Histórico
2 julio 2012Jesús Camacho

España: Gracias por la eternidad

Hay momentos en los que el tiempo se detiene para dar lugar a la eternidad, para ser testigo del cierre del círculo, el abrazo eterno, el nudo infinito de nuestra garganta en el que se sumerge nuestra voz al presenciar la historia sobre el piso verde del Olímpico de Kiev y el firmamento del fútbol. Y el tiempo que es una imagen móvil de la eternidad se ha detenido en nuestras retinas regalándonos cuatro años de infinitud. Cuatro años que se resumen en la balada de un día de julio, que en el marco de la leyenda se revela como pura alquimia del fútbol y un inolvidable poema jamás escrito. Es Uróboros, la serpiente alquímica que se come su propia cola y hoy rodea al escudo de la Selección Española. Una serpiente cuya simbología responde a la naturaleza cíclica de las cosas, al eterno retorno, el esfuerzo eterno, la lucha eterna, los ciclos naturales de larga duración.

Y nuestra selección que en cada paso que fue dando fue percatándose que donde quiera que fuera, iba camino a la eternidad, eligió el mejor y más bello camino para conseguirlo. Un brillantísimo cuatro a cero ante Italia con la poética de dos primeros goles en los que se resume lo que es nuestro equipo. El primero toque, asociación, magia y definición y, el segundo un pase inmortal de Xavi a la carrera atómica de un lateral al que ni siquiera el viento pudo disputarle el espacio y la historia le tendió una alfombra a los pies de Buffon. La eternidad que está enamorada de las creaciones del tiempo se rinde a la grandeza de un equipo sin par que quedará en la memoria colectiva como bálsamo de los días vividos. Una idea de equipo y un estilo que jamás morirá, pues cada dogma tiene su día, pero los ideales son eternos y más allá de su propia eternidad brillarán sus huellas. La permanencia de ayeres sin mañana en la memoria, noventa minutos en un solo segundo y un segundo para toda la eternidad.

Como os dije en semifinales ¿Por qué no íbamos a ser felices… cuando la felicidad estaba ante nosotros y nos costó tanto alcanzarla? Por ello  y aunque el fútbol es y siempre será puro debate, a mi juicio resultaban estériles y pueriles perdidas de tiempo quedarnos con el negocio cuando teníamos ante nosotros un fondo histórico y generacional tan maravilloso. Y por ello tienen tanto valor estos chicos que llevan el peso de la historia sobre sus hombros con la naturalidad y humildad de un grupo de amigos. Tanto como para comprender que pese a la inmortalidad del momento, uno a uno, todos eran mortales, por lo que decidieron que juntos serían eternos.

Y fueron y serán eternos, pues en cada calle de mi ciudad, en cada rincón de vuestro pueblo, en cada recoveco adoquinado de nuestro barrio, les vemos en la mirada ilusionada de niños que son y que fuimos. Lo presenciado, lo conseguido, es la magia de una noche inolvidable irrepetible, es simplemente inolvidable. Es un bucle de tiempo en el que no existen los recortes, el ‘medicamentazo’, la prima de riesgo, los pelotazos, la corrupción, noventa minutos en los que no suenan nuestras estómagos, hora y media en la que las urgencias de nuestros hospitales no se encuentran colapsadas. Es Abre los Ojos, aquella calle de Amenábar vacía, es simplemente el fútbol, ese opio del pueblo que tanto amamos y odiamos.

Lo queramos o no sólo tenemos tres alternativas: el ayer, el presente y el mañana. El ayer viaja en nuestros recuerdos, en ellos no encontramos nada parecido, el presente corta su deliciosa fragancia de vino y rosas sobre una nueva copa y, el mañana se presenta como un reto inalcanzable para nuestros enemigos. Pero qué importa lo que vendrá si las cenizas de los años jamás os borrarán de nuestras vidas.

Simplemente gracias por hacernos felices, gracias por recordar a Miki Roqué, a Manolo Preciado, a Dani Jarque y a Puerta, gracias por renunciar a la prima y gracias por ser eterna.

También te interesa: Euro 2012: Las claves de la final España-Italia

Toda la Información de la Selección Española desde Gniewino

Síguenos también desde TwitterFacebook

España: Gracias por la eternidad, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche