Histórico
27 agosto 2012Jose David López

Fichajes: Liga, operaciones en cinco días

La naturaleza del fútbol español ha cambiado drásticamente en los últimos años. La grandeza global sigue dependiendo de manera exagerada de los dos clubes más poderosos, que amplían ese rol a nivel europeo y mundial con el paso de los años (Real Madrid y Barcelona). Ellos pueden seguir involucrándose en los fichajes más mediáticos y encontrar soluciones para cualquiera de sus necesidades a mejorar pero quienes lo rodean, quienes luchan por intentar competirles los títulos nacionales, han perdido la dinámica necesaria como para mantener la solvencia en el número de operaciones. Y eso, más allá de evitar equidad en el campeonato liguero y dejar libertad de maniobra a los dos favoritos, se refleja vilmente en el mercado de fichajes donde la  española ha demostrado exageradamente este verano, no poder mantener a sus estrellas y convertirse en un nuevo e inesperado epicentro exportador.

Y esto, cuando llega la última semana del mercado de fichajes veraniego, cuando todos acaban ‘picando’ en el anzuelo para reforzar a última hora sus plantillas y cuando todos gastan unos euros ‘extra’ que quizás no tenían pensado utilizar, deja a la Liga en una situación tan delicada como realista. Y es que a falta de siete días para que finalice el plazo de inscripción de fichajes en Europa, es más accesible ver como varios de los elementos diferenciales del campeonato (Beñat, Javi Martínez, Negredo o Llorente), todos internacionales y mediáticos, abandonan España, que por el contrario, visionar un nuevo entorno donde las estrellas foráneas (Modric) llegan a la Liga manteniendo su esencia y figuras nacionales. Recta final y límite para comprar o vender con las prisas (nunca aliadas con la lógica y el acierto), del último segundo.

Luka Modric (Tottenham-Real Madrid): Hay muchísimas dudas de la verdadera intención de José Mourinho con el fichaje más largo y continuado del verano, pues el croata, jugador desequilibrante entre líneas, no tendría sitio real de blanco. El técnico luso ha insistido en su contratación hasta el punto de tener que pagar casi 40 millones de euros pese a que Mesut Ozil, Di María o Xabi Alonso ocuparían su lugar en el campo y le dejarían sin roles que ocupar en el teórico once inicial). El balcánico, aliado de la polémica con su club y entrenador para forzar su marcha, llegará al Bernabéu en las próximas horas y pondrá fin a una de las historias interminables del verano, siendo casi seguro, la última gran aportación extranjera a la Liga española.

Javi Martínez (Athletic Bilbao-Bayern de Múnich): Pese a que el dolor de la afición de San Mamés parece quedar a un lado siempre que uno de sus jugadores sale del club con la cláusula pagada por delante (como parece que puede ser el caso), la salida del mediocentro internacional puede condicionar muchísimo el esquema actual del subcampeón de Copa y Europa League. No sólo por el peso específico del mediocentro, sino por su rol de comodín y sus condiciones para acoplarse a diferentes demarcaciones con solvencia. El Bayern lleva semanas tras sus pasos, habla fríamente sobre su contratación, menciona los pasos que pretende dar, pero no acaba de cerrar el acuerdo debido a la alta cantidad a depositar en la Liga, pues la cláusula asciende a 40 millones. El propio Javi Martínez reducirá su ficha por jugar en Baviera y así posibilitar ese pago (el Bayern paga 30 y los otros 10 son descontados de su sueldo durante cinco años). Debe cerrarse ya o pasará unos meses delicados en La Catedral.

Beñat (Betis-Wolfsburgo): Es una de las grandes revelaciones del fútbol español en el último año, tiempo que ha servido para que el mediocentro bético encuentre su punto mediático, logre convertirse en referente nacional y acabar convenciendo al mismísimo Vicente del Bosque sobre su categoría para ser internacional con la Selección Española. Un salto demasiad brusco y acelerado que no ha supuesto problema para mantener los pies en el suelo pues, pese a los múltiples rumores surgidos en torno a él, tiene claro que su presente es el Betis y luchar por sus objetivos. Sin embargo, esa dinámica exportadora de la Liga puede sacarlo rumbo a la Bundesliga, donde el Wolfsburgo, uno de los clubes que más gasta en los últimos años en Alemania, se ha encaprichado de su estilo y Felix Magath lo ha pedido. Podría consumarse por unos 15 millones de euros en estos días aunque si desde Bilbao llaman con dinero (de las propias marchas que pueden tener estas últimas horas), puede acabar vistiendo los colores de su tierra.

Negredo (Sevilla-Fiorentina): Que el producto nacional español está más valorado que nunca lo demuestran muchos de los últimos fichajes salidos de la Liga este verano, pero lo demostrarían más que nunca la posible marcha de un ‘tanque’ como Negredo. El delantero sevillista, prototipo de rematador puro y goleador de raza (no solo calidad técnica como se interpreta de cada jugador español deseado en el extranjero), gusta mucho a clubes de Premier pero su alto valor de mercado ha frenado a muchos de ellos. El último en apuntar con claridad a su contratación en busca del ‘9’ ideal para su esquema, es la Fiorentina, que en su nuevo proyecto lleno de fichajes y caras nuevas competitivas (sin ir más lejos el español Borja Valero), cree ver en el madrileño a su goleador perfecto por potencia, fuerza, experiencia y pundonor. Los hispalenses piden 25 millones y los viola no subirán de 20. Puede haber acuerdo.

Fernando Llorente (Athletic-Juventus): El otro escándalo doloroso en el seno de Lezama sí abre una brecha más impactante entre plantilla y afición, pues quien ha solicitado con su propia iniciativa ser vendido y dejar el club, ha sido el gran icono del equipo en los últimos años, su gran goleador. Llorente pretende dar un paso más en su carrera, siguiendo los pasos marcados por otros internacionales españoles y mejorando sus retos personales lejos de San Mamés. Pero más allá de que la afición no comparta e increpe sus intenciones, solo le queda un año de contrato, no va a renovar y el Athletic tiene una semana de encrucijada total. Encontrarle destino para sacarle rentabilidad, esperar a que cumpla un último año de contrato sin sacar beneficio económico posterior o dejarle un año en el banquillo para avisar al resto de clubes que Lezama no quiere exportar más ‘cachorros’. El más interesado es la Juventus, que apretará hasta el final una vez que sus posibles destinos Premier se han ido limitando.

También te interesa: Sevilla: Kondogbia, la amplitud personificada

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche