Histórico
26 septiembre 2012Francisco Ortí

Betis: Fabricio, novela de intriga en el Villamarín

El siempre incómodo chillido de un despertador es el primer sonido que los ojos pueden escuchar en ‘El mentiroso‘, la novela debut de Pepe Mel en la literatura. El técnico del Real Betis Balompié plasma de este modo su otra gran pasión al margen del fútbol. El entrenador ilustrado es también un amante de la escritura y un enamorado de la historia. Ambas pasiones han dado a luz una novela de suspense e intriga que juega con las medias verdades que unen y separan la historia y la religión. Se trata de una obra de un perfil similar a los éxitos de super ventas de Dan Brown como el ‘Código Da Vinci‘ y el propio Pepe Mel ha reconocido que literariamente ha bebido del novelista estadounidense, aunque bien podría haberse inspirado también en lo que sucede dentro de su propio vestuario.

Y es que en el Betis se ha desatado una historia de traiciones, sospechas y mentiras digna de la mejor novela negra. En este caso no es el sonido de un despertador lo que inicia el relato, sino unas inquietantes declaraciones de Fabricio Agosto, portero del conjunto bético. Durante la pasada temporada el Betis y el Sporting de Gijón se veían las caras en la Jornada 37 y el equipo verdiblanco, que no se jugaba nada, perdió ese partido jugando muy por debajo de su nivel y daba vida a un Sporting de Gijón que luchaba por lograr la salvación. Pese a que no hubo acusaciones en firme sobre posible amaño, el partido quedó bajo sospecha. En aquel encuentro la gran novedad fue la ausencia de Fabricio en la portería. Venía siendo el titular habitual, pero Pepe Mel optó por alinear a Casto contra el Sporting de Gijón. La explicación que se rumoreó para justificar ese sorprendente cambio fue que Fabricio se había negado a facilitar la victoria al rival.

Por esto, durante una entrevista en Canal Sur Radio, Fabricio fue preguntado por aquel encuentro y sobre si los jugadores recibieron alguna consigna antes del partido para ‘regalar’ el triunfo al Sporting de Gijón. La reacción del portero fue sorprendente. “No lo sé. No lo recuerdo. Y si pasó no lo quiero recordar“, se limitó a responder. Nervioso y esquivo, como alguien que oculta un secreto que no quiere revelar. Consciente de que sus palabras podrían generar problemas intentó ocultarlas ampliando la respuesta. “La temporada pasada es el pasado y ahora debemos centrarnos en el partido del Valladolid“, agregó, pero ya era tarde. Sus palabras desataban una oscura y desagradable polémica sobre la ética del Betis en aquel partido. La ‘amnesia’ selectiva representaba un motivo de peso para cuanto menos dudar.

Pepe Mel contribuyó a aumentar la sensación de culpabilidad de Fabricio al dejarle fuera del siguiente partido. Había sido el titular en la portería del Betis durante las dos primeras jornadas, pero desapareció de la misma de manera repentina. Primero se quedó fuera de la convocatoria para el amistoso que el Betis disputaría ante el Benfica y, posteriormente, fue suplente ante Valladolid y también contra el Espanyol. El Betis justificó la ausencia de Fabricio alegando problemas físicos. “No fue a jugar a Portugal por molestias en la mano. Ese es el único motivo. No tiene que ver con la polémica surgida por sus ambiguas declaraciones“, explicó el presidente del Betis en Punto Radio. Una aclaración que no hizo más que aumentar las dudas sobre si se escondía en algo. Las palabras del máximo mandatario bético parecían las de un hombre sosteniendo una pistola junto a un hombre muerto por un disparo y defendiendo que el hecho de que tuviera un arma en la mano no guardaba ninguna relación con la escena.

Pocos días después de sus desafortunadas declaraciones, Fabricio volvió a hablar para intentar apagar el incendio. Pidió disculpas, aseguró que el Betis siempre sale a ganar todos sus partidos, que sus declaraciones habían sido malinterpretadas y que no sólo no se había amañado el encuentro contra el Sporting de Gijón, sino que jamás había participado u oído hablar de algún amaño en el mundo del fútbol porque “eso es rumorología, como el cuentito del lago Ness, que dicen que está ahí pero nunca se ha visto“. Al margen de que a Fabricio le vendría revisar algunas investigaciones que se han llevado a cabo en la Serie A durante los últimos años por si acaso encuentra entre sus páginas al monstruo del lago Ness, lo cierto es que sus palabras llegaron tarde. Casto ya le había robado la titularidad y hasta el momento no la ha soltado.

Este miércoles contra el Atlético de Madrid se cumplirá el tercer partido desde que Fabricio sufriera amnesia momentánea y fuera incapaz de concretar lo que sucedió en el encuentro que enfrentó al Betis contra el Sporting de Gijón la pasada temporada. Será también, por lo tanto, el tercer partido sin Fabricio en la portería y se prolonga así el misterioso caso del guardameta en una historia de intriga, suspense y reiteradas suplencias. Pepe Mel ya está trabajando en su próxima novela, que será un libro infantil sobre fútbol, pero basándose en las intrigas de su vestuario podría iniciar una novela negra digna de la literatura sueca. Mientras esperamos que grite el despertador en la nueva obra de Pepe Mel será mejor que disfrutemos de su Betis, con o sin intrigas…

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche