Histórico
19 junio 2012Francisco Ortí

Inglaterra: Dadle el balón a Wayne Rooney

La situación en la Eurocopa 2004 era prácticamente idéntica a la actual para Inglaterra. Después de dos jornadas los Pross tan sólo habían logrado sumar tan solo tres puntos (perdieron contra Francia y vencieron a Suiza) y llegaban al último partido en una situación límite. Se lo jugarían todo a una sola carta frente a Croacia. Ganar les clasificaba para cuartos de final, cualquier otro resultado les condenaba a depender de terceros. Sin embargo, aquella ‘final’ contra los croatas no comenzó nada bien y a los cinco minutos Nico Kovac ya había puesto por delante en el marcador a los balcánicos. Inglaterra estaba virtualmente eliminada y en los rostros de jugadores curtidos como Gary Neville, David Beckham, Michael Owen y compañía se veía reflejada la dificultad de la situación.

La presión agarrotaba a los veteranos, pero un joven de 18 años parecía inmune a ella. Pese a no tener apenas horas de vuelo en la Premier League, estar disputando sus primeros partidos con la selección inglesa y estar rodeado de estrellas mundiales, el chaval consideró que él tenía la solución en sus pies. “Apenas tenía 18 años recién cumplidos y asumió el rol de líder. Se dirigió a nosotros y nos dijo que le diéramos el balón a él porque iba a ganar el partido“, relató Paul Scholes años después. Y no mentía. Le dieron el balón y ganó ese partido. Dos goles suyos sentenciaron el encuentro a favor de los ingleses, que acabaron ganando por 4-2 y asegurándose la clasificación para cuartos de final. “No recuerdo a nadie que haya causado tanto impacto en un torneo desde Pelé en el Mundial de Suecia de 1958“, confesó sorprendido tras el encuentro Sven-Goran Eriksson, seleccionador inglés en esa Eurocopa.

Ese ‘nuevo Pelé’, ese chaval que se había saltado todas las jerarquías y reglas no escritas del fútbol para exigir a campeones de Europa que le dieran el balón a él era Wayne Rooney, quien, en ese momento, dejó de ser la joven promesa del Everton para convertirse en el nuevo ídolo de Inglaterra. Ocho años después la situación es idéntica y los ingleses necesitan de nuevo a su salvador para entrar en los cuartos de final de la Eurocopa de Polonia y Ucrania 2012. Rooney se ha perdido los dos primeros partidos de la fase de grupos por sanción (como consecuencia de la tarjeta roja que vio en el último partido de la fase de clasificación frente a Montenegro), pero regresa justo a tiempo para disputar el encuentro decisivo frente a Ucrania. El ‘salvador’ desea volver a ser el héroe británico. Todos le esperan, pero, como cuando tenía 18 años, no siente la presión.

Siendo sincero, no siento ninguna presión“, confiesa el destino de todas las miradas en Inglaterra antes del decisivo encuentro frente a los anfitriones. Sabe que es importante, indispensable incluso. Lo asume e incluso disfruta de ello. Su importancia dentro de la selección inglesa quedó de manifiesto cuando Fabio Capello acudió junto a él ante la UEFA para suplicar por una reducción de su sanción (inicialmente fue de tres partidos) o la respuesta de Roy Hodgson cuando en su primera rueda de prensa como seleccionador de Inglaterra le preguntaron si que Rooney se perdiera los dos primeros partidos podría dejarle fuera del torneo. “No, vendrá a la Eurocopa seguro“, respondió Hodgson escueto y directo, sin dejar lugar a dudas. Rooney es vital para Inglaterra tanto como referencia cara a puerta como para fabricar las ocasiones cuando retrocede su posición para ayudar en la construcción del juego. Es el jugador total para Inglaterra.

Sin embargo, Rooney sabe que aunque sea el niño mimado de Inglaterra y todos confíen en él para salvar esta situación crítica, él le debe una a los Pross. Tiene una espina clavada. “Nunca estuve lo suficientemente bien en los torneos internacionales con la selección. Es algo que quiero corregir. Mi último gol en un gran torneo se remonta a la Eurocopa 2004 -precisamente aquellos dos goles ante Croacia- pero ahora siento que soy un jugador mejor y que soy capaz de marcar diferencias. Contra Ucrania quiero jugar y marcar“, confiesa el delantero del Manchester United, quien se marchó de los Mundiales de 2006 y 2010 sin poder marcar un gol y de malos modos, como cuando fue expulsado frente a Portugal en el Mundial de Alemania, rompiendo su relación con su por entonces compañero Cristiano Ronaldo.

Pese a su tormentosa relación con la selección inglesa, fallar en las grandes citas y ser el jugador que más cartulinas rojas ha visto jugando para los Pross -junto a David Beckham- Wayne Rooney continúa siendo por unanimidad el símbolo futbolístico del país. El totem de los tres leones. Ocho años después de su impactante aparición en la Eurocopa 2004 Rooney es un jugador más maduro, más tranquilo y con más ganas todavía de ser importancia, pero continúa siendo igual en un aspecto. Su confianza en sí mismo continúa intacta. Quiere que le den el balón a él tanto como entonces para ganar el partido. Así que dadle el balón de Wayne Rooney. Ha llegado su momento.

Toda la Información de la Selección Española desde Gniewino

Síguenos también desde TwitterFacebook

Inglaterra: Dadle el balón a Wayne Rooney, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche