Histórico
26 junio 2012Jose David López

Portugal: Cinco estrellas para el salto definitivo

El reto de volver a estar en una final de Eurocopa vuelve a ser la gran aspiración de la Selección Portuguesa. Un combinado aliado con la suerte esquiva en estas tesituras pues, históricamente, ha disputado cuatro y sólo consiguió alcanzar el último partido en su propia fase final. Aunque incluso allí, la presión y una irrepetible Grecia le sacaron de la foto del éxito con todo preparado para el orgullo luso. Desde aquellos días, la obsesión ha sido recuperar un prestigio continental que siempre ha rozado como alternativa eterna a dar el salto definitivo en cualquier momento, pero que jamás ha acabado de completar. Un trayecto y una necesidad que este miércoles pueden lograr con un solo partido, pues ganar a España coronaría sus aspiraciones, les daría un arreón moral y multiplicaría su caché. Tras titubeos y sufrimientos por estar en esta Euro 2012, han encontrado su mejor versión, han reaccionado y poseen suficientes argumentos para ganar a cualquiera. Estas son sus cinco grandes estrellas.

Cristiano Ronaldo (extremo izquierdo): Hay pocas cosas que aún tenga que demostrar el genio portugués del Real Madrid, pero una de las asignaturas pendientes que lo presionaban hace unas semanas cuando empezaba la Euro 2012, radicaba en su incapacidad para encontrarse cómodos con la camiseta nacional. Un debate que gira, polemiza y hasta se radicaliza, pues la afición ha silbado en más de una ocasión a su estrella. Cristiano ha perdido ya demasiadas batallas como para permitirse un nuevo tropiezo a gran escala, un nuevo golpe moral a ojos del mismo planeta que puede resituarlo como abanderado de oro a final de campaña. Siendo un niño con pendientes en sus orejas, vio como el ‘milagro heleno’ de 2004 (cuando Grecia superó todas las expectativas y ganó la Eurocopa) le arrebataba un torneo continental que hubiera impulsado desde su adolescencia su fama. La Francia de Zidane en 2006, Alemania en 2008 o España en 2010, han destrozado su tarea pendiente, algo que está logrando completar en esta edición. No sólo está considerado el jugador más importante del torneo por su rendimiento y propuesta individual, sino que lleva tres goles y no cesa en la toma de protagonismo. Sabe que, superando a España, el Balón de Oro no se le escapará. Es su partido y será protagonista para lo bueno o para lo no tan bueno.

Joao Moutinho (mediocentro creador): Sufrió grave problemas de adaptación al fútbol profesional debido a su altura (apenas 1.69), pero explotó en cuanto el Sporting de Lisboa lo supo adaptar a la mejor academia futbolística del país. Su carrera había irrumpido con enorme impacto y tras años donde sus metas quedaban en el olvido por la impotencia competitiva de su club, hace dos cursos decidió marcharse a uno de los grandes rivales, un Oporto donde desde el primer día es el líder de la medular y ha alcanzado ya su mejor nivel. Pero desde entonces, sus problemas se multiplicaron por los sentimientos enfrentados de aficiones contrariadas. No era la altura, no era su falta de carácter o su incapacidad, sino que su brillantez, reflejada en cada rincón del fútbol luso, le lleva a ser odiado por aficionados de Sporting (por sus años leoninos) y Benfica (por su pasado sportinguista). Una circunstancia que le hizo más fuerte y resistente pero que, sobre todo, lo liberaría cuando se viste de corto con la camiseta de la selección nacional. Una sensación estresante que en más de una ocasión ha apuntado como motivación ‘extra’, porque incluso en su país, cuando visita alguno de estos estadios, ha sido silbado. Y es que Moutinho representa actualmente el estilo de mayor atractivo en el fútbol portugués. Su rol en Portugal es, sencillamente, el del jugador más capacitado, brillante y talentoso del equipo en labores creativas y asociativas. Marca el ritmo, es dinámico, mantiene un genuino toque de balón, desplaza en largo, genera, progresa y lanza faltas  con golpeos de diferentes registros según necesidad. La magia se vive, se disfruta y, desde luego, se aplaude.

Nani (extremo derecho): Amadora, un suburbio pobre de las afueras de Lisboa, vio crecer con muchos problemas e inestabilidades sociales al pequeño Nani, que creció y se libró de una vida insulsa y plena de polémica gracias a la pelota. Su hermano mayor fue clave porque fue quien le guio, quien le enseñó a querer la pelota y el que le consiguió las primeras pruebas para entrar en el fútbol. Cuando el Sporting de Lisboa lo contrató, su presidente aseguró tras un primer entrenamiento con el equipo absoluto, que tenían a la nueva estrella nacional. Nani, sin embargo, prefirió seguir los pasos de su ídolo y ‘hermano mayor’ en el césped, un Cristiano Ronaldo con el que jugó en Lisboa, en el Manchester United y con el que comparte máxima amistad cuando se visten con la elástica lusa. Hay testimonios que refutan esta teoría pues incluso los amigos cercanos de Nani han asegurado que de no ser por Cristiano, el joven no habría durado ni dos meses en Old Trafford y que ha sido el mito madridista quien ‘educó’ a Nani a su imagen y semejanza. Un ‘pequeño heredero’ que explotó hace dos cursos con Alex Ferguson y que hoy en día es uno de los mejores extremos del planeta. Veloz, de disparo formidable con ambas piernas, regates y verticalidad, aunque sobre todo, perfecto para buscar contragolpes y desmarques en largo. Un peligro absoluto aunque necesitado de un partido mayúsculo en la élite para reflejar toda la grandeza que atesora a los más escépticos.

Pepe (central): Tiene tantos detractores como defensores y esa dualidad sobre su aportación, jamás le podrá ya abandonar debido a sus grandes sobresaltos. Capacitaod para liderar una defensa de primerísimo nivel pero igualmente, de perder cualquier lógica y reflejar una furia interior de difícil conclusión deportiva. Seguramente no haya un defensa central en el mundo con su rapidez, su arrancada, su potencia de salto y su frenética mentalidad competitiva que le lleva a intimidar por agresividad. Pero seguramente tampoco haya un jugador que roce en todas las acciones el límite de lo anti-deportivo o lo violento, que por desgracia, ha destrozado en muchos momentos una carrera que hubiera quedado entre las de los mejores defensores de las últimas décadas. Superadas ya las pruebas que en etapas anteriores le colocaban como mediocentro debido a su dinamismo destructor, vuelve a ser el líder de su línea defensiva. Busca el choque con insistencia, impone su fuerza, presiona, gana la batalla mental, destruye la concentración del rival y además, ‘extra-motivará’ a sus compañeros pues la suya será absolutamente indestructible. Todo ello siendo constantemente alentado y aplaudido desde el banquillo por quienes lo consideran ‘jefe’ de vestuario. Algo similar a lo que de él opina José Mourinho.

Fabio Coentrao (lateral izquierdo): Antes de seguir leyendo hay que tomar en cuenta que en la selección portuguesa, debido a su pasado en el fútbol luso como carrilero extremadamente profundo, el perfil de Coentrao jamás se readaptó al puesto de mediocentro que tanto daño ha generado a su caché y categoría en el Real Madrid. Y es que Coentrao es un jugador que, ante todo, está capacitado para ocupar cualquier demarcación de su banda izquierda. Prefiere jugar como lateral zurdo, porque siempre suele sorprender más a sus rivales llegando con fuerza y amenazando constantemente durante los partidos. Largo Recorrido, mucha facilidad para llegar hasta línea de fondo y animoso por decreto en tareas ofensivas. Pese a no gozar del respeto máximo en España, cuando se viste con la camiseta lusa la realidad es que demuestra su mejor potencial, el que lo llevó al campeón de Liga. Su Eurocopa está siendo formidable, dinámico, agresivo, rápido y sin ceder defensivamente, se ha convertido en un pilar más básico que nunca dentro del organigrama de Paulo Bento, que sabe que con Coentrao no solo tiene un carrilero, sino el perfecto acompañante para liberar aún más a Cristiano Ronaldo en esa banda izquierda.

Toda la Información de la Selección Española desde Gniewino

Síguenos también desde TwitterFacebook

Portugal: Cinco estrellas para el salto definitivo, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche