Histórico
26 julio 2012Francisco Ortí

Londres 2012: España: Luis Milla, el prefacio de un estilo

Tengo la fea costumbre de esquivar los prólogos o los prefacios cuando empiezo a leer un nuevo libro y salto directamente a lo que considero que es el inicio de la historia real, por así llamarla. Algunas veces lo hago impulsado por la impaciencia descubrir la historia que espero leer y, en otras, por simple pereza, lo reconozco. Sin embargo, parece que no soy el único con la misma fea costumbre. El prólogo es olvidado con frecuencia, dejado a un lado para pasar directamente al primer acto y no sólo sucede en la literatura. En el fútbol, también es habitual ‘regatear’ al prólogo y pasar a la acción antes de tiempo.

Luis Milla es el vivo reflejo de esta adicción al consumo rápido. Una víctima de la tiranía de la inmediatez del ‘usar y tirar’, sin concederse un minuto para buscar precedentes o analizar una situación con calma y contextualizando. En ese sentido, Milla representa el prefacio olvidado del estilo actual del Barcelona y la Selección española. Cuando se habla de la filosofía de toque que ha caracterizado al conjunto azulgrana desde la década de los noventa y a la ‘Roja’ durante los últimos cuatro años se acostumbra a señalar poseedores del libro de estilo a los mediocentros y, en concreto, a la larga estirpe de centrocampistas organizadores que han brotado en las instalaciones de La Masía que ahora abandera Xavi Hernández, pero que cuenta con exponentes como Cesc Fábregas, Mikel Arteta o el propio Andrés Iniesta -aunque su función ya no sea la de organizador sí que se formó así en las categorías inferiores del conjunto azulgrana.

Pep Guardiola ha pasado a la historia como la cepa de esa generación de talentosos organizadores. Se le considera como el molde con el que se ha educado a todos los demás. Se trata, sin embargo, de una concepción errónea. El primer mediocentro de esas características que surgió de las categorías inferiores desde que Johan Cruyff se hiciera cargo del banquillo del Barcelona fue Luis Milla. Él es, con permiso de Guillermo Amor, el auténtico prefacio del actual estilo con el que Barcelona y España enamoran a los aficionados al mismo tiempo que coleccionan títulos. El turolense se formó en La Masía y se asentó en el primer equipo de la mano de Cruyff, aunque ya había debutado varios años antes, siendo todavía un juvenil, a causa de la huelga de futbolistas.

El impacto de Milla en el fútbol español fue inmediato. Desde el puesto de mediocentro se convirtió en uno de los jugadores más cotizados del país y no tardó en dar el salto a la Selección española. Sin embargo, cuanto mayor era su fama más crecían sus diferencias con Johan Cruyff. La relación entre ambos llegó a ser tan tensa que el holandés dejó al centrocampista fuera de la convocatoria para la final de la Copa del Rey que los azulgrana disputarían contra el Real Madrid y acabarían ganando. El origen del enfrentamiento entre ambos fue la petición del jugador de una mejora de contrato que el técnico holandés no estaba dispuesto a pagar, pese a que el presidente José Luis Nuñez había dado el visto bueno.

Como consecuencia de ello Luis Milla escapó del Barcelona para fichar por el Real Madrid y Johan Cruyff encontró en La Masía a un tal Pep Guardiola que se convirtió en el recambio perfecto y en el culpable de que la ‘versión beta’ del mediocentro organizador fabricado en las categorías inferiores cayera en el olvido. La dimensión que alcanzó Guardiola engulló el trabajo que había realizado Milla durante las dos temporadas anteriores y su prefacio ha pasado inadvertido con el paso de los años. Sin embargo, 24 años después de que iniciara el cambio de estilo con su debut con el Barcelona, Luis Milla puede recoger los frutos.

El ex centrocampista de Barcelona, Real Madrid y Valencia es ahora, como todo el mundo sabe, el seleccionador español en categoría Sub’21 y dirigirá a España en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Milla tiene a su disposición a jugadores como Ander Herrera o Oriol Romeu (Thiago Alcántara se ha caído de la convocatoria por lesión), herederos de un estilo que él un día empezó. Puede que su paso por el Barcelona apenas sea recordado, que Guardiola provocara que todo el mundo obviara su prefacio, pero ese prefacio que un día escribió puede llevarle al oro en Londres 2012. El fútbol, como la vida, te acaba devolviendo lo que le das.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche