Histórico
12 julio 2012David De la Peña

Marco Verrati, el nuevo contexto clarividente

Las noches de verano son un hervidero de grandes conversaciones futboleras. No quiero decir que cualquier otro momento de la temporada no lo sea, pero las noches veraniegas tienen algo especial. Una terraza, unos amigos, y charlas de fútbol. Parece como si el hecho de que nos faltase, cada fin de semana, nuestra ración habitual de partidos, nos obligue a hacer esas charlas aún más intensas, más largas. Total, que estaba yo con amigos de mi hermano (más pequeño que yo en seis años y eso se iba a notar) charlando de fútbol, y se sucedieron muchísimos temas. El fútbol italiano, clave en la noche. Que si Prandelli, que si Conte y su Juve, que si Allegri y Pirlo… Todo fluido y correcto hasta que llegó la pregunta de la Roma y pareció el tema del futuro donde, evidentemente, sin mencionar a Zdenek Zeman no tiene ningún sentido. Y aquí hago hincapié con el tema de la edad, cuando algunos de los presentes no tenían la menor idea de quién era Zeman.

Para un apasionado al fútbol italiano resulta sorprendente que el nombre de Zeman cause, en algunos casos, indiferencia. Sobre todo cuando estás hablando con gente, y lo se dé buena tinta, a quien, de verdad, le gusta el fúbtol. Así que trate de sintetizar de un modo muy resumido lo que significaba la llegada del entrenador checo a la Roma. Les hablé del Foggia, de su gusto por el fútbol ofensivo, del 4-3-3, de su enfrentamiento con el sector juventino. También les hablé de fracasos, pero en mi retina estaba demasiado presente su última obra: ese maravilloso Pescara y su sorprendente ascenso a la Serie A. Creo que a ellos, más o menos, les quedó claro lo que significa que Zeman entrene a un grande de la Serie A. Pero con lo que me quedo realmente, es con el hecho de tener que reflexionar para explicar algo a alguien que no sabe nada del personaje presentado. Y en esa reflexión interna estuvo presente uno de los nombres que más suenan las últimas semanas: Marco Verratti

En realidad, no fue primero Verratti, si no la figura del mediocentro para explicar porqué en italia se puso en duda la capacidad de Zeman de formar equipos ganadores en base a una estructura sólida. Cuando expuse esa crítica me paré a pensar en esa figura tan importante a la hora de equilibrar un equipo. Y lo cierto es que no hace falta irse muchos años atrás, para saber qué perfil le gusta, y qué es lo que aprende un mediocentro bajo las órdenes de Zdenek Zeman.  En esta reflexión aparecieron de una manera muy rápida cuatro nombres: Salamon, Togni, Verratti y Tachtsidis.  Cuatro nombres que abarcan dos años y hablan mucho de Zeman y el mediocentro.

El checo volvió a la Serie C hace dos campañas para tratar de obrar otro milagro dirigiendo a su amado Foggia y stuvo a punto de entrar en el play off de ascenso. En aquel equipo, su regista era Salamon. Salamon tenía 19 años por aquel entonces y llegó cedido del Brescia. Muy inteligente posicionalmente, pero sobre todo, muy bueno en la lectura de juego y primer toque, pero blando en la marca y con poco recorrido. Togni era el segundo nombre, y resulta casi más sorprendente. Sobre todo, porque, y luego hablaremos más en profundidad de esto, le quitó el sitio al hoy codiciado Verratti al inicio del curso. Togni llegó al Pescara procedente del Sorrento de la Serie C. Un brasileño ya de 28 años, físicamente muy justito, pero con un desplazamiento de balón, sencillamente, majestuoso. El nombre que va detrás de Verratti es el de Tachtsidis, y es que el bueno de Zeman lo ha fichado nada más llegar a la Roma. Este chico griego de apenas 21 años llega tras hacer un año espectacular en el Hellas Verona de Serie B, y sus características son muy similares. Quizá con un poquito más de rigor defensivo, pero bueno en el manejo, y sobre todo, con una facilidad tremenda para romper líneas rivales.

En medio de estos nombres, tan similares en cuanto a patrón de juego, está Verratti. La nueva perla del fútbol italiano ha crecido en una idea de fútbol en la que el mediocentro es absoluto protagonista en torno al balón, para dar salida, para dar apoyo de cara, y para lanzar todo el potencial ofensivo del equipo. Es el corte de mediocentro que le gusta a Zeman, y seguramente de ahí vengan los graves problemas defensivos del equipo, la exposición permanente a la que se ven sometidos sus centrales, y las grandes cifras de goles en contra que suelen tener al terminar la temporada. Surge, por tanto, una duda muy lógica: ¿Será capaz Verratti de rendir en un equipo con una filosofía diferente? ¿Cómo se adaptará a situaciones donde la prioridad no sea siempre atacar? ¿Tendrá el suficiente potencial físico para rendir al primer nivel?

Desde luego, son dudas lógicas. Para empezar, hay que conocer más a fondo al futbolista. Verratti empezó la temporada pasada con muchos problemas. Varias lesiones le costaron la titularidad (de ahí que Togni tuviera tantos minutos), pero acabó imponiéndose y siendo uno de los nombres de la temporada en la Serie B. Se le compara con Pirlo, pero creo que es un tema de moda, más que de comparación racional. Hablamos de un futbolista bastante más dinámico para ofrecer recepciones, mucho peor para orientar con el primer control, y menos brillante para encontrar compañeros lejanos. Decir a su favor que cualquier comparación con Pirlo es odiosa. Sin embargo, Verratti en la base es capaz de girar fácilmente gracias a su pequeña estatura, y tiene una clarividencia tremenda para batir líneas con balones rasos. Desde luego, como organizador, tiene enormes virtudes, que pueden lucir, en mi opinión, en cualquier contexto, sin tener porqué el club que le contrate ser tan vertical como lo era el Pescara.

En cuanto a las dudas sobre su físico y su aportación defensiva, decir que son lógicas y que es complicado pronunciarse hasta que no le veamos al primer nivel. Se habla con muchísima fuerza del PSG, y en la Ligue 1 los choques en medio campo son continuos y de gran violencia. Ahí, Verratti pierde. Ahora, no pensemos en un mediocentro sin conceptos defensivos. Invito a ver su exhibición en la jornada 22 de la temporada pasada frente al Hellas Verona. Es cierto que Verratti no tiene físico ni potencia para ofrecer soluciones defensivas desde el choque, pero sí desde la anticipación y la lectura. Y lo importante es que lo hace siempre, en ese sentido es un futbolista con grandes fundamentos colectivos.

Así que la conclusión con Marco Verratti es que es un chico que perfectamente puede rendir en escenarios distintos a los que plantea Zeman, y me atrevo incluso a decir que el estilo del checo ni siquiera era el mejor para sus condiciones, ya que al ser más dinámico que los Salomon, Togni o Tachtsidis, tenía que corregir su posición de una manera drástica a causa de las peligrosas pérdidas que tenía el Pescara. Y lo hacía con solvencia. Veremos donde recala la nueva joya del fútbol italiano, si, como declarado hincha juventino, acaba en la Vecchia Signora, o si, por el contrario y como parece, los millones del PSG dan con sus huesos en la Ligue 1. Sea como sea, no tengo duda de que Verratti, por proyección real e individual, es uno de los grandes atractivos de cara a la próxima temporada.

Todo sobre la Serie A en su Sección Exclusiva

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche