Histórico
9 agosto 2012Jose David López

PSG: El mensaje subliminal de la intimidación

Una velada cinematográfica con el gran Woody Allen, estigmatiza al espectador con un mecanismo automatizado durante años. La experiencia humana, una perspectiva entrañable, marcos de incomparable belleza y una tonalidad musical en cohesión con toda la trama, cohabitan históricamente en la mente de un genio enamorado de sus guiones. Su obra, comedias sutiles e inteligentes, representan para muchos una vía de escape al momento dubitativo del cine contemporáneo. Uno de sus últimos trabajos nos trasladó hace meses a la París más bohemia, literaria y soñadora, (Midnight in París) un entorno ideal para dejarse llevar en la búsqueda de aquellas metas singulares aún por concretar.

Pero la capital francesa es altiva y bella, amable en su planteamiento ocioso y atractiva en cualquiera de sus barriadas. Un café en el Sena al sonido de un acordeón, el glamour de los Campos Elíseos con la luz recorriendo el pasto y, desde estos días, el renovado espíritu de un partido de fútbol con el griterío de 48.00 almas saint germanas. Y todo, porque la embaucadora escenografía de la noche parisina, necesitaba una toque definitivo, la de un equipo que recupere el gusto por el virtuosismo futbolístico. Woody puso la cámara. Sheikh Tamim bin Hamad bin Khalifa Al-Thani, los euros. Y desde entonces, la capital no ha dejado de mandar mensajes ambiciosos, provocativos y tremendamente competitivos a sus más firmes rivales en el continente europeo, aquellos que ahora han añadido París a su lista de enemigos especiales. Los mensajes van llegando porque la obra, ya está en marcha: PSG: Millonaire Midnight in París.

El tándem deportivo que forman Nasser al-Khelaïfi (mano derecha del líder) y Leonardo, entiende el fútbol de manera similar dentro y fuera del césped. “No estamos aquí para tirar dinero, sino para inversiones bien pensadas y eficaces. Este es un club de enorme potencial, de una capital de doce millones de habitantes y donde el fútbol es pasional por historia”. Con las ideas claras (algo sobre lo que nadie puede esta seguro cuando ya llevan gastados más de 250 millones de euros en apenas dos años) y cabezas visibles sobre las que elogiar-castigar cualquier altibajo, la labor ha tenido ya varios capítulos en forma de mensajes pues el PSG no solo tenía que alimentarse hasta engordar su caché nacional después de años de ostracismo, sino hacer ver al resto su nueva grandeza y su nueva capacidad evolutiva para competir contras los más grandes. Y desde entonces, en forma de fichajes, consolidando su proyecto y apuntando a retos nunca alcanzados, los mensajes no han parado de salir de la capital y del Parque de los Príncipes.

Mensaje 1: Carlo Ancelotti: El entrenador italiano había hablado de tomarse un año sabático después de salir por la puerta de atrás de su etapa en el Chelsea, pero una llamada de Leonardo cambió todo. La intención del brasileño era clara, colocar desde su primer día a un técnico que gozara de su respeto y, desde luego, con el que mantuviera relaciones afectuosas. Un amigo que no era otro que Ancelotti, que dudó más de lo que ahora pueda parecer y que prefirió esperar al cese de Koumbuaré para llegar por la puerta grande cuando las urgencias fueran más apetecibles a sus ambiciones y bolsillo. Una nómina mensual de 500.000 euros (de 6.5 a 7 millones de euros al año para dos años y medio de contrato) y convertido ya en el técnico mejor pagado del país. Qatar Sports Investments no pudo negarse ante el palmarés del italiano, que cuenta con dos Champions, un Mundial de Clubes, un Scudetto, una Coppa y dos Supercopas de Europa con el Milan en su país, y un ‘doblete’ Premier-FA Cup en Inglaterra con el Chelsea. Muchos argumentos y el primer mensaje al resto de Europa.

Mensaje 2: Pastore y la primera oleada de refuerzos: Puede parecer ya lejano pero el primer gran fichaje mediático del nuevo proyecto parisino fue el argentino Javier Pastore, que abandonó un Palermo donde había dejado detalles de gran calidad para asomarse a un nuevo entorno donde sería líder e imagen principal. Más allá de que puede haber fracasado hasta ahora, su contratación supuso un claro mensaje intimidatorio a los rivales continentales pues había más clubes interesados en su fichaje y ninguno de ellos pudo lograr convencer a las partes implicadas como lo hizo el cuadro parisino. Unos 40 millones de euros que iniciaron el inevitable camino hacia el gasto excesivo en busca de una base de experiencia. Por ello, en invierno acabarían llegando Motta, Maxwell o Alex, como claro intento de encontrar una rápida estabilidad competitiva.

Mensaje 3: Ibrahimovic, Thiago Silva y el asalto a la Serie A: El mensaje más contundente jamás enviado por el fútbol francés al resto del mundo, acaba de producirse hace apenas unos días. Que un PSG pueda asomarse al mercado de fichajes y sacar de un club poderoso y potente como el Milan a sus dos principales estrellas a base de millones de euros (casi 60), es alterar el ritmo natural pre-establecido en el fútbol europeo. Pero también es mostrar un enorme potencial atractivo, atrayente y perspicaz para seguir mejorando y crecer. Además, acababa de conseguir un líder para su defensa (algo que preocupaba mucho a Ancelotti) y una estrella ofensiva de primer nivel mediático (pues las cifras goleadoras de sus atacantes no convencían hasta ahora). Un ‘atraco futbolístico’ a la Serie A, donde la gran mayoría de jugadores con talento, han acabado en días por las calles de París (podríamos sumar a Lavezzi o Verratti, pero igualmente meses atrás al propio Pastore, Sirigu, Menez…).

Mensaje 4: Lucas Moura, asalto de juventud: Una de las premisas que sí cumplen casi estrictamente muchos de los refuerzos del PSG, es la juventud que atesoran y que asegura un futuro estable a  medio-largo plazo. El recién confirmado fichaje del brasileño Lucas Moura sigue esa doctrina pero, ante todo, ha permitido ver el poder de influencia y atractivo del nuevo millonario para un jugador casi juvenil y ni siquiera acostumbrado al fútbol europeo. Y es que más allá de los 35 millones de euros que costará la perla de Sao Paulo, su contratación es un mensaje claro a los clubes que llevaban meses interesados en su contratación. Desde el Real Madrid (que incluso había invitado a su familia al Bernabéu en una ocasión) o el Inter de Milan (donde Moratti pretendía hacerse con una nueva perla ilusionante que acabó estando fuera de su alcance), hasta el mismísimo Manchester United que estas semanas había sondeado y puesto sobre la mesa ofertas interesantísimas clónicas a las que finalmente han cerrado la operación. Por tanto, un claro ejemplo de poder ante sus principales competidores.

Mensaje 5: Una amalgama en busca del trono francés y europeo: La finalidad clara y ambiciosa de este proyecto del PSG es lograr ejercer su dominio sobre el fútbol europeo. Para ello, el error de cálculo en puntos de la campaña pasada evitó que el primer paso ganando la Ligue 1 se cumpliera. El reto ahora es liquidar cuanto antes a sus oponentes en la lucha por el campeonato francés, tener una plantilla competitiva y extensa para poder competir con fuerza en las copas que darían mayor fuerza a su proyecto y, sobre todo, establecer una nueva era en la Champions League. Francia solo tiene un título, el que consiguiera en mitad de una polémica histórica el Olympique de Marsella. Un doloroso recuerdo que el PSG pretende hacer olvidar para establecer un nuevo punto de partida que realce al fútbol galo y haga de París la capital absoluta de Europa más allá de su embaucadora escenografía habitual.

También te interesa: Ligue 1: Los mejores fichajes 2012-2013 y PSG: Ancelotti, amigos en la Isla del Tesoro

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche