caro de la historia del fútbol danés. La Bundesliga estrenó el particular pasaporte balompédico de Poulsen y lo cierto es que el danés dejó buena imagen durante los cuatro años que estuvo en Gelsenkirchen. Allí se transformó como futbolista y pasó de ser un mediocentro de corte ofensivo a un centrocampista recuperador y de mucho despliegue físico. Esa mutación fue la que le elevó a ser uno de los jugadores con mayor cartel en su posición y tras ser relacionado con el Inter de Milán y el Milan fue reclutado por Monchi para el Sevilla. En apenas un mes demostró su capacidad y el diario Marca le consideró el mejor fichaje de la temporada.

En Sevilla vivió dos temporadas espectaculares, ganando la Supercopa de España, la Supercopa de Europa, Copa de la UEFA y la Copa del Rey, y fue traspasado por 10 millones de euros a un grande de Europa como la Juventus de Turín. Se suponía que ese traspaso era la confirmación para un jugador que había alcanzado la élite europea, pero marcó el inicio de la decadencia de Poulsen. En Turín inició un lento declive que le alejó del nivel que había mostrado en la Bundesliga y exhibido en la Liga BBVA. La Serie A se le atragantó y en apenas dos años volvió a hacer las maletas para marcharse a otra liga. Eligió una en la que todavía no ha estado: la Premier League. El Liverpool le esperaba. Los Reds pagaron 6 millones de euros por él. En Anfield tampoco triunfó y esta vez tan sólo aguantó un año antes de volver a mudarse.

Después llegaría su fichaje por el sorprendente Evian de Ligue 1 y este verano ha vuelto a cambiar de aires para recalar en el Ajax de Ámsterdam, añadiendo la Eredivisie a su extensa colección de ligas. Poulsen apura los últimos años de su carrera para completar un pasaporte balompédico repleto de destinos. La parte de Europa ya está completa, pero a sus 32 años todavía tiene tiempo para investigar otros continentes y probar suerte en Estados Unidos, Asia o alguna de las ligas de Emiratos Árabes, buscando un retiro de oro y, sobre todo, persiguiendo el mito de Phileas Fogg y culminando así su vuelta al fútbol en 80 ligas.

También te interesa: Derek Boerrighter: La alegría del extremo holandés

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche