Histórico
10 junio 2012David De la Peña

Italia: La presunta víctima y su nueva fórmula

Utilizar el tópico de la competitividad resulta recurrente para los fases finales en torneos de selecciones. Pero el peso de la historia es tan evidente llegados a este punto, sumado al respeto por una derrota que deja poco margen de maniobra, que el presente de ciertos combinados, por malo que pueda parecer, se equilibra por factores extradeportivos. Y es el caso de Italia. El escándalo que se vive en el país por el omnipresente caso de las apuestas deportivas ha sacudido de lleno a la selección, hasta el punto de que un titular como Criscito ha quedado excluido de la convocatoria. Las dudas asaltan al rendimiento de un equipo que a pesar de haber clasificado bien, ha tenido actuaciones discretas en los dos últimos grandes torneos. Sin embargo, no creo que se pueda dudar si aseguramos que España tendrá un durísimo debut en esta Eurocopa, porque el gen italiano es el de ganar, se llegue como se llegue, y en cualquier escenario.

Con la condición de presunta víctima por el elogio generalizado a España y con el arma de la incertidumbre, Prandelli afrontará sin duda el arranque más complicado de los que el sorteo podía deparar. Los problemas físicos de Barzagli, la citada baja de Criscito, o la ausencia de Rossi se suman a un contexto a priori poco favorable, algo que además alimenta el debate sobre el presunto once que sacará el técnico lombardo. Y es que, si hace meses parecía claro que el esquema base e inamovible era el 4-3-1-2, hoy y ante el hecho de que la actual campeona de Europa y del Mundo sea el primer rival, hace pensar que existe la posibilidad de que Italia emplee una fórmula distinta, quizá mutando a un 3-5-2 que ha permitido a la Juve ser eficaz en escenarios más concretos.

El 4-3-1-2: Es el esquema más habitual, y por lo tanto con el que Italia ha adquirido mejores automatismos. Teóricamente, con Maggio y Balzaretti como laterales largos en una línea de cuatro, importantes para ofrecer soluciones exteriores en campo contrario a un rombo estrecho en medio campo. La pareja de centrales, ante la baja de Barzagli, sería la formada por Bonucci y Chiellini. Con Pirlo como regista, dos interiores complementarios: De Rossi y Marchisio, el primero con más facilidad para ofrecer coberturas, y el segundo con una devastadora llegada al área rival. Por delante, Montolivo, inteligente en las recepciones, de buen primer toque y lectura de jugada, pero débil en los choques y tremendamente irregular. Y una dupla formada por Balotelli y Cassano o Di Natale.

Fase defensiva: La ventaja para enfrentar a España con este esquema es sumar un efectivo intentando dificultar la salida en la base de la jugada de España (Montolivo), sin tener que obligar a un achique en bloque quizá demasiado arriesgado, puesto que el trío central podría proteger las recepciones de la línea española más determinante (Iniesta-Silva) manteniendo la posición de partida. Además, la basculación para ayudar a ambos laterales puede ser cómoda, puesto que España no utiliza extremos que vivan en la cal (siempre y cuando Jesús Navas no sea de la partida), así que ese rombo estrecho podría mantener las distancias sin recibir una sangría exterior. Sin embargo, puede ser un panorama más favorecedor para el punta (supongamos que Torres), puesto que sus rupturas encontrarán un espacio más amplio al jugar solo dos centrales, y además las vigilancias a las que exigirá ese punta harán que la defensa de la llegada de Xavi, Iniesta y Silva sea más vulnerable, puesto que se perderá un hombre que esté de cara protegiendo la frontal.

Fase ofensiva: Es el único esquema con el que Italia puede intentar reducir el índice de posesión de España, y por lo tanto desordenarse menos, consiguiendo que la pérdida española sea de menor calidad. Este hecho seguramente reduciría la efectividad de una presión de España a mayor altura, y la selección Italiana se vería menos asediada . Pirlo te da una salida depurada, Maggio y Balzaretti pueden ofrecer recepciones en su horizontal, y De Rossi y Marchisio buscarlas en los carriles exteriores, permitiendo además a Montolivo descargar sobre ellos en una mayor altura. Es la propuesta más atrevida. Quizá con este esquema Italia sea más permisivo en la defensa de la frontal, pero también puede ser la única baza para reducir un índice de posesión muy alto de España, que a la postre haría hacer menos intermitentes los ataques del equipo de Vicente Del Bosque. Además, añadiría más alturas a las líneas de pase, y eso es vital para que los puntas consigan correr más veces, y ser activados, buscando la espalda de Ramos y Piqué.

El 3-5-2. La variante que ha utilizado Conte, y con la que ha sumado puntos que a la postre han hecho a la Juve hacerse con el campeonato, ha sonado con mucha fuerza para que sea la apuesta inicial azzurra en esta Eurocopa. De Rossi se sumaría a la línea de centrales, compartiéndola con Bonucci y Chiellini. Los carrileros serían Maggio y Balzaretti o, al cambiar el módulo, quizá Giaccherini. Un trío central formado por Pirlo, Marchisio, y probablemente Motta, (al perder un efectivo en esa zona ancha es más probable que cayese Montolivo), y una delantera con dos de entre Balotelli, Cassano y Di Natale.

Fase defensiva: Este esquema permite una salida más limpia al rival, por lo que presumiblemente España tendría la base despejada casi siempre, y la facilidad para establecer secuencias de pase de los futbolistas españoles obligaría a un repliegue intensivo formándose la mayor parte del tiempo un 5-3-2. Este esquema tiene dos cosas buenas para Italia en fase defensiva. La primera, que el punta tendrá menos espacio para correr, y que la frontal estará mejor defendida. La segunda, que permites en la base española un inicio cómodo, pero reduces las recepciones entre líneas (Iniesta-Silva-Xavi), porque a parte de tener tres centrocampistas a lo ancho, permites que uno de tus centrales achique y anticipe con agresividad, sin reducir el nivel de vigilancia sobre el punta. Además, la posible inclusión de Navas estaría mejor defendida, porque Chiellini estaría más cerca de Balzaretti o Giaccherini para ofrecer cobertura y continuidad tras el desborde del sevillano. En resumen, Italia permitiría más posesión, pero el sistema de ayudas y repliegue estaría muy fortalecido.

Fase ofensiva: El problema del esquema, y de que España sea el rival, es que es más complicado reducir el índice de posesión española. Esto significa que estarás más arropado defendiendo, pero es probable que los ataques de España sean menos intermitentes. El inicio de jugada puede ganar enteros con las conducciones de un De Rossi recibiendo con comodidad, y atrayendo la presión para la descarga a Pirlo o a alguno de los dos carrileros que podrán ofrecer una mayor altura sin la exigencia de un retorno a vida o muerte. Pero poco panorama después. Perder la recepción del trequartista obligaría a que la transición Italiana dependiera de los carriles exteriores en demasía, teniendo en cuenta además que Prandelli no ha llevado un solo nueve con naturaleza para descargar de cara, ganar el juego directo y chocar. Quizá Cassano sería innegociable en este esquema para establecerse en 3-5-1-1, pero su ritmo ahora mismo para ofrecer un gesto técnico dominante deja muchísimas dudas. En resumen, da la sensación de que el 3-5-2 deja demasiado margen al azar y a un acierto exagerado en las áreas.

Resulta por tanto complicado aventurarse, a mi me da la sensación de que Prandelli mantendrá el 4-3-1-2, porque por lo general ha demostrado ser un técnico valiente en los planteamientos, y no suele basar su juego, aun enfrentándose a un rival inferior, en un repliegue excesivo. Al menos sus equipos no suelen mostrar eso. Es evidente que España debe tener el dominio territorial, por calidad y por estilo, pero no sería lógico que lo tuviese por una concesión descarada de Italia. Duelo por todo lo alto, para disfrutar. Arranca la Eurocopa para España, y qué mejor manera de hacerlo que contra futbolistas que miran a sus vitrinas y ven cuatro copas del Mundo. Póngase cómodos: España – Italia.

También te interesa: Análisis Grupo C: Italia azul, Italia verde

Síguenos también desde TwitterFacebook

Italia: La presunta víctima y su nueva fórmula, 4.5 out of 5 based on 2 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche