Histórico
30 julio 2012Jose David López

Londres 2012: Cinco campeones clave en los Juegos Olimpicos

Con 104 años de vida a sus espaldas, habiendo pasado por todo tipo de decisiones en su formato, desprecios que evitaban su puesta en escena, el paso del nivel amateur al profesionalismo, ignorancia y posterior éxito a partir de los años 80, el fútbol en los Juegos Olímpicos ha superado cualquier bache. Más de un siglo de goles, partidos para la historia y sensaciones pues, pese a todo, el deporte más mediático del planeta no acaba de ligar profundamente con el sentimiento olímpico más allá del incalculable valor que obtienen sus medallas y el reconocimiento histórico de las mismas.

Pero esa fragilidad del formato, esa inestabilidad en quienes rigen las normas y, desde luego, la falta de competitividad en algunas ediciones, limó muchísimo el potencial y el inmaculado reinado del deporte más afamado del planeta. Al fútbol olímpico le costó arrancar, empezó desde la inexistencia, encontró apoyos de aquellos que en principio le ignoraban y acabó haciéndose hueco con el ‘experimento Sub 23’ que hace dos décadas se implantó para trastocar definitivamente el sentimiento olímpico. Desde el primer título amateur de Inglaterra, hasta el éxito ya profesional de Uruguay, pasando por los Magiares Mágicos, la decisión de selecciones casi juveniles adoptada en Barcelona 92 con éxito de España y la gran victoria de Nigeria como primera selección africana que lograba el oro. Todo bien mezclado, forma parte ya de los recuerdos de un fútbol que aún lucha por respeto, el fútbol olímpico que vuelve a Londres 2012.

Inglaterra, rey del fútbol amateur en años burocráticos

Pese a que se cree que el primer evento de fútbol olímpico tuvo lugar en los Juegos Olímpicos de Atenas 1896, su cartel nunca fue profesional pues el nivel amateur se imponía en las primeras citas donde podía hacerse hueco junto al resto de deportes. El rol del hoy rey, era entonces el de un incomprendido, ignorado y de carácter terciario. Tras varios eventos de demostración disputados en París 1900, Saint Louis 1904 y los Juegos Intercalados de 1906, todos los participantes eran selecciones provenientes de clubes deportivos o recintos educativos, lo que evitaba que fueran secundados por la FIFA o por el Comité Olímpico Internacional. Sin embargo, los Juegos Olímpicos de Londres 1908 lograron carácter de torneo oficial que, de paso, significaba el considerado como primer torneo de carácter internacional disputado en el planeta, defendido por la Football Association (no afiliada a la FIFA, pero con relación directa). Más allá de resultados impactantes como un Francia 1-17 Dinamarca, el éxito se quedó en casa pues el Reino Unido, venciendo precisamente a los daneses en la final (2-0), acabó siendo el primer rey de un torneo de experimentación con seis selecciones donde existían enormes diferencias de calidad. Eso sí, continuando con el espíritu olímpico de esa época, todos los participantes eran amateurs. El Reino Unido, imposibilitado para enviar su selección profesional, envió un combinado amateur de ingleses.

Uruguay, dominadora y vanguardista en el profesionalismo

Poco a poco el fútbol encontró apoyos y defensores, lo que abrió el camino a selecciones de otros puntos del planeta, que tuvieron en los Juegos a su plataforma de salida para mostrarse al mundo. Quien mejor lo aprovechó fue Uruguay, que en los JJOO de París 1924 y Ámsterdam 1928, encontró el mejor escaparate. La FIFA asumió por primera vez, la tarea de organizar el torneo de fútbol dentro de los Juegos. Con 22 participantes, se había alcanzado un récord de inscripción, llegando hasta la capital parisina selecciones de todo el planeta aunque los charrúas se convirtieron en el equipo referencial, con estilo novedoso, capaz de imponerse sólidamente a las teorías europeas. José Leandro Andrade, un futbolista bautizado por la prensa francesa como “La Maravilla negra”, Petrone, José Nasazzi, Ángel Romano y, desde luego, Héctor Scarone. Ellos, derrotaron a Suiza en el mítico Stade Colombes de París, abarrotado por 60.000 espectadores y, además, conocieron el origen de una práctica inventada por los uruguayos, la conocida “vuelta olímpica”, puesto que nadie había visto esa manera de celebrar los éxitos.

Nacimiento de una generación de oro, la Hungría de los Magyares Mágicos

Pese a que la fama mundial les llegaría poco después con la victoria contundente en Wembley ante Inglaterra (6-3 en Wembley siendo el primer equipo no británico en lograrlo y repetir 7-1 un año después),  la noche del Milagro de Berna en 1954 donde todos alabaron su juego pese a una derrota injusta y hasta con los primeros apuntes del posteriormente llamado Fútbol Total, la leyenda de la Hungría Mágica empezó en loe Juegos de 1952 en Helsinski. El primer impacto global de la generación de oro del fútbol húngaro y una de las mejores camadas de la historia del fútbol, tuvo el sentimiento olímpico de su lado. Ferenc Puskas, Zoltán Czibor, Sandor Kocsis, József Bozsik y Nandor Hidegkuti, formaron el núcleo del equipo de oro que iba a permanecer invicto durante 32 partidos consecutivos. Talento puro, vocación ofensiva y capacidad para doblegar rivales con una facilidad pasmosa en la época. Fueron el equipo más goleador, con veinte tantos, goleadas míticas y avisos al mundo que, desde aquella final ante Yugoslavia, constató el nivel de la Hungría más mediática de la historia.

Barcelona 92, el cambio de formato hacia los Sub 23 y el éxito de España

Un modelo en constante transformación y accesible al cambio, siempre moldea el fútbol en los Juegos Olímpicos. En 1984, con la intención de recuperar el interés, aceptó a equipos poderosos pero la FIFA, que no quería un competidor real para su Mundial, se negó al trato y se acordó que los equipos de continentes menos desarrollados, sí podían llevar a equipos profesionales, mientras los de UEFA y Conmebol, solo presentarían escuadras juveniles. Esa idea generó que el cambio total se llevara a cabo en Barcelona 1992, cuando tanto FIFA como COI quedaron contentos con las selecciones Sub 23 y, desde ese instante, los jugadores de todos los combinados debían tener menos de 23 años (a excepción de tres jugadores que podían superarla). Eso permitió a todos los países participantes competir en igualdad y llegaron las sorpresas. Aunque ese año, con el Camp Nou como testigo, fue España quien acabó llevándose el oro ante Polonia en el inicio de una generación mítica.

Nigeria, primera selección africana en lograr un título futbolístico internacional

La obsesiva necesidad de ganar el oro, no es algo nuevo de estos días en la selección brasileña que ha logrado imponerse en cualquier competición excepto en unos Juegos Olímpicos. Su gran batacazo llegó, de manera completamente inesperada, en Atlanta 1996 y, de paso, convirtió al fútbol africano en protagonista absoluto. La canarinha estaba formada por cracks incipientes como Roberto Carlos, Bebeto, Ronaldo, Rivaldo y el histórico Mario Zagallo como entrenador, lo que les convirtió desde el primer día en favoritos, algo que fue una losa en aquellas semifinales donde la humilde Nigeria acabó remontando un partido histórico pues del 3-1 del descanso, acabó imponiéndose por 4-3. Con Kanu como protagonista con un gol decisivo en el tramo final, vencieron al campeón del mundo y se clasificaron para la final. Días después, el milagro se consumó ante Argentina. En un partido disputadísimo, una jugada decisiva en el último instante donde Roberto Sensini y toda la defensa argentina fallaron en grupo, facilitaron la definición de Emmanuel Amunike, que ese día convirtió el gol más importante de la historia del fútbol africano hasta aquel momento, pues desde entonces, esa medalla de oro llevaba sellado el respeto para todo el continente africano.

También te interesa: Londres 2012: stos serán los cinco jugadores revelación

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche