Histórico
27 junio 2012David De la Peña

Portugal: Las premisas reactivadas de Paulo Bento

Unos amistosos previos que sembraron las dudas, y un estilo rígido que no hizo más que alimentarlas tras los partidos iniciales de la Eurocopa. Así se presentó Portugal al duelo frente a Holanda. El equipo de Paulo Bento, tras salvarse en el último instante del choque ante Dinamarca gracias al gol de Silvestre Varela, no podía perder en el partido decisivo del grupo si quería estar en los cuartos de final del torneo. Y ese día, el combinado luso recuperó la confianza. Cierto que el planteamiento suicida de Van Maarwijk ayudó a que aparecieran los espacios, escenario donde Cristiano Ronaldo se encuentra más cómodo, pero en cualquier caso hubo ciertas situaciones en el partido que demostraron que Portugal puede ser competitiva sin vivir única y exclusivamente del contragolpe.

El repliegue intensivo parecía el principal arma que Paulo Bento iba a poner en práctica. Una línea defensiva situada a poca altura, con Miguel Veloso por delante, y dos interiores muy cerrados que eran muy poco permisivos en la fase defensiva. Esto hacía que Portugal diese una sensación de gran solidez, pero también de ser excesivamente rígida en la fase ofensiva, ofreciéndole muy poco a Cristiano Ronaldo. Nani y el astro del Real Madrid apenas permutaban su posición con los interiores, y daba la sensación de que el equipo estaba estructurado priorizando de una manera demasiado cuidadosa, casi enfermiza, el retorno. Incluso, Moutinho y Meireles se ocupaban de lanzar los córners que eran más próximos a su zona de repliegue, precisamente para facilitarles su vuelta. La única vía de salida de Portugal era una contra, que además, era previsible.

Sin embargo, parece que en algunas fases del partido contra los holandeses, y sobre todo tras el choque frente a la República Checa, Portugal ha elevado su registro. Ha dejado tramos donde el equipo ha sido más dinámico, bastante más divertido, y desde luego, mucho más peligroso. Resulta lógico dudar si Portugal podrá mostrar esa cara frente a una selección española que es capaz de dominar territorialmente, y que tiene tanta capacidad técnica como para dañar muchísimo gracias al juego entre líneas. Incluso resulta lógico dudar de si Portugal se atreverá a hacerlo. Desde luego, sí tiene argumentos para tratar de dañar a España, y no hacerlo únicamente a través de contras y de armarse con un repliegue descarado.

En primer lugar, la pareja Bruno Alves – Pepe. Probablemente, el central del Real Madrid esté siendo el defensa más destacado de la Eurocopa. Su tremenda capacidad para achicar y anticipar, hace que la selección portuguesa pueda, durante grandes fases del partido, apretar arriba para dificultar la salida de balón rival. El nivel de los centrales te da esa garantía. Además, España presenta dos detalles que pueden hacer lógica una presión adelantada. El primero de ellos, el ejemplo de Prandelli. Italia fue valiente cuando no tuvo posesión y España tuvo muchos problemas para dominar en campo rival. Este problema se acentúa si Del Bosque vuelve a jugar con Fabregas en lugar de Torres. Portugal podría adelantar la presión, y España no encontrar profundidad, ya que Cesc no te puede ofrecer rupturas de 35 metros. Lógicamente, si Portugal vive muy replegada, ese controvertido “falso 9” cobra mucho más sentido, por lo que Bento tiene la ventaja de modificar su planteamiento, sin cambiar la alineación y en función de la presencia o no de Torres.

Además, los portugueses han mostrado más detalles, a parte del nivel de sus centrales, como para creer que pueden dañar a cualquier equipo sin focalizar el juego de contragolpe. Frente a la República Checa, vimos a Moutinho y Meireles mucho más liberados, con el permiso para alejarse de Veloso y permutar con los extremos. Recibir en zonas más decisivas, ser versátiles para ensanchar al equipo en medio campo, y pudiendo dar continuidad a los movimientos de apoyo de João Pereira y Fabio Coentrão. Moutinho había mostrado grandes recursos en tareas defensivas, pero de verdad vimos una buena actuación suya cuando su juego fue más fluido y sus recepciones menos rígidas. Es decir, el partido frente a la República Checa. Además, con los interiores más dinámicos, Veloso está menos exigido de una lectura rápida en la base con menos espacio, de la que carece.

Otro detalle importante es la figura de Cristiano Ronaldo. Obviamente, con el equipo replegado, él tiene menos obligación defensiva, y queda anclado sobre su izquierda esperando la pérdida, para que le puedan lanzar a la espalda del lateral rival. Esta ubicación cuando Portugal no tenga el balón, imagino que va a variar poco. Sin embargo, su registro cuando el equipo es capaz de encontrar recepciones de sus laterales o interiores, se ha hecho mucho más amplio. Ha llegado a la posición de ’9′, ha recibido por dentro en ¾, e incluso ha tirado el desmarque desde la posición del 10, permitiéndole encontrar la espalda de los centrales orientado y con una carrera mucho más cómoda para encarar. Sin duda, esta es una de las grandes claves en la mejoría portuguesa en esta Eurocopa, darle a Cristiano una mayor libertad de acción justo en un momento donde está especialmente motivado en una lucha por el Balón de Oro.

Por lo tanto, España deberá medir mucho su propuesta. Sabiendo que la no alineación de Torres va a permitir a Portugal ser más agresiva, y conociendo también donde cargar el juego para eliminar la transición cómoda para Cristiano Ronaldo. Por suerte, Iniesta, Alonso y Jordi Alba, consiguen que el peso del juego se concentre en el lado izquierdo, acumulando allí la asociación y utilizando el carril derecho para cambiar de orientación y que Arbeloa permita recibir de cara a Silva, un movimiento con el que es menos probable acumular pérdidas. No es descartable, por tanto, que veamos una permuta continua entre Cristiano Ronaldo y Nani, para permitir al del Real Madrid buscar la espalda de Jordi Alba, ya que es más posible que España acumule pérdidas en ese sector.

El nivel del equipo español es superior. Desde luego, técnicamente lo es, y además el nivel de Ramos y Piqué, sumados a la gran lectura de Xabi y Busquets, y añadiendo la gran facilidad para dormir el partido gracias a todo el control de los centrocampistas en campo contrario, hacen que a España sea complicado, muy complicado hacerle gol. Sin embargo, Portugal tiene armas para conseguirlo, y lo más importante en estos torneos: ha ido de más a menos. El partido para España es muy complicado, y lo es gracias a la evolución de Portugal en su fútbol con respecto a los partidos iniciales. Piezas de mucho nivel que se encuentran más cómodas y que, por tanto, están rindiendo mejor. Un derbi ibérico de altura, mucho nivel.

También te interesa: Portugal: Nani y el hermano mayor

Toda la Información de la Selección Española desde Gniewino

Síguenos también desde TwitterFacebook

Portugal: Las premisas reactivadas de Paulo Bento, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche