Histórico
10 septiembre 2012Jose David López

Austria-Alemania: La maquinaria de una ‘amistosa’ rivalidad vecinal

Todo aquél que esté actualmente en Austria o la haya visitado, no podrá negar la sobriedad de su sociedad, las incontables facilidades para romper la dieta mediterránea (salchichas, salsas y cervezas lo evidencian) y la tristeza que desprende la interminable lluvia que cae sobre sus verdes praderas. Pero todo ello proporciona un entorno de libertad, tranquilidad y frescura ante la vida, que muy pocos países en Europa pueden expresar con tanta sencillez. El deporte se aleja cada vez más del fútbol pues sus grandes estrellas hablan idiomas diferentes, el alpino, el que les vincula siempre con la naturaleza y con la búsqueda de aventuras al aire libre. Una lectura diaria alejada de presiones y competitividad, lo que le fue restando sentido al fútbol y otorgando un papel secundario que no siempre ocupó.

Este martes, el duelo en Viena ante el histórico enemigo, Alemania, rememora los días más importantes y legendarios de una rivalidad con suficientes antecedentes para convertirse en el epicentro del día en Europa. El Mundial de Argentina 1978 fue el punto de partida en esta enemistad entre vecinos competidores y aunque los germanos son el gigante a respetar y un candidato serio en cualquier competición, siempre existe opción a la sorpresa. En Austria el 21 de junio de aquél año, supuso un subidón irremediable en lo que a la expansión futbolera se refiere y los seguidores austriacos dejaron de lado su frialdad para contagiarse del calor en las gradas del Olímpico de Córdoba. Allí, la República alpina firmó la victoria más atrayente y legendaria de toda su historia.

Y es que a pesar de que los austriacos no se jugaban nada porque ya estaban matemáticamente eliminados, mantener el honor y perjudicar al vecino fanfarrón nunca está de más. En aquél mítico partido estaba el ex seleccionador, Josef Hickersberger, que se iba a despedir del combinado de la mejor manera posible. Pese a que Karl Heinz Rummenigge adelantó a los germanos, un auto-gol de Vogts igualó la contienda hasta la aparición del gran Hansi Krankl. El delantero, por entonces en el Barcelona, se sacó un ‘doblete’ que confirmó la mítica victoria de una nación humilde que lograba elevar al máximo su orgullo patriótico a costa de dejar fuera a la campeona mundial cuatro años antes. Esa victoria (ver video) rompía una eterna racha de hegemonía germana pues durante 50 años, los austriacos fueron incapaces de derrotarles. Además de Krankl y Hickersberger, aquella generación austriaca (la segunda mejor de su historia tras los años 30), estaba formada por cracks como Prohaska, Pezzey o Koncilia.

También para la historia, aunque diametralmente opuesta en lo que respecta a su valoración futbolística, fue el enfrentamiento ‘amistoso’ en el Mundial de España en 1982. Idéntico escenario (la fase final mundialista) pero identidades contrarias y completamente vergonzosas. Aquella tarde en el Molinón gijonés entró directamente en la historia del fútbol por la puerta trasera, la de los ‘arreglos’ y amaños pues una victoria germana por la mínima les servía a ambos para seguir vivos y dejar en el camino a la débil pero ambiciosa selección de Argelia. El tempranero gol de Horst Hrubesch evidenció lo que se veía venir y el pacto de no agresión se hizo efectivo al son de las quejas desde las gradas. Aquél tongo prácticamente reconocido por sus protagonistas, puso un punto de tristeza más a una historia que no merece ser recordada salvo para reflejar los aspectos más turbios de este deporte que tanto nos regala cuando se lo propone.

A pesar de que la maquinaria de marketing en recuerdo a estas citas históricas ya ha entrado en acción desde el bando austriaco (por su condición de equipo menor), el lunes no habrá pacto posible. El Ernst Happel reunirá todos los ingredientes para una receta con la pasión y rivalidad vecinal como termómetro hacia cuartos.

Todos los Videos en Engancha TV

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche