Histórico
13 julio 2012Jose David López

Euro 2012: Cinco banquillos para cinco decepciones

El mayor escenario del fútbol europeo es capaz de exaltar carreras y de estigmatizar trayectorias, por lo que esta Euro 2012 no podía ser diferente. Porque Cesare Prandelli ha reactivado su futuro con un estilo diferente para la estricta línea italiana, Del Bosque ha multiplicado la grandeza de una premisa perfectamente maquillada durante seis años o Paulo Bento ha conseguido que las individualidades lusas globalizaran su unión como bloque compacto. Ellos son los abanderados de un trabajo que, más allá de estar bien elaborado o no, ha contado con el factor clave que ampara sus ideas, los resultados.

Pero ellos son minoría pues esta Eurocopa ha sido letal con quienes estaban en la línea entre el éxito y el fracaso, acelerando el final de proyectos que tenían buenas perspectivas y hasta frenando en seco las ambiciones de aquellos que podían seguir progresando en calma. Una calma falsa, ficticia, errónea sin el único condicionante que abandera y defiende realmente sus ideologías, los resultados. Y es que han sido cinco los seleccionadores que han perdido su puesto tras el torneo continental. Cada caso tiene sombras y polémicas, aunque un mismo final, la puerta abierta y la renovación de base.

Laurent Blanc (Francia): Un vestuario absolutamente explosivo, una red de mentiras que abanderaba su propio seleccionador (Domenech) y grupos con diferentes líderes en un banquillo que se sublevó hasta llegar a la cúspide de lo legal. Aquellas sensaciones dantescas que arrastraron en Sudáfrica 2010 al caos absoluto a Francia, generaron un movimiento vanguardista y reactivador con un técnico que parecía ideal. Laurent Blanc, recién coronado campeón nacional con un Burdeos al que todo el mundo elogiaba y mito de aquella selección campeona mundial en 1998, era el diseñador perfecto. Unió al grupo, limpió el vestuario todo lo que pudo y dio la alternativa a quienes lo merecían muy por encima de nombres, aunque la línea nunca acabó de ser realmente recta y con la vitalidad suficiente.

Se la esperaba en largo plazo, se trabaja sin prisa esperando al Mundial 2014 como punto de análisis realista, pero su dinámica en una primera fase donde fue irregular y, sobre todo, la derrota sin opciones que ofreció ante España, arrollaron todo a su paso. El ciclón de polémicas empezó a repartirse cuando Nasri evidenció disputas, existieron vaivenes entre varios jugadores y su imagen quedó nuevamente desvirtuada. Una semana después de tan dolorosa eliminación, la federación anunció que Blanc no había alcanzado un acuerdo para continuar. Los rumores argumentaban que el míster tenía una oferta ya firmada con el Tottenham, aunque la lejanía entre ambas partes por ese doloroso adiós, se hizo pública y la solución más clara era poner fin al contrato.

Bert Van Marjwick (Holanda): La gran sorpresa negativa de la Eurocopa 2012 ha sido Holanda, que en sólo dos años ha visto como su generación pasaba de ser subcampeona del mundo a no poder entrar entre los ocho más fuertes de Europa. Eliminada en la fase de grupos de manera concluyente al perder los tres partidos disputados, las decisiones no se iban a hacer esperar y el propio seleccionador fue quien decidió renunciar a su cargo pese a tener contrato firmado nada menos que hasta 2016. “La KNVB y Bert van Marwijk han decidido por iniciativa de Van Marwijk poner fin de inmediato al contrato del seleccionador, anunció la Federación, asegurando que “había dudado mucho” en aceptarla.

La realidad va más allá y es que el vestuario ‘oranje’, difícil por contener estrellas y egos de diversa reputación, había estallado. Van Marwijk recibió críticas muy duras por las alineaciones que planteó, donde los analistas exigían preferencia sobre jugadores que apenas tuvieron presencia, aunque su verdadero problema fue una defensa muy débil y llena de fisuras. No existió fluidez, el primer partido perdido les relegó a una heroica para seguir adelante y nadie quiso tomar la iniciativa para empujar un barco que se hundía. Se espera revolución en estos meses con nuevo seleccionador y, desde luego, un montón de caras nuevas para dar paso a la nueva generación.

Dick Advocaat (Rusia): Auténtico icono de la revalorización y reactivación del fútbol ruso en los últimos años, la aventura del técnico holandés en el país donde brilló y llevó a la gloria al Zenit de San Petersburgo, no ha sido igualmente fructífera. Apenas ha durado dos años al frente de un ambiente que conocía a la perfección (porque la gran mayoría de jugadores lo respetaban y sabían sus premisas), donde apenas ha podido clasificar a Rusia para esta fase final de la Eurocopa intentando levantarles tras el fracaso de no entrar en el último Mundial. Tenía dos años más de contrato pero su adiós no sólo respondía a la mala rentabilidad de sus recursos, porque ya había dado la aprobación al equipo de su vida, el PSV Eindhoven, al que dirigirá desde ya.

Rusia fue la gran decepción de la primera fase, aunque sólo en resultados, porque en sensaciones, quizás fue de las más atractivas en las dos primeras jornadas. Juego vistoso, asociativo y con ritmo que acabó estrellada en un muro griego y adoleciendo un ‘nueve’ más efectivo que aprovechara las múltiples ocasiones generadas. “Vinimos a ganar, jugamos mejor, pero nos vamos de vacío”, explicó en una frase que ejemplifica sus sensaciones amargas. El gol fue la cuenta pendiente y el problema a solucionar en el futuro, ese que ya no tendrá a Advocaat y que busca nuevo inquilino.

Slaven Bilic (Croacia): Era un secreto a voces que el singular seleccionador croata quería dejar el banquillo de la país para enrolarse por fin en una carrera en clubes que hace tiempo deseaba. Tras años firmando continuidad con la selección, decidió cortar por lo sano y meses antes de la Eurocopa, ya oficializó su adiós rumbo al Lokomotiv de Moscú. Ha estado seis años en el puesto disputando el Mundial de 2010 y las Eurocopas de 2008 y de 2012, aunque dejando siempre sensación de que podrían haber logrado mejores resultados. Incluso en su despedida, el día que mantuvo en alerta a la mismísima España, acabó evidenciando que estaba vacío y que ya no tenía mucho más que aportar en este cargo. “He vivido momentos maravillosos con esta selección, los cuales estoy seguro podrá vivir mi sucesor, al que ya deseo fuerzas porque las necesitará en un cargo para el que hay que tener iniciativa y atrevimiento”.

Fue capaz de vencer a Irlanda con claridad, de haber tenido a Italia prácticamente eliminada y hasta de poder haber ‘manipulado’ su último partido ante España donde contuvo y creó nervios a la campeona del mundo. Pero al final, una serie de detalles le dejaron fuera antes de lo que las expectativas deseaban por lo que incluso de haber seguiro Bilic, la Federación tendría que haber tomado alguna medida estricta en torno a su futuro. Ahora se busca nuevo inquilino.

Franciszek Smuda (Polonia): Era una de las selecciones que mayores expectativas había logrado generar, aunque la mayoría de ellas, producto de la localía y el poder que ofrece siempre el ser anfitrión de este tipo de torneos. Polonia había generado muchísimas ilusiones en todo el país para un campeonato que podría explotar por fin el buen nivel que se está cultivando en su fútbol, exportador de jóvenes promesas en los últimos años y ligeramente recuperado de su grave crisis desde hace tres décadas. Pero la irregularidad, reflejada en una fase de grupos donde sólo pudo sumar dos empates, pero igualmente erró en situaciones favorables por falta de experiencia, le llevó a ser eliminado en la primera fase y allí el principal ‘verdugo’ del pueblo fue el seleccionador, Franciszek Smuda.

Apenas dos días después de quedar fuera de ‘su torneo’, Grzegorz Lato, presidente de la federación, admitió que no se le renovaría el contrato que finalizaba en agosto. “No tengo que renunciar porque mi contrato terminaba con la Eurocopa de 2012. El contrato está terminado, había llegado a un acuerdo con el jefe de la FA y sé lo que ahora va a pasar. Mi aventura con el equipo nacional ha terminado, cerró. La crisis puede incluso ser mayor porque muchos piden la propia dimisión del mito polaco que ahora gobierna federativamente, aunque se niega, más allá de que el Ministro de deportes Joanna Mucha, exigió responsabilidades a Lato.

También te interesa: Euro 2012: El ‘Once Ideal’

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche