Histórico
7 agosto 2012Jose David López

Londres 2012: Brasil, razones para un oro que le pertenece

Londres 2012 pasará a la historia por grandes marcas batidas, records del mundo que quedaron para el recuerdo y mitos que agigantaron su figura con un cuello repleto de oros. El fútbol, que siempre luchó por ganarse el respeto del universo olímpico, también mantiene sus estadísticas, registros y temores que superar, algo que ha supuesto una merma histórica y un déficit de difícil comprensión a la todopoderosa selección brasileña. Los pentacampeones del mundo, principales referentes futbolísticos de la historia y siempre aliados de favoritismo por su elenco de estrellas constantes defendiendo a su selección, no ha sido capaz de levantar nunca una medalla de oro.

Fracaso tras fracaso, todas sus generaciones gloriosas, cedieron en el momento cumbre de sus metas olímpicas, desvaneciendo una vez tras otra las posibilidades de éxito y convirtiendo el sueño del oro, en una obsesión que se alarga para la posteridad. Datos impactantes teniendo en cuenta que Brasil ha ganado siete preolímpicos, dos medallas de bronce y dos de plata, lo que a la postre la convierte en la selección que más premios ha obtenido en el contexto olímpico. Sin embargo, su concreta preparación de más de un año para esta cita, la oportunidad histórica para Neymar de pasar a la leyenda que consiguió acabar con la obsesión, la aparición fulgurante de Oscar y el hándicap sobre su continuidad que tiene Mano Meneses en su cargo, unen una amalgama de realidades que convertirán a Brasil en oro olímpico en Londres 2012.

Una preparación exclusiva y concreta para Londres 2012: El 17 de julio de 2011, hace más de un año, Brasil disputó su último partido de competición oficial al perder en penaltis de la Copa América contra Paraguay. Desde ese día, la única obsesión y objetivo fue preparar a conciencia su participación en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Debido a la no necesidad de tener que ganarse su puesto en la siguiente Copa del Mundo (ya que se disputa en su país), quedaron exentos de la fase clasificatoria con lo que todos y cada uno de sus partidos fueron amistosos encarrilados a mejorar y pulir su puesta a punto de cara a la cita londinense de ese verano. Un total de 17 amistosos donde Brasil pudo experimentar, examinar y perfeccionar cualquier duda. Y es que pese a tener que llevar a la selección Sub 23, la posibilidad de introducir tres jugadores de edad superior y la juventud real de la selección absoluta, casi degeneraron en un combinado como el que Mano Meneses presentaría en el próximo Mundial 2014 (salvo David Luiz, Lucas Leiva y Robinho, el resto es un equipo clónico a la absoluta). Una preparación ideal si, por ejemplo, tenemos en cuenta que España apenas se concentró y preparó la cita olímpica 12 días antes de su inicio.

Neymar y el oro que lo convertiría en referente histórico: Es el mejor jugador brasileño del momento, lleva años demostrando que su salto a Europa es cuestión de tiempo (ya hubiera llegado a realizarse de no ser por la mejora en la solvencia de los clubes brasileños) y es deseado por los grandes del mundo. Pero más allá de títulos a nivel americano (paulistao y Libertadores), Neymar no se había mostrado al planeta en un evento de competitividad lejos de su continente. Ahora, la aparición ha sido como se esperaba, absolutamente clave y determinante. Una cita que servirá al joven para generar más altas expectativas y aumentar su caché global pero que, sobre todo, representará para él un punto inicial en su trayectoria porque será el primer crack brasileño de la historia que logre colgarse el ansiado oro.

Oscar o la aparición mundial de un crack en potencia: La ‘Generación de Oro’ que ha formado Brasil de cara a su Mundial en 2014 y que ya empieza a carburar como tal en Londres 2012, ha tenido un añadido espectacular con el que casi nadie había contado en Europa pero al que siempre destacaron en su país. Oscar, ese centrocampista multi-usos capaz de caer a banda, jugar entre líneas o ser el centro de operaciones clarividentes del ataque, no ha tenido su mejor campaña tras llegar a Internacional de Porto Alegre desde su querido Sao Paulo. Pero los destellos y su enorme capacidad técnica, han explotado al primer nivel en estos Juegos Olímpicos que lo colocaron en el Chelsea por nada menos que 30 millones de euros. No fue un impacto nuevo, puesto que ya hace varios años, desde que fuera estrella en la Copinha 2009 (torneo brasileño para promesas), los elogios de los analistas brasileños se había centrado en su potencial, el que refrendó en el pasado mundial Sub 20 con un ‘hat-trick’ en la finalísima. Y ese chico que a veces parece frío y otras arde, está mostrando la mejor de sus versiones junto a Neymar, haciendo ‘diabluras’ que le están convirtiendo en protagonista. Toda la magia de esta canarinha sale de sus botas.

Más recursos que nadie para afrontar situaciones de peligro o necesidad: Más allá de la concatenación de asociaciones brillantes que han encontrado juntos los citados Neymar-Oscar para marcar diferencias determinantes hasta ahora, Brasil cuenta con una amalgama de alternativas de enorme capacidad. Hulk ha sido el hombre clave de la liga portuguesa en los últimos años con su potencia, fuerza y disparo. Damiao es el goleador más regular del Brasileirao los últimos tiempos. Thiago Silva y Marcelo dos de los referentes de cualquier línea defensiva de primer nivel. Y hasta jóvenes que están teniendo su primera escenografía a nivel mundial (Lucas, Ganso, Rómulo, Danilo…). El aprovechamiento máximo de esas cualidades y opciones, le daría el oro sin lugar a dudas pero además, sin haber forzado en exceso la maquinaria, han solventado por la vía rápida y sólida su camino en Londres 2012.

Mano Menezes, éxito olímpico o recambio fulminante: Hasta ahora no hay dudas. Tres victorias en tres partidos con una alta media goleadora y la sensación de que sus individualidades le llevarán directo al oro. Pero Mano Menezes sabe que sólo una medalla de oro en Londres 2012 le abre el camino rumbo al Mundial 2014. El profesor de educación física más famoso del planeta elude como puede con sus modales y con rasgos diplomáticos, las preguntas acerca del reto de Brasil 2014. Entre otras cosas, porque sabe que sus días como seleccionador de esta Selecao, dependen de su rendimiento y de romper de una vez por todas esa urgencia histórica por subir a lo más alto del podio.  Una potencia como la canarinha no tiene margen de error y Mano ya fracasó en la pasada Copa América, por lo que muchas voces ya dudan de su nivel y piden un cambio de seleccionador en caso de no ganar el oro. En las últimas horas, el mismísimo Romario, que en su día falló en la búsqueda del oro (perdió en la final de 1988) aseguró que “es justo decir ahora que si Brasil no gana la medalla de oro, tenemos que cambiar de entrenador”.

También te interesa: Londres 2012: Las estrellas inesperadas de la primera fase o Lucas Moura: El precio del oro brasileño

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche