Histórico
20 junio 2012Jose David López

Euro 2012: Rusia, Holanda, Irlanda y Ucrania, decepciones

La fase de grupos de la Euro 2012 finalizó, dejando los primeros análisis de una competición que, como siempre, ha dejado algunas sorpresas por el camino. Globalmente no han sido tantas como en anteriores ediciones pero sí se repite la fórmula de lo imprevisible en algunos casos. Sistemas que no acabaron de funcionar, egos en un vestuario lleno de estrellas en crisis, pura incapacidad competitiva o simple impacto imposible de ser explicado. Lo único cierto es que los cuartos de final ya tienen sus ocho selecciones definitivas y algunas de las que pretendían alcanzar esos retos han quedado ya atrás. Analizamos los cuatro casos más importantes donde el fracaso es ya una realidad que afrontar.

Rusia, Dick Advocaat y el fracaso de una gran camada: La mejor generación del fútbol ruso en varias décadas y la única que había dado la cara en fases finales, se apaga sorprendentemente antes de tiempo. Ya pasó en 2010 cuando ni tan siquiera llegaron a suelo africano, pero nada hacía prever que la leyenda gris se repitiera. No sólo encandiló su gran impacto en la jornada inaugural ganando fácilmente a la República Checa (4-1) con la versión asociativa y eficiente en posesión que conocíamos de sus mejores citas, sino que además multiplicó su propuesta ofensiva, puesto que fue capaz de generar más ocasiones que nunca. Su falta de pegada (sobre todo un desacertado Kerzhakov, con once tiros y ni un solo gol) no parecía un problema con tanta superioridad pero sí lo empezó a ser ante Polonia tras media hora de gran dominio donde debieron dejar sentenciado un choque que acabaron empatando (1-1) y, sobre todo, ante Grecia en el choque definitivo que limitó su estancia en la Eurocopa. Veinticinco disparos a puerta ante los helenos evidencian que su propuesta era la adecuada para volver a ser protagonistas como en 2008 pero que su merma rematadora acabó condenándoles sin otorgarles una oportunidad más.  Dick Advocaat, que ya había anunciado previamente su marcha al PSV, encontrará la puerta de salida más que abierta.

Holanda, Van Marwijk y la eliminación más imprevista: Que el subcampeón del mundo caiga derrotado en los tres partidos de la Eurocopa posterior a su éxito, es algo que pocas veces ha sucedido en la historia del fútbol continental. Solo por ello, claramente la eliminación de Holanda y los acontecimientos que lo han provocado, son la mayor sorpresa del torneo. Dos goles entre tres partidos parecen pocos teniendo entre otros a los máximos goleadores del curso en Bundesliga y Premier (Huntelaar y Van Persie), aunque su verdadero problema estuvo en la incapacidad para generar fluidez medular y en las fragilidades que mostró en cuanto el rival atacaba su débil línea defensiva. Porque en estático o en la contra (se vio ante Dinamarca y Portugal), solo seis defensores (cuatro centrales y dos laterales), siendo todos de un nivel medio-bajo para la competencia que tenían delante, frenaría su progresión tarde o temprano. Si a ello le sumamos que la dinámica de grupo fue nula y llena de egos enfrentados desde el primer día (como han resaltado Robben o Van Bommel), el fracaso era cuestión de tiempo o de resultados prematuramente negativos.

República de Irlanda, la impotencia de quien se convierte en ‘cenicienta’: Seguramente entraba en todas las quinielas que el equipo irlandés pasada sin hacer mucho ruido por tierras polacas pero su problema fue remitirse precisamente a eso. Hubiera bastado con hacer temer o doblar las rodillas a uno de sus rivales de grupo para dejar un sabor de boca mucho más convincente. Su reto no era acceder a la siguiente fase pues está lejos de la realidad, pero sí molestar, incomodar y producir catarsis en al menos un enemigo habiendo sacado algún punto esperanzador. Nueve goles recibidos, uno solo anotado (y evidentemente en estrategia) y pésima imagen de sus estrellas, las que ahora irremediablemente deberían dar un paso a un lado (Duff, Keane, Given, Dunne… han mostrado un nivel muy pobre), para dejar que las nuevas generaciones busquen recuperar el axioma de la siempre poderosa hinchada de Eire. La receta de Trapattoni estaba exenta de condimentos.

Ucrania, la carencia de gol castigada: Años preparando la fase final que la UEFA les había ‘regalado’ para impulsar junto a Polonia (en una tesitura parecida ahora mismo) su fútbol justo en el momento en el que sus clubes estaban apareciendo ya en fases comprometidas de las competiciones continentales, parecían haber encontrado una respuesta contundente por parte de la selección. Oleg Blokhin, encargado de los dos milagros anteriores en fases finales, no ha podido impulsar el talento de un equipo que mezclaba muy bien veteranía y juventud. Una unión con la grada que solo encontró réditos en el primer partido, donde fue capaz de reaccionar y remontar, porque desde ese instante su apatía de cara a puerta fue mayúscula y encaminada a su adiós del torneo. Cedió sin opciones ante Francia y sí debió sacar más premio ante Inglaterra en un choque donde fue mejor pero su nula pegada ofensiva le impidió soñar. Es el adiós de Shevchenko y su generación. Es el momento del cambio.

Toda la Información de la Selección Española desde Gniewino

Síguenos también desde TwitterFacebook

Euro 2012: Rusia, Holanda, Irlanda y Ucrania, decepciones, 5.0 out of 5 based on 3 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche