Histórico
31 agosto 2012David De la Peña

Atlético: Simeone y el test de la Supercopa de Europa

La comunión existió desde el minuto uno. Diego Pablo Simeone llegaba la pasada navidad al Atlético de Madrid para sustituir a Gregorio Manzano, y el argentino tenía el beneplácito de la hinchada desde el primer instante. Su condición de héroe durante su época de jugador situaba al Cholo en el Olimpo atlético. Y, nunca lo sabremos, pero probablemente, para los jugadores, escuchar como se coreaba el nombre de su entrenador con tal ímpetu desde la grada, les daba un plus de gasolina. Tener que contentar al hombre cuya afición idolatraba, al hombre que ya había conseguido lo que ellos buscaban, seguro que era un aliciente anímico.

Por supuesto, la aportación de Simeone fue más allá de lo puramente motivacional. El Atlético mostró una mejora futbolística, basada en un esquema equilibrado, y con todos los futbolistas realmente implicados para mejorar el colectivo. Desde luego, resultó realmente sorprendente la actitud defensiva de hombres como Arda Turan o Diego, muy concienciados en ayudar al equipo para lograr sus objetivos. Y el año acabó en celebración, porque se consiguió ganar la Europa League, realizando una fantástica actuación en la final contra el Athletic Club. Ante tal panorama y quizá, porqué no decirlo, gracias a una bajada en el nivel de sus competidores por el acceso a la Liga de Campeones, las ilusiones están muy renovadas de cara a este nuevo curso.Y todo, arranca hoy.

Probablemente la defensa es la zona que más problemas vaya a causar después de las ventas. Perea, Antonio López y Domínguez han salido del club, incorporando al Cata Díaz y en última instancia a Domingo Cisma. El problema se vio en la primera jornada de liga. Los tres futbolistas que han salido en la retaguardia ofrecían la posibilidad de adaptarse a los laterales en caso de que Juanfran o Filipe Luis fuesen baja. Bien, frente al Levante, Simeone no pudo contar con ninguno de los dos, y la solución de urgencia fue utilizar una línea de tres centrales nada habitual durante este medio año que lleva al cargo. Como solución, el ‘Cebolla’ Rodríguez jugó de carrilero en izquierda, y el equipo notó la falta de automatismos de un sistema que necesita estar muy trabajado, sobre todo en la fase de salida. Probablemente un problema que haya provocado una acelerada llegada de Domingo Cisma.

En medio campo se han sufrido dos pérdidas importantes. A la venta de Salvio, un futbolista que aportaba bastante en el 4-4-2 rojiblanco cuando el equipo pretendía tener amplitud y velocidad en un carril exterior, hay que sumar la de un absoluto referente durante la pasada campaña: la del brasileño Diego. Simeone quiere que Diego vuelva, pero se trata de una operación complicada. La llegada de Emre debería solucionar más bien los problemas en la base de la jugada, (aunque el turco a lo largo de su carrera haya jugado como enganche), así que la esperanza es que Arda Turan se erija como el líder en ¾ de campo. Lo hizo contra el Levante, aunque hay que matizar que si bien es cierto que el esquema de tres centrales presentaba dificultades, ofrecía un buen panorama a Arda, que tenía menos metros de retorno, y podía estar más liberado para acumular recepciones por dentro.

En este panorama, Oliver Torres se ha convertido en el juguete de la prensa. Un chico de 17 años al que le han colgado el cartel de sustituto de Diego. Desde luego, no seré yo quien dude de sus capacidades. Su Europeo sub 19 fue absolutamente escandaloso, y sus aptitudes están fuera de toda duda. Ágil en el gesto técnico, tanto en el pase, como en la recepción, orientación y giro. Un diamante en bruto, sin duda. Pero sería injusto cargarle de esa responsabilidad, e incluso peligroso hacerlo de cara a saltarse pasos clave en su formación. Por suerte, Simeone parece tenerlo muy claro, y en toda esta locura alrededor del chico, parece, tanto con sus declaraciones como en sus acciones, el hombre indicado para que la evolución de Oliver siga los pasos adecuados.

Resumiendo, es cierto que la configuración de la plantilla deja ciertas dudas, y, por supuesto, no es menos cierto que aún queda un pequeño margen en el mercado, y que puede llegar algún refuerzo que equilibre ciertas carencias. Pero también es cierto que a ese desequilibrio hay que añadir el papel de Simeone, que además de demostrar capacidad para dotar al equipo de sentido colectivo en muy poco tiempo, está demostrando aptitudes para mantener la calma y tomar decisiones clave de manera correcta. A esa confianza en Simeone se suma la ilusión por contar con un jugador de clase mundial como Falcao (llega en forma tras su exhibición frente al Athletic) y su gran fama en las citas finales (siempre marca y es diferencial).

La afición está ya expectante ante este partido que solo juegan unos pocos privilegiados pues además, la Supercopa de Europa representa un recuerdo todavía cercano de éxito (se ganó hace dos cursos al Inter de Milan). Sin duda, la primera gran parada de este primer curso que el Cholo inicia desde el principio en el Atletico de Madrid.

También te interesa: Atlético: Oliver Torres, el ‘otro’ niño Torres o España Sub 19: Las cinco meores promesas de España

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche