Histórico
24 junio 2012Francisco Ortí

Inglaterra: Roy Hodgson y el héroe inesperado

Ha llegado sin que nadie le esperara y es consciente de ello, aunque tampoco le importa demasiado. “Debería vivir en otro planeta para no saber que nadie me quiere aquí“, reconoce con una cruda sinceridad Roy Hodgson, quien poco antes de que arrancara la Eurocopa 2012 fue anunciado por la FA como nuevo seleccionador de Inglaterra para dirigir el destino de The Three Lions durante los cuatro próximos años. Su contratación desató las críticas de la prensa inglesa y de los aficionados británicos, quienes no aprobaban la elección de la FA. Después de tres partidos oficiales y terminar como líderes del Grupo D, la situación ha cambiado radicalmente. Hodgson ha pasado de apestado a héroe.

Tras el adiós de Fabio Capello toda Inglaterra señaló a Harry Redknapp como el favorito para el puesto. Esa ilusión que despertó la posibilidad de que Redknapp se sentara en el banquillo de la selección británica se convirtió en el principal enemigo de Roy Hodgson. El nuevo seleccionador competía contra un fantasma, contra una realidad que pudo ser pero que nunca fue. Una batalla imposible de ganar y menos cuando ni siquiera has tenido la oportunidad de intentarlo. Las críticas contra su persona fueron devastadoras y las columnas de opinión de los medios más poderosos de Inglaterra se centraron en desacreditar la apuesta de la FA con todo tipo de argumentos. Unos aseguraban que era demasiado veterano (tiene 64 años) para el puesto, otros le acusaban de tener escasa experiencia en banquillos en los que conviva diariamente con la presión de ganar (algo no del todo cierto), pero la gran mayoría coinciden en que su principal defecto es que no es Harry Redknapp.

The Sun incluso ha cruzado la línea del respeto para burlarse de un defecto en el habla del veterano entrenador, lo que le ha costado una sanción por parte de la federación inglesa. Acoso y derribo, y todo sin concederle una mínima oportunidad. Hodgson, pese a todo, se mantiene impasible. No es la primera vez que vive una situación similar. El pasado verano se encontró en la misma tesitura cuando el Liverpool anunció su fichaje como nuevo entrenador. Anfield venía de cerrar una época gloriosa en la que Rafa Benítez fue elevado a la categoría de gurú y no encajó bien la llegada de un técnico del perfil de Hodgson. Las protestas por su llegada, entre una afición que esperaba a Kenny Dalglish, no se hicieron esperar, aunque el ahora seleccionador inglés ve un diferencia sustancial entre aquella situación y la actual.

Hay una gran diferencia entre mi etapa en el Liverpool y mi llegada al banquillo de Inglaterra. La gente que me contrató en el Liverpool no me dio una oportunidad para estar mucho tiempo. La FA sí que me la dará. Han tenido mucho tiempo para elegir al nuevo seleccionador y se han decantado por mí, y eso me hace muy feliz“, reconoce Hodgson, quien ha tenido que lidiar con problemas desde el primer momento en el que asumió el cargo y cuando conseguía resolver uno aparecía otro. La baja por lesión de Jack Wilshere, la sanción de Wayne Rooney, la enemistad entre Río Ferdinand y John Terry, y la polémica respecto a su convocatoria. Una convocatoria que, por cierto, se vio obligado a retocar por las bajas de última hora de Gareth Barry, Frank Lampard y Gary Cahill.

Las dudas sobre su aptitud para el banquillo de Inglaterra aumentaron después del primer partido de la Eurocopa 2012. Los ingleses empataron frente a Francia y las sensaciones no fueron positivas. Inglaterra mostró muchas carencias en la circulación del balón y asumió un rol completamente secundario en el encuentro, dejándose dominar por los franceses. Las culpas, por supuesto, se apuntaron en la columna del balance negativo de Roy Hodgson. Lo mismo sucedería después de vencer a Suecia en la segunda jornada gracias a una épica remontada con un golazo salvador de Danny Welbeck. Los errores fueron culpa de Hodgson. La victoria, mérito de la fortuna. El triunfo frente a Ucrania, sin embargo, cambió el enfoque de la lectura.

Tras vencer con autoridad a los anfitriones y avanzar a cuartos de final como líderes de grupo, los que días antes criticaban con dureza a su seleccionador lo elevaron a la categoría de ídolo. “In Roy we trust” (en Roy creemos) se pudo leer en la prensa inglesa. En cuartos de final frente a Italia le espera la prueba definitiva para trazar el listón bajo el que se le juzgará durante los próximos cuatro años. Una derrota le condenará a críticas continuas hasta el Mundial del 2014. Una victoria, en cambio, le dará tranquilidad para trabajar tranquilo. Una situación de extremos, pero totalmente adaptada a los tiempos actuales. El seleccionador al que nadie quería tiene cuatro años para demostrar que están equivocados con él, aunque todo dependerá de lo que haga contra Italia…

Toda la Información de la Selección Española desde Gniewino

Síguenos también desde TwitterFacebook

Inglaterra: Roy Hodgson y el héroe inesperado, 4.0 out of 5 based on 2 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche