Histórico
30 junio 2012Jose David López

España: Mejoras y mermas cuatro años después

Fue la noche del cambio. La cita con la dinámica positiva que arrastra la gloria hasta nuestros días. El partido que, de alguna manera, transformó el registro y lo situó en la élite. El día en el que la realidad por fin se encontró con los sueños que durante tantos años se habían perdido en el tiempo. España perfiló solo con un resultado nacido de un error defensivo notorio, la que iba a ser su apuesta segura y fiable para dominar Europa y el Mundo. Un disparo que simplemente, rompía un hilo decadente que enfurecía cualquier previsión exitosa y que jamás había logrado destruir, pero un hilo que se había convertido en la losa que impedía liberar el talento. Porque aquella noche vienesa en el antiguo Prater, esa imborrable victoria sobre Alemania, representaba el inicio de una etapa irrepetible en la historia del fútbol. Había nacido la Roja.

Una generación que hoy aún habla el mismo idioma y casi las mismas voces lo representan, pues nueve de los jugadores que saltaron al césped en aquella cita en suelo austriaco en la Eurocopa 2008, jugarán la finalísima 2012 este domingo de nuevo, aunque esta vez contra Italia (a la que ya se han enfrentado en la fase de grupos empatando 1-1). Iker Casillas, Sergio Ramos, Andrés Iniesta, Xavi Hernández, David Silva, Cesc Fábregas y Fernando Torres, fueron titulares en el duelo ante Alemania que cambió la historia del fútbol español hace cuatro años. En aquella histórica noche, también jugaron dos de los actuales integrantes, pues Xabi Alonso y Santi Cazorla tuvieron su oportunidad en la segunda parte.

Viendo los nombres y su rol determinado en el equipo actual de Vicente del Bosque, se antoja muy difícil (prácticamente imposible), que los nueve repitan al menos con unos minutos, aunque sí lo harán salvo problemas físicos, el portero estrella del actual torneo (Casillas), el mejor zaguero (Ramos), dos de los mediocentros (Xavi y Xabi), y tres llegadores (Silva, Iniesta y Cesc), con lo que volverían a ser siete los titulares y sólo faltaría decidir si jugará el citado Fábregas como ‘falso nueve’ o por el contrario sería Fernando Torres, otra opción teniendo en cuenta que fue el goleador ancestral durante aquella noche.

El perfil de aquella selección dirigida por Luis Aragonés, no dista en grandes contrastes de la actual, aunque detalladamente, el recuerdo de esas victorias parece hoy la mayor lacra e impedimento para que España siga en la dinámica de tranquilidad bajo los efectos de su talento. Sin embargo, con algunas dudas suscitadas durante el torneo, muchos creen que aquellos jugadores tenían un carisma y entrega especial, que les hizo superar obstáculos cuando nadie confiaba en ellos. Salvo excepciones, la mayoría de ellos han aumentado su categoría y son hoy jugadores más completos. Aunque también hay ejemplo que han descendido su aportación, están desaparecidos o simplemente no encuentran su mejor versión.

Iker Casillas ha reafirmado lo que ya era por entonces, el icono y líder de vestuario que llevaría a la Roja a lo más alto con intervenciones mágicas. Sergio Ramos ha extendido su aureola y se ha convertido en un central de potencial mundial pese a que por aquella etapa era el carrilero diestro que había tenido ‘roces’ con el seleccionador. Andrés Iniesta estaba gestando su mágica noche de dos años más tarde en Sudáfrica para entrar en el podio de leyendas del fútbol español pese a que aquella versión era más dada a lesiones aunque también más acelerada. David Silva es ya príncipe en tierra de gigantes con la Premier a sus pies, aunque aún debe dar un paso más al frente con la selección. Xabi Alonso pasó de la suplencia a ser titular y eje principal del mediocampo en esta edición donde incluso ha mostrado su capacidad de llegador. Y desde luego, Cesc estaba por entonces en duda constante por su frialdad y falta de rendimiento con la camiseta nacional y ahora es hasta el hombre más adelantado.

En el extremo opuesto, con más pesadez física y mental, están dos jugadores de aquella noche vienesa. Xavi Hernández no encuentra su ritmo, su espacio o su estabilidad, lo cual ha mermado muchísimo la capacidad de mantener equilibrio y rigor creativo en la medular. Y es que a veces ha sido incluso el jugador más liberado y adelantado del equipo. Una circunstancia que denota fragilidad física y agotamiento global. Suficiente para que Del Bosque incluso lo retire del césped en una maniobra increíble apenas un par de años atrás. El otro jugador que ha perdido algo de ‘fuelle’ desde entonces es Fernando Torres, incapaz de ajustarse al esquema de su nuevo entorno en el Chelsea, derrotado por una psicología negativa que arrastra desde hace mucho tiempo y de la que solo sale de vez en cuanto en chispazos que recuerdan su autonomía.

Pero este domingo, los ‘nueve supervivientes’ dela transformación de España estarán en Kiev, en un estadio Olímpico que espera repetir sueños y situarse en lo más alto de la historia del fútbol mundial con la tercera fase final consecutiva. Un colofón a una historia redonda que empezó aquella noche en Viena.

Síguenos también desde TwitterFacebook

España: Mejoras y mermas cuatro años después, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche