Histórico
19 junio 2012David De la Peña

Francia: Las cinco dudas de Laurent Blanc

El título obtenido con el Girondins de Burdeos la temporada 2008/2009 fue sin duda el principal argumento para que Laurent Blanc fuese elegido como seleccionador francés. Sin duda, una victoria sorpresa, teniendo en cuenta que fue el equipo encargado de arrebatar la supremacía en el campeonato galo a un Olympique de Lyon que llevaba siete temporadas consecutivas proclamándose campeón.  Aquel Burdeos consiguió ganar la Ligue 1 con un fútbol dinámico, asociativo, siempre ordenándose en base al balón. En base a este estilo, elegirle a él para  equilibrar todo el talento que acumula la actual selección francesa, podemos decir que fue una decisión coherente.

Sin embargo, y a pesar de que ahora mismo todo el mundo coincida en señalar a Francia como una de las principales candidatas a ganar esta Eurocopa, ni mucho menos obtener tal consideración ha sido un camino de rosas. Ya son de sobra conocidos los graves problemas, y la pésima imagen con la que la selección salió del pasado Mundial de Sudáfrica. Un enfrentamiento de Anelka con Domenech en el descanso del partido contra Mexico acabó con la expulsión del por entonces futbolista del Chelsea de la concentración, algo que no sentó nada bien a los principales pesos pesados del grupo, que se negaron a entrenar el día siguiente. Esta actitud tuvo un rechazo brutal por parte de la prensa del país, que incluso llegó a tacharles de desertores, siendo posteriormente el tema tratado por Sarkozy en el mismísimo Elíseo. Por suerte, al buen hacer en la dirección de campo de Blanc, se unieron una buena gestión de grupo, y ahora mismo los problemas que rondan la cabeza del seleccionador son otros en la Eurocopa 2012.

1. El debate de Malouda. La inclusión de Malouda en el primer once de Blanc contra Inglaterra generó debate. Un futbolista venido a menos, que ni siquiera había sido titular en el Chelsea durante la última campaña. Si Malouda es de la partida, Francia se establece en un 4-3-3, y lo cierto es que si  está acertado, puede aportar mucho al funcionamiento colectivo. Su inclusión permite a Evra ganar altura con más facilidad y continuidad, ya que tiene la espalda cubierta en todo momento. Además, su movimiento exterior permite que Ribery juegue con comodidad por dentro, estando el equipo equilibrado, y ofreciendo lógicamente un fútbol natural en el carril exterior izquierdo, puesto que ha sido su posición durante gran parte de su carrera. Además, en el retorno, Francia puede ser más ancha, ya que a los costados del mediocentro se encuentran él y Cabaye, de modo que el repliegue es más sólido. El problema es que un Malouda que no es dinámico y no ofrece esa solución exterior de manera continua, hace más pesado el juego de Francia, y la fase ofensiva es bastante espesa.

2. La opción Menez. SI hablábamos de que con Malouda la selección francesa se establece en un 4-3-3, si el del Chelsea sale para darle la opción a Menez, Francia cambia a un 4-2-3-1 de naturaleza más ofensiva. La opción la vimos contra Ucrania, y aunque es matizable por la naturaleza de la selección anfitriona, merece la pena analizar si resulta conveniente. Ucrania juega prácticamente en 4-2-4, estando Yarmolenko y Konoplyanka, por lo general, bastante alejados de los laterales, permitiendo al rival que castigue en los carriles exteriores. Con un Ribery tan entonado, que acumula tantas recepciones y lleva el peso de las transiciones, el rival se siente atraído hacia su perfil derecho, dando facilidades en el lado opuesto. Allí puede esperar Menez al cambio de orientación con el carril despejado, ya que queda fijo en el extremo opuesto. Francia es por tanto más ancha con Menez en el campo en su fase ofensiva. Pero también lo es en el repliegue, y vimos a una Ucrania que pudo hacer daño porque los dos mediocentros sufren para abarcar todo el ancho del campo.

3. Alou Diarra o M’Vila. Vimos a M’Vila unos minutos frente a Ucrania, por lo que se descarta casi de manera definitiva que el hecho de que no fuese titular se debiese a problemas físicos. Es probable que Blanc quisiera fortalecer esa transición defensiva que se iba a ver mermada con la ausencia de Malouda ubicando al centrocampista del Marsella, que además de ser un auténtico titán en la recuperación, es hombre de confianza del seleccionador (fue pieza clave en su Girondins campeón). Lógicamente Diarra corrige muchos problemas, porque físicamente es un portento y abarca mucho terreno, pero penaliza al equipo en el inicio de jugada. No solo su nivel técnico para recibir, girar y tocar, si no el factor psicológico, que influye en el momento en que el futbolista conoce esas limitaciones. Alou Diarra le ofrece pocas soluciones a los centrales, y ante ese panorama Francia está adoleciendo de una salida más limpia. Ucrania le apretó a buena altura y los franceses no controlaron el partido en la primera mitad. La pregunta es si Blanc se atreverá con un 4-2-3-1, más dinámico y atrevido, y con M’Vila junto a Cabaye para limpiar el inicio de jugada, aun a riesgo de perder dos de sus mejores efectivos en transición defensiva: Malouda y Alou Diarra.

4. Evra o Clichy. Blanc también sorprendió en el partido ante Ucrania dejando en el banquillo a Evra para dar entrada a Clichy. Sobre todo teniendo en cuenta la variación táctica y la salida del equipo de Malouda. Es evidente que Malouda resultó poco productivo contra Inglaterra, y lo fue por dos motivos. El primero, la ya comentada ausencia de ese movimiento exterior que liberase a Ribery y le hiciese protagonista por dentro. El segundo (que no fue culpa suya), fue la ausencia de profundidad desde el lateral de Evra, por lo que esa función de corrector carecía de sentido. Probablemente Clichy entró para paliar ese problema y ofrecer al equipo un carril exterior más profundo. Lo sorprendente es que Blanc decidiese hacerlo con el 4-2-3-1, conociendo los problemas del lateral izquierdo del Manchester City en cuanto a conceptos defensivos se refiere. Veremos si le da continuidad a la idea, o si es un toque de atención a Evra, porque sin Malouda ni Evra, Francia puede tener una gran carencia defensiva en su banda izquierda.

5. Karim Benzema. Principal protagonista y asumiendo el rol de estrella del equipo, lo cierto es que da la sensación de que esa necesidad imperial de que el juego pase por sus botas, está haciendo que su registro se quede corto. Siempre en el apoyo, es evidente que la continuidad que le da al juego en la corona del área es de primerísimo nivel. Por si fuera poco, contra Ucrania, ese movimiento de apoyo significó dos asistencias (la segunda de ellas brutal), por lo que parece poco lógico cuestionar su fútbol en esta Eurocopa. Sin embargo, aun con su condición de estrella, no debemos olvidar que es el ’9′ del equipo, y que se le presupone que en algunos momentos lance algún desmarque de ruptura, bien para finalizar, o bien para producir espacios a su espalda. Blanc podría resolver el problema situando a Giroud por delante, pero parece poco probable teniendo en cuenta que tan solo han sido dos los delanteros convocados. Veremos si Karim aumenta su registro en esta Eurocopa, pero parece importante que lo haga si Francia quiere subir un escalón más su nivel.

Desde luego, las dudas de Blanc ahora mismo son mucho más cómodas de afrontar. Todas relacionadas con el juego y no con ese problema grupal que se encontró al acceder al cargo. Es obvio que la plantilla que maneja es de primer nivel, y que todas esas piezas bien ajustadas dan, sin duda alguna, para acabar en un equipo campeón. Desde luego, sería precioso para Laurent Blanc conseguir tan flamante éxito, sobre todo, después de celebrar el sorprendente título liguero de su Montpellier. Sin duda, un hombre supersticioso como el actual técnico francés (esos besos en la calva de Barthez nunca se olvidarán), pensará que esa victoria liguera del club que le dio la vida futbolísticamente,  es un buen augurio.

Toda la Información de la Selección Española desde Gniewino

Síguenos también desde TwitterFacebook

Francia: Las cinco dudas de Laurent Blanc, 4.0 out of 5 based on 3 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche