Histórico
30 junio 2012Francisco Ortí

España: El metrónomo de Xavi Hernández

Marca el tempo, lleva el compás. El metrónomo es la pieza básica sobre la que gira el espectáculo al completo. Ejerce su trabajo desde la rutina, sin adornos, desde el anonimato al que le condena ser un mero recurso. Sin embargo, es tan indispensable como el resto. Todos les necesitan para ejercer su trabajo. Los músicos recurren a él buscando ayuda cuando pierden el ritmo. Nadie piensa en él hasta que es necesario. Aunque nadie lo vea, aunque nadie piensa en él, sin su presencia el espectáculo no podría continuar. En la Selección española, Xavi Hernández es el metrónomo. Uno en el que ya no nadie repara a la hora de repartir elogios.

España volverá este domingo a disputar la final de una Eurocopa como sucediera cuatro años atrás. Será un escenario distinto al de entonces (de Viena a Kiev) y un rival diferente (de Alemania a Italia), pero en términos futbolísticos España se encuentra en el mismo lugar que en 2008. Continúa en lo más alto. Sin embargo, el ecosistema dentro de la propia Selección ha cambiado más de lo que parece. Aquella Eurocopa de Austria y Suiza tuvo dos héroes en el bando español. Con permiso de Iker Casillas y sus paradas en la tanda de penaltis contra Italia en cuartos de final, los protagonistas del triunfo final fueron Xavi Hernández y Fernando Torres.

El delantero anotó el gol de la final, protagonizando una imagen para la historia, mientras que Xavi Hernández recibió el galardón al mejor jugador de la Eurocopa 2008. Cuatro años después ninguno de los dos está considerado como uno de los principales candidatos a ser el mejor de la Eurocopa. El Niño se encuentra en el peor momento de su carrera, sus actuaciones están muy por debajo de lo esperado y  ha desatado un fuego cruzado entre sus partidarios y sus detractores. Xavi, por el contrario, no despierta tantas pasiones. Se asume con insultante normalidad que los elogios tengan otros destinatarios, y se hable de Casillas, Andrés Iniesta o Sergio Ramos, por encima de él.

Lo cierto es que Xavi Hernández no está brillando a la altura de otras ocasiones. En ciertos momentos da la sensación que su metrónomo no sólo mide el ritmo futbolístico, sino su propio ritmo físico. Parece estar controlando sus fuerzas, restringiendo sus esfuerzos al máximo para evitar desfondarse antes de tiempo. La posición en que le sitúa Vicente Del Bosque, por delante del doble pivote y ejerciendo de enlace por detrás de un único delantero (o falso nueve), le obliga a llegar mucho más al área rival, a multiplicar sus funciones, por lo que esa enconada lucha contra el desaliento queda más en evidencia todavía. Genera la sensación de no estar desplegando todo su potencial.

Sin embargo, no es más que una sensación. Una falsa concepción. El rendimiento de Xavi Hernández no ha decaído. Evidentemente, actuando de mediapunta, sólo unos metros por detrás del delantero, o ejerciendo prácticamente de segundo delantero, le desarman sus carencias físicas. Pero si entendemos y aceptamos a Cesc Fábregas como falso nueve, hay que entender y aceptar a Xavi como falso mediapunta. Pese a la disposición en la pizarra y a las obligaciones tácticas, su rol no es ese, sino el de metrónomo. Sino el de ser la pieza clave sobre el que gira toda la obra. Cuando algo falla, allí está Xavi. Cuando alguien se equivoca, allí está Xavi. Cuando alguien pierde el ritmo, allí está Xavi

Como metrónomo su rendimiento ha alcanzado el sobresaliente. Tras cuatro años de éxitos, ganando la Eurocopa y el Mundial, España es el equipo a batir, todos los rivales han estudiado su funcionamiento, sus líneas maestras y la diseccionan para saber como frenarla. En esta Eurocopa 2012 varias selecciones han sabido entorpecer la circulación del balón de los españoles. A Xavi, sin embargo, esto no le ha afectado. Los números lo reflejan perfectamente. El mediocentro es el jugador que más pases ha completado durante todo el torneo, y el mayor porcentaje de acierto tiene. Ha completado 455 pases de 533 intentos, con un 85 por cierto de acierto. El metrónomo nunca ha dejado de funcionar y sólo necesita un esfuerzo más para completar de nuevo una obra perfecta. Los elogios, pese a todo, serán para otros.

Síguenos también desde TwitterFacebook

España: El metrónomo de Xavi Hernández, 4.0 out of 5 based on 1 rating

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche