Histórico
31 agosto 2012Francisco Ortí

Chelsea: Fernando Torres, goles sin prestigio o viceversa

“Elemental, mi querido Watson”, es la frase con la que todo el mundo identifica a Sherlock Holmes y que, sin embargo, Sir Arthur Conan Doyle no puso en los labios del célebre detective en ninguna de sus novelas. En algún rincón del laberinto de la memoria se debió distorsionar la realidad hasta perpetuarse en el imaginario popular como una versión errónea. Lo que nadie ha cambiado es la habilidad de Holmes para resolver misterios a través de la observación y el razonamiento deductivo. Presenta el caso, recolecta las pruebas, las analiza y resuelve el enigma. El problema es cuando los hechos, son desconcertantes y se oponen unos con otros.

Entonces, el método deductivo, pierde su efecto. En esa tesitura se encuentra un Fernando Torres y sus goles sin prestigio. O prestigio sin goles. Va por rachas. El problema es que su felicidad jamás puede ser completa. El final de la pasada temporada fue el paradigma de ello. El delantero español cerró la campaña de una manera envidiable. Ganó la FA Cup, la Copa de Europa y la Eurocopa 2012, donde se proclamó Bota de Oro con tres tantos. Los dos títulos más importantes del continente se sumaron a su palmarés acompañado por uno de los que mayor alcurnia. Torres, sin embargo, no recibió ningún elogio.

Más bien todo lo contrario. El Niño tan solo recopiló críticas heredadas de la oscura etapa que atravesó desde que se convirtió en el héroe de España al marcar el gol del triunfo en la final de la Eurocopa 2008 frente a Alemania. En ese momento, Torres tocó el cielo y rebotó, comenzando una caída sin freno. Sus siguientes meses en el Liverpool fueron inestables, perdiendo protagonismo por culpa de las lesiones, y su salto al Chelsea, convirtiéndose en el jugador español más caro de la historia, fue un estruendoso fracaso. El jugador estaba en caída libre. No marcaba goles, pero tenía prestigio. En este caso la herencia jugaba a su favor.

Pero poco a poco fue perdiendo ese estatus de estrella y terminó por caducarle poco antes de la Eurocopa 2012. La impaciencia con Torres se acabó y pese a que había ganado la FA Cup y la Copa de Europa con el Chelsea se discutía su presencia en la convocatoria de Del Bosque. Fernando Torres no estaba fino, y el lastre de decepciones acumulado durante el último año y medio jugaba en su contra. Era demasiado pesado. Nadie confiaba en él. Ni siquiera Del Bosque, que le incluyó en la convocatoria, pero le dejó fuera en los partidos importantes. Contra Irlanda y Croacia fue titular. Ante el resto, rascó banquillo. Pese a todo, Torres no hizo un mal torneo. Marcó tres goles, la verdad es que todos intrascendentes, y se adjudicó la Bota de Oro.

“Más maquillaje para su palmarés”, se pensó en ese momento. Sin embargo, había algo más que maquillaje. Era casi imperceptible, pero ahí estaba. Se había vuelto a encender la chispar de Fernando Torres. Puede que fuera en batallas menores, pero había recuperado el gol. Goles sin prestigio, entonces, pero goles al fin y al cabo. Era el inicio de su regreso. Había necesitado mucho tiempo, se le había esperado demasiado, pero acababa de encontrar el camino de vuelta para ser de nuevo Fernando Torres. Y así lo ha demostrado en el arranque de la Premier League. El Chelsea ha disputado cuatro partidos oficiales hasta el momento, tres de Premier y la Community Shield contra el Manchester City, y ha firmado tres goles, todos ellos importantes por el momento en el que llegaron, aunque no todos decisivos.

Contra el City adelantó al Chelsea en el partido, aunque luego desperdiciaron la renta. Ante el Reading firmó el tanto que culminaba la remontada, mientras que contra el Newcastle logró el gol de la calma. En cuatro partidos tan solo se ha quedado sin marcar ante el Wigan, y el partido estaba encarrilado desde muy pronto. Ahora afronta otro reto, disputar la Supercopa de Europa ante el Atlético de Madrid, el equipo en el que se crió y del que es aficionado, y quiere se decisivo. El Chelsea lo necesita. Fernando Torres ha recuperado los goles, ahora busca recuperar el prestigio perdido y no necesitará la ayuda de Sherlock Holmes para encontrarlo. Sabe que el prestigio está en la Supercopa de Europa de esta noche. Entonces Torres habrá vuelto definitivamente.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche