Histórico
1 junio 2012Jose David López

Euro 2012: Inglaterra y su verdadero nivel

Es una de las selecciones que más alimenta la especulación, los rumores y la pasión cuando llega una fase final. La Eurocopa 2012, además, será muy diferente para Inglaterra. No se trata de ejercer de villano mirando un palmarés donde no existe una Euro (ni tan siquiera lograron plantarse en la final) lo que ya podría ser revelador y responder por sí solo a la necesidad de terminar con la sequía. Tampoco recordar que en la anterior, en 2008, no fueron capaces ni de sacar los billetes y, desde luego, sobran comentarios que abran el incuestionable debate sobre si Roy Hodgson es el entrenador más acertado para afrontar una competición tan importante una vez destrozado el proyecto inacabado de Fabio Capello.

Sin existir unanimidad ni satisfacción por los aficionados, la lista de 23 convocados aseguraba nuevos trasfondos pues más allá de los razonables análisis y de las preferencias de cada inglés, existía el ‘morbo’ añadido de varias polémicas en el vestuario. El mismo que aún tiene un juicio abierto a Terry por actos racistas contra el hermano de Rio Ferdinand (Anton Ferdinand). El que ha enterrado al propio icono del Manchester United por ser solución más accesible. El mismo que tenía que elegir nuevo capitán por enésima vez. Aquél que mantendrá sus escalones tras no haber la deseada ‘limpia’ que terminara con los egos de antaño. El que busca un sustituto de potencial al sancionado Rooney. El que además se ha topado con una serie de lesiones dolorosísimas. El mismo que a lo largo de su historia, ha sido incapaz de alcanzar la gloria para la que muchos creen que está predestinado pero que, salvo giro, vuelve a llegar a una fase final con la agonía como escudero y una sensación polémica a su alrededor. Pero sobre todo, la firmeza de que, pese a sus nombres y lo romántico de sus Tres Leones, sigue estando lejos de poder alzarse con el título.

La comparación más directa se establece con las dos selecciones que, sobre la lógica, parten con más opciones en esta Eurocopa: España y Alemania. Más allá de haber caído claramente hace dos años contra la generación de Joachim Low en Sudáfrica o de haber vencido a España en un amistoso en Wembley hace un año, la irregularidad y falta de bases establecidas en su colectivo, generan sensaciones dubitativas y recelosas respecto al verdadero nivel de la selección inglesa. Jugadores con experiencia contrastada, capacitados para competir al primer nivel, para destacar en colectivo o a nivel individual y, desde luego, acostumbrados a la presión. Sin embargo, este equipo inglés tiene el mal endémico de quien arrastra una losa eterna sin títulos internacionales en su lista y un banco de controversias que sólo los resultados lograrían disipar.

Portería: Joe Hart es el guardameta titular e intocable desde que hace tres años encontrara hueco entre las miles de dudas ofrecidas por sus antecesores. Es quizás el puesto donde más solvencia existe actualmente pese a haber sido su gran merma en las últimas décadas. Joven, hambriento, ambicioso e instalado en un momento de forma espectacular, el portero del Manchester City no tiene rivales comparables en Robert Green o Jack Butland (por lesión de John Ruddy). El primero ya sabe lo que es que todo el país te odie por un espantoso fallo en el pasado mundial ante Estados Unidos y el segundo obtiene recompensa mayúscula por su gran temporada con el Norwich. Un rol claramente ajustado a Hart donde existirían problemas si tuviera que ausentarse.

Defensa: Experiencia contrastada, solvencia demostrada en Premier y seguridad por contundencia. Desde auténticos profesores de la materia como John Terry o Ashley Cole, hasta confirmaciones plausibles en los últimos años como Gary Cahill, Phil Jones, Joleon Lescott, Leighton Baines, Phil Jagielka o Glen Johnson. Los tres Blues deben ser titulares sobre el papel, quedando el sector derecho en mano del Red. Existe capacidad de contención, limitar amenazas rivales, poder aéreo o sorprender con carrileros de profundidad, pero para ninguno de ellos la Eurocopa llega en un momento especialmente notable en lo que respecta a la forma física y moral. La ausencia de Ferdinand por motivos personales representados en un problema con Terry así como la lesión de Kyle Walker, han limitado levemente su potencial

Medular: Es la línea que mayores debates recrea cada convocatoria puesto que la compatibilidad o imposibilidad de alinear a Steven Gerrard (nombrado nuevo capitán) junto a Frank Lampard, seguiría estando de actualidad. Por desgracia para sus planes, es que esta vez será imposible por lesión de última hora del icono del Chelsea, lo que ha destrozado aún más sus opciones en la medular, ya que la contención de Gareth Barry también sufrió un contratiempo físico y volvió a casa desolado. El comodín James Milner, el equilibrio de Scott Parker (que llega mermado físicamente por molestias) y sobre todo la capacidad de desequilibrar con sus extremos Theo Walcott, Ashley Young, Stewart Downing y la gran atracción de la lista, Alex Oxlade-Chamberlain, convierten a la medular inglesa en una de las más completas del torneo. Sin embargo, se echa en falta a un creador absoluto, momento en el que todos recuerdan la grave lesión que ha frenado a Wilshere (muchos demandan a Carrick) y se duda especialmente del planteamiento táctico del seleccionador en esta zona. Y es que con el brazalete ya en su poder, resulta extraño pensar que Gerrard no vaya a ser ya intocable, por lo que casi seguros de tener que jugar con un mediocentro de trabajo (sin Barry ese rol puede ser de Parker), las otras plazas determinarían extremos que como Young-Walcott dando por sentado que se jugará con un solo punta.

Delantera: Existe una estrella mundial, Rooney, con argumentos sobrados para esperar nuevamente lo máximo aunque de nuevo debilitado por una sanción arrastrada de dos partidos, y tres escuderos ofensivos con propuestas completamente diferenciadas. El oportunismo acelerado de Jermaine Defoe, la asociación creciente de Danny Wellbeck o la potencia de Andy Carroll. Teniendo en cuenta la ausencia del mancuniano en los dos primeros partidos,  es muy probable que el planteamiento inicial sea confiar en un solo punta para poder aprovechar su potencial en bandas y surtir balones al área. Por ello, me inclino a pensar que en ese rol de inicio de torneo, Carroll sería el elegido. Una vez que Rooney regresara, habría que analizar cómo fue el campeonato hasta entonces puesto que, para cuando vuelva, podrían estar ya clasificados o prácticamente eliminados y ese contexto es determinante para anticipar análisis.

Por tanto, Inglaterra goza de una saludable combinación de alternativas como para ser tomada en cuenta entre las principales potencias del continente en esta Eurocopa 2012, pero deberá demostrar que su mal endémico en citas de máximo nivel no vuelve a superarle. Sus rocambolescas pesadillas de vestuario, la falta de confianza en el colectivo desde sus propios aficionados y la marchita seguridad que ofrece el nuevo seleccionador (pues todo el país deseaba en su puesto a Harry Redknapp), vuelven a ser problemas. Esos que la debilitan notablemente respecto a selecciones más identificativas con un modelo y las prestaciones del mismo. España, Alemania y Holanda ya superaron esa fase de peligro que vuelve a evidenciar que Inglaterra está aún un par de escalones por detrás.

Nueva Camiseta Umbro Inglaterra 2012 o Roy Hodgson, inglés errante en equipo errante

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Euro 2012: Inglaterra y su verdadero nivel, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche