Histórico
12 septiembre 2012Francisco Ortí

Cinco críticas a Del Bosque tras el Georgia-España

España ha comenzado con un triunfo (0-1) ante Georgia su andadura hacia el Mundial de Brasil 2014, pero dejando mal sabor de boca. La Selección campeona de Europa estuvo más floja de lo esperado y sufrió de lo lindo para acabar sumando tres puntos clave para acaparar la primera plaza de un grupo en el que competirá con Francia por el liderato. Pese a que el resultado es el deseado, a la considerada por muchos como mejor selección de la historia se le puede pedir algo más y en El Enganche.es realizamos cinco críticas constructivas al planteamiento de Vicente Del Bosque. España debe jugar mejor de lo mostrado en Tbilisi.

Ataque muy previsible:  El doble pivote formado por Xabi Alonso y Sergio Busquets es la clave sobre la que se construyen los éxitos de la Selección española. Así lo cree Vicente Del Bosque y viendo los resultados que ha obtenido España en los últimos torneos es imposible quitarle la razón. Sin embargo, es necesario diferenciar entre las situaciones en las que el doble pivote es una ayuda y en las que es una carga. En Georgia, definitivamente, supuso un lastre. España estuvo irritantemente previsible en ataque. Tenía el balón por defecto y ha batido el récord de posesión de la era del Bosque manteniendo el esférico en su poder durante el 80% del encuentro. Sin embargo, no supo que hacer con él hasta que se rompió el doble pivote. Contra una selección tan defensiva como Georgia, que daba por bueno el 0-0, era necesario jugar desde el principio más cerca del área rival y con más hombres de ataque. Busquets, por ejemplo, no tenía que recuperar ningún balón teniendo la posesión durante el 80% del partido. Se equivocó por lo tanto Del Bosque apostando por lo mismo de siempre sin tener en cuenta el escenario.

Arbeloa sobra: Álvaro Arbeloa es un jugador indispensable para España en los grandes partidos. Sin cualidades defensivas le convierte en una pieza clave cuando enfrente hay un rival de alcurnia y que genera peligro por las bandas. En ese tipo de situaciones Arbeloa ofrece su mejor versión y brillan sus condiciones defensivas, pero en partidos como el de Tbilisi se convierte en jugador inútil en la dinámica del juego. Nadie entraba por la banda izquierda, nadie le inquietaba y, por lo tanto, Arbeloa no tenía trabajo. En ataque, por sus características, no aporta demasiado y aunque se esfuerza por aparecer en zonas ofensivas no es resolutivo cuando pisa las inmediaciones del área rival. Juanfran, que cuenta con un perfil mucho más ofensivo, hubiera sido más útil para desnudar a la defensa de Georgia. Arbeloa debe quedar para los duelos en los que haya mayor exigencia en defensa.

Los cambios se hicieron tarde: Vicente Del Bosque tardó en reaccionar y realizó los cambios demasiado tarde. Se equivocó en el planteamiento inicial, como ya hemos comentado en los dos primeros puntos, insistiendo en el doble pivote y la presencia de Álvaro Arbeloa como lateral derecho, y tampoco supo leer el encuentro durante su desarrollo. La entrada de Pedro por Sergio Busquets a los 56 minutos cambió la cara del equipo, pero el siguiente cambio ‘arriesgado’ no llegó hasta faltaron diez minutos para que terminara el encuentro y el 0-0 pareciera inalterable. Fue a los 80 minutos cuando Del Bosque retiró a Arbeloa y dio entrada a Cesc Fábregas. Ese fue el cambio definitivo que rompió el partido. La entrada de Cesc Fábregas fue clave para hacer daño a Georgia y gracias a una jugada trenzada por el centrocampista del Barcelona y Pedro acabó transformándose en el gol del triunfo, anotado por Soldado. Si los cambios se hubieran producido mucho antes no se hubiera sufrido tanto.

Sin Llorente es más complicado: Durante la fase de clasificación para la Eurocopa 2012 España vivió también partidos del mismo perfil del que se ha jugado en Tblisi. Contra Lituania y Escocia se sufrió mucho y el especialista en abrir ambos cerrojos era Fernando Llorente. El poderío físico del delantero del Athletic Club de Bilbao es la kryptonita para debilitar a los equipos que plantan un autobús frente a su portería y ese se su argumento durante todo el encuentro. Contra Georgia también lo hubiera sido, fijando a los centrales y facilitando la aparición de espacios. Sin embargo, Vicente Del Bosque prefirió dejarle fuera por la situación que atravesaba en el Athletic Club y optó por convocar a David Villa, quien apenas había jugado diez minutos desde que se ha recuperado de la lesión. El transcurso del partido evidencia que Del Bosque se equivocó. Villa no jugó ni un minuto y Llorente hubiera sido muy útil.

La defensa no estuvo bien: Con un 80% de la posesión es difícil que el otro equipo tenga opciones para acercarse a la portería rival. Sin embargo, Georgia llegó incluso a mandar un balón contra la madera. La zaga volvió a dejar malas sensaciones, como sucedió en el partido contra Italia y Croacia de la fase de grupos de la Eurocopa 2012. Sergio Ramos y Gerard Piqué estuvieron descoordinados y fallaron en los momentos clave del encuentro. Afortunadamente, la madera evitó que el mal fuera mayor.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche