Histórico
14 junio 2012David De la Peña

Irlanda: Trappatoni y sus premisas ante España

Si digo Inglaterra seguro que rápido contestaremos: “¡Rooney!”. Si digo Francia unos dirán “¡Benzema!”, otros “¡Ribery!”. Si es a Portugal a quien nombro la respuesta rápida será “¡Cristiano Ronaldo!”. Probablemente esto sea lo que nos suceda si vamos nombrando una a una cada uno de las selecciones que están participando en esta Eurocopa, que nos acordaremos del futbolista que más nos divierte, con el que más empatizamos, o simplemente aquel que tenga un estilo futbolístico que nos colme. Sin embargo, pondría la mano en el fuego que si es a la República de Irlanda a quien nombro, casi todo el mundo mencionaría a Giovanni Trapattoni. Y es que la reputación de su carismático seleccionador en el planeta fútbol está en el primer escalón.

Trapattoni es uno de los mejores entrenadores de la historia, admirado por muchos (entre los que me incluyo) por sus métodos, pero sobre todo por sus éxitos. 7 veces campeón de la Serie A, Copa de Europa, Recopa, tres Copas de la UEFA, y campeón de liga en Alemania, Portugal y Austria. Esto por mencionar sus mayores éxitos, aunque también acumule una serie de torneos de quizá menor consideración que engordan su palmarés. Después de ser pilar básico en la formación de la selección italiana que fue campeona del mundo en el 82 gracias a su fantástica Juventus, y de maravillar con su Inter de los alemanes, Trapattoni ha tenido muchos trabajos (unos con más éxitos que otros), para acabar en 2008 entrenando a la selección de la República de Irlanda. Su trabajo y metodología han llevado a los irlandeses a jugar esta Eurocopa, y estuvieron a punto de disputar el mundial de Sudáfrica, siendo apeados por Francia en la repesca. El mérito es grande, teniendo en cuenta que la última vez que clasificaron para una fase final fue en el mundial de Corea y Japón del año 2002.

Y si comentaba al principio que la primera figura que se viene a la cabeza al mencionar la República de Irlanda es Giovanni Trapattoni, es debido a que resulta complicado que sin su trabajo la actual generación pudiera haber accedido a una fase final. Quizá su hombre más desequilibrante es McGeady, y sus dos futbolistas de más caché ya han dejado atrás sus mejores días, caso de Robbie Keane y de Damien Duff. Tampoco es justo decir que el equipo es de un perfil muy bajo, pero sí es cierto que si lo comparamos con el nivel medio del resto de selecciones del torneo, está un peldaño por detrás.

Ante ese panorama, España debería ganar el partido con cierta solvencia. Ahora mismo hay mucho debate sobre la figura del delantero, y cierta controversia por la decisión de Vicente Del Bosque de alinear como hombre más adelantado a Cesc Fabregas en el partido inaugural. Creo que la idea tuvo lógica, pero Italia sorprendió con una presión adelantada que anuló a Busquets y Alonso, impidiendo una salida limpia y la obtención de una secuencia de pases larga que sometiera territorialmente a los italianos. Ante ese panorama, las rupturas cortas de Fabregas carecían de sentido, porque a la espalda de De Rossi había muchos metros, siendo probablemente Fernando Torres el único que podía ofrecer desmarques de 30 metros para activar ese espacio.

Sin embargo, la estructura de la República de Irlanda sí que permite un contexto en principio más favorable para que Del Bosque repita la fórmula. Trapattoni plantea un 4-4-2 de base, con un repliegue más intenso del que le vimos a Italia, juntando las dos líneas de cuatro y tratando de eliminar espacio en todos los carriles. Con Given en la portería, O’Shea como lateral derecho, Ward como lateral izquierdo, y St.Ledger y Dunne como pareja de centrales. Una línea defensiva muy limitada. O’Shea lento para girar, aunque agresivo en la marca, Ward de pobres conceptos defensivos, un Dunne que dejó atrás sus mejores días, muy agresivo pero lento y poco hábil en el área, y un St.Ledger que quizá defina su nivel si decimos simplemente que milita en las filas del Leicester del Championship (segunda categoría en Inglaterra).

Ante ese panorama encontrar pausa, lectura de jugada y grandeza en el gesto técnico juntando a Silva, Iniesta, Xavi y Fabregas en la frontal, puede resultar un dolor de cabeza tremendo para los irlandeses. Para ahogar ese espacio, Trapattoni mete otra línea de cuatro en medio campo. Duff-McGeady por fuera, y Whelan-Andrews por dentro. Siempre tratando de mantener distancias y acompañando a la basculación. El principal arma defensiva del equipo se basa en un gran equilibrio y a la continua ayuda entre esas dos líneas. Por lo tanto, cabe esperar un escenario donde la República de Irlanda regale la base de la jugada y muy replegada, contexto poco favorable para Fernando Torres (no tendrá espacio para sus largas rupturas), y de entrar un 9, quizá parece más lógico que lo hagan Negredo o Llorente.

En cuanto a su fase ofensiva, está simplificada al máximo. Cierto que Whelan-Andrews, además de ser rigurosos con la posición en fase defensiva, ofrecen recepciones inteligentes en el inicio de jugada, pero la estructura del equipo (prácticamente en 4-2-4 durante la fase ofensiva), impide que tengan abiertas líneas de pase y por tanto, al equipo le cuesta hacer transiciones más elaboradas. Por si fuera poco, los extremos están ubicados a pie cambiado, por lo tanto el apoyo lateral hace que la progresión por fuera tampoco sea de mucha calidad. Es precisamente este panorama el que nos impide ver a su mejor pareja atacante (Robbie Keane – Shane Long), precisamente porque necesita que uno de sus puntas sea combativo en el juego directo.

Generalmente esa pareja de atacantes la forman Kevin Doyle y Robbie Keane. Y es que, ocurre que Doyle, a pesar de no tener mucha altura (1,81), tiene una maravillosa facilidad para leer la dirección y fuerza del balón aéreo, anticipa bien, tiene buen salto, y encuentra el impacto con mucha frecuencia en el mejor momento posible. Esto permite activar a Keane en su espalda, o realizar una descarga para que McGeady y Duff reciban lo más cerca posible del área, en el vértice, y puedan hacer ese uno contra uno tan eléctrico que tienen. La otra opción para acompañar a Keane es Walters, que si bien no es tan eficaz como Doyle en el juego directo, su ancha espalda le hace ganar muchos choques, siendo efectivo también en esa función, y tratándose además de un futbolista más sacrificado que el punta del Wolves, algo que le hace una opción muy seria para trabajar sobre el inicio de jugada Xabi Alonso – Busquets.

El resumen es que la selección española es realmente, muy superior a esta República de Irlanda, pero en cualquier caso nos encontramos ante un partido muy interesante. En primer lugar por el planteamiento de Vicente Del Bosque, que nos tiene a todos expectantes, porque reitero mi opinión de que puede resultar realmente eficaz el hecho de repetir la idea que a todos nos dejó bastante fríos frente a Italia. Y en segundo lugar, porque los hilos de esta selección irlandesa los mueve un mito, un gigante, un ídolo del planeta fútbol como es Giovanni Trapattoni.

Toda la Información de la Selección Española desde Gniewino

Síguenos también desde TwitterFacebook

Irlanda: Trappatoni y sus premisas ante España , 4.5 out of 5 based on 2 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche