Histórico
31 julio 2012Jose David López

Feyenoord: Niños en la Champions

Sanne, un ama de casa de 53 años, ha remplazado la pescadería de su barrio por la del Europoort, el puerto de su Rotterdam natal. Compra directamente a los pescadores en la lonja pública y encuentra productos de mayor calidad al mejor precio. No hay condiciones, premisas o trabas para llenar el carro, pues lo importante es saber estirar al máximo cada euro y la ausencia de restricciones o intermediarios, facilita el ahorro y la calidad del alimento adquirido. Para lograr las mejores compras, hay que trasnochar y esperar hasta el toque de campaña que da inicio a la subasta.

Megáfono en mano, el ‘subastero’, buscando la complicidad de los interesados, comienza siempre a la baja y el ‘marchante’ inicia su camino en busca de piezas de calidad. Junto a Sanne, animados por el griterío y el olor a pescado fresco, jubilados, inmigrantes, funcionarios y hasta hombres de traje y corbata. Estos últimos, hacen noche en Rotterdam tras haber pasado por otras aguas dulces comercialmente, las de De Kuip (la bañera), un estadio donde también se exponen grandes ‘perlas’ a precio de saldo. El Feyenoord actúa de anfitrión y por unos cuantos millones de euros, podrás llevarte a casa lo más selecto del fútbol holandés. Nunca se acaba. Nunca cesa. Ni el histórico regreso a la Champions de este martes ante el Dinamo de Kiev, ha logrado pararlo.

Y es que por vez primera en una década, el que fuera primera campeón holandés de la máxima competición internacional (ganó la Copa de Europa en 1970 antes que el Ajax), volverá al terreno del que jamás debería salir. Los problemas financieros reactivaron hace varios años la necesidad de dar protagonismo a la cantera en el primer equipo y solo hace dos cursos, hasta 14 jóvenes formaban en la nómina de Mario Been. Se sufrió más que nunca en zona baja, se recibieron goleadas históricas y se dio un paso enorme en la formación de estos juveniles, un precio que no saben rentabilizar ni en Holanda ni en el Feyenoord, que en cuestión de días, malvendió a sus tres grandes ‘perlas’ a precio de saldo. Luc Castaignos (Inter por 4 millones y ahora ya revendido al Twente), Georginio Wijnaldum (PSV por 5 millones) y Leroy Fer (5.5 millones al Twente). El milagro no fue no echarles de menos, sino superar con creces las previsiones y alcanzar un nivel competitivo irreconocible en los chicos, que con Ronald Koeman como líder en el banquillo, lograron pelear por zona alta todo el curso y terminaron cumpliendo la osadía del subcampeonato y la plaza de previa de Champions League tras una década de ausencia.

Sin embargo, y pese a que el escenario continental genera ilusiones desorbitadas en un club clásico necesitado de alegrías, la realidad ha vuelto a ser cruel con los feyenoorder. La subasta siguió su curso y la ‘bañera’ (De Kuip), sigue haciendo aguas con las ventas de sus mejores jugadores. Hasta el punto que, para la eliminatoria europea ante el siempre competitivo Dinamo de Kiev, el club de Rotterdam presentará un auténtico despropósito experimental en forma de alineación. Ha perdido en cuestión de semanas a El Ahmadi (mediocentro titular-Aston Villa), Otman Bakkal (llegador clave cedido por el PSV ahora vendido al Dinamo de Moscú), el capitanísimo Ron Vlaar (central internacional traspasado al Aston Villa) y, sobre todo, a su gran efectivo goleador, el icono sueco del futuro, John Guidetti (recuperado tras su cesión por el Manchester City aunque se estudia su regreso un año más).

Tantas eran las dudas del club y la predisposición de muchos de sus jóvenes a buscar un salto exterior, que los más interesantes, forman hasta hoy la ‘lista B’ de la Champions (lista donde entran jugadores que pueden no seguir en el club o que no cuentan por rendimiento). En ella estaban los que tendrán que llevar las manijas de este Feyenoord de niños pues De Vrij (lateral o central y ya nuevo capitán con solo 21 años como si de un veterano se tratara), Martins Indi (estupendo zaguero), Cabral (extremo de velocidad-desequilibrio) y sobre todo, Jordi Clasie (mediocentro de recorrido y amplitud), son solamente adolescentes obligados a crecer. A cambio, cinco nuevos canteranos han ascendido al primer equipo (atención a lo que pueda ofrecer este curso Trindade de Vilhena), tres fichajes libres para hacer grupo (Vormer, Janmaat y Goossens) y dos traspasos con un gasto acumulado de 1,5 millones de euros (el incisivo llegador Lex Immers y el joven noruego Harmeet Singh). Además, intentando clonar la unión satisfactoria que proporcionó con Guidetti el pasado curso, ha vuelto a obtener la cesión de un joven punta desde el campeón inglés, la del nórdico Omar Elabdellaoui.

De tal manera, el Feyenoord vuelve a convertirse en el mayor ejemplo de la inhumación de esperanzas. Atención deportiva personalizada, de alto rendimiento, óptimas condiciones educativas y atención especial a sus habilidades técnicas y al talento como vía hacia el éxito profesional. Todo, detallado y estrictamente trabajado en Varkenoord, una de las mejores academias futbolísticas del planeta donde últimamente se infravaloran los méritos acumulados. Una academia, la feyenoorder, que recibió en 2010 el Premio Rinus Michel a la Mejor Escuela de Holanda, elogiando su desempeño con datos estadísticos sobre los jugadores que, una vez pasados por Rotterdam, pertenecían a la Eredivisie. No hay club con cifras tan escandalosas (todos los clubes tienen varios jugadores ex feyenoorder) y actualmente, las categorías inferiores de la oranje, no sólo están dirigidas por los entrenadores que brillaron en ese engranaje de trabajo en las academias del Feyenoord, sino que presentan un porcentaje altísimo de jóvenes que aun militan en De Kuip. El ejemplo ideal, la Sub 17 campeona de Europa hace algo más de un año en manos de Albert Stuivenberg (técnico juvenil del Feyenoord), que se llevó a trece de sus chicos al último campeonato continental.

El club tiene centros foráneos con el Ujpest húngaro, Atlético Mineiro, el ‘vecino’ Excelsior como equipo ‘satélite’ y con varias escuelas en Ghana, dan magnitud a un organigrama con difícil parangón, pues en él, hay escuelas repartidas por medio mundo con base en club que acceden al pago anual por parte del Feyenoord para seguir explotando sus jóvenes promesas. Nagoya Grampus , Boldklubben 1893, Helsingborgs, Supersport United, Westerlo, UBK Breidablik, Lyn Oslo, UKS SMS Lodz, Omiya Ardija y Shuntian Jiangsu. Desgraciadamente, es cuestión de días que el círculo siga su dinámica pues todos acaban saliendo en busca de gloria extranjera. No hay esperanza para lograr continuidad en busca del éxito de épocas pasadas. Esas que quedarán escritas con las osadías de un club que ahora, nuevamente golpeado, intenta renacer con niños (su edad media ahora mismo es de 21,7) que allí, por desgracia, nunca se hacen mayores. La Champions vuelve a ser testigo de ello.

También te interesa: De Klassieker: Ajax-Feyenoord y el orgullo ‘oranje’

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche