Histórico
17 junio 2012Jesús Camacho

Alemania: Mesut Özil, el MC alemán

El rap es un estilo musical surgido de los barrios negros e hispanos neoyorquinos, vinculado desde inicios de los ochenta a la cultura musical del hip hop constituye uno de sus cuatro pilares fundamentales. El intérprete del citado estilo es conocido como MC -maestro de ceremonias- que realiza una recitación rítmica de rimas, juegos de palabras y poesía a capella o con una base musical denominada como beat. Un estilo que posee un componente racial muy alto, en sus letras con la firma del MC, habla la voz de la calle, del barrio, y por tanto gozan de un punto de rebeldía e irreverencia que le confieren un alto poder de atracción. Y hablando de irreverencia, rebeldía y diferencia me gustaría destacar la estelar presencia en el fútbol actual de Mesut Özil, uno de aquellos enganches capaces de cambiar el rumbo de un partido con una acción genial. Lo explica en el césped, pero también con su propio rap, su pasión oculta.

Hijo alemán de inmigrantes turcos, nacido en el viejo pueblo minero de Ruhr, en Gelsenkirchen y, criado futbolísticamente en las inferiores del Schalke, Mesut constituye a día de hoy el elemento diferenciador del orden, la fiabilidad y potencia que caracterizan al fútbol alemán. En Özil Alemania ha encontrado a ese nº10 que tanto han esperado, al futbolista que piensa el juego de una manera diferente a la de sus compañeros, que genera el fútbol con su cabeza y sale por sus precisos pies. El mejor intérprete de ese fútbol imaginativo y puro de la calle que futbolistas como Fritz Walter, Overath, Hansi Müller, Magath, Netzer, llevaron a la Nationalmannschaft. Además ejerce como ejemplo de una selección alemana integrada en el mestizaje, afortunadamente muy lejana ya al caduco Lebensraum, una bocanada de aire fresco que bajo la dirección técnica de Joachim Löw ha sabido captar y amalgamar la diversidad cultural que se vive en el mundo actual. Un equipo ancho para jugar profundo, allá donde resurge la figura de Mesut Özil, futbolista con mucho encanto, con una gran cuota de fineza e improvisación, generador de situaciones de peligro constantes.

Pues el chico de la melancólica mirada es de esos privilegiados que ven la jugada antes de producirse, un jugador que se mostró al mundo en el Werder Bremen, pero que ha demostrado su valía en el Real Madrid, conjunto plagado de estrellas que han tenido que hacer hueco para que pasara el genial jugador de Ruhr. Tanto el Bernabéu como Mourinho le han disfrutado y sobretodo captado a la perfección su estilo, su calidad, también sus limitaciones físicas. Por ello a Mesut tan solo se le exige ese pase marca de la casa, su capacidad para conectar el juego ofensivo. Y por esa misma razón ha relegado al ostracismo a futbolistas que a priori tenían mayor cartel que el joven enganche alemán. Pocos futbolistas han demostrado similar capacidad de adaptación en la historia del Real Madrid, pero como suelo decir el talento siempre vence por encima de todas las cosas. Aunque Mourinho en su modo de ver el fútbol pueda ser partidario de jugadores con más motor, el técnico de Setubal ha demostrado una vez más, ser lo suficientemente inteligente como para reconocer en Özil al tipo de futbolista que tiene una personalidad propia y una calidad única, capaz de interpretar el fútbol de una manera distinta.

Hoy en día la música que da color a la ordenada orquesta alemana, aquella poesía y recitación rítmica, es la que propone Özil con su fútbol rapeado. Su mirada melancólica lleva al engaño al rival, pues Mesut que desprende tristeza por sus ojos, hipnotiza al rival con el torrente de creatividad y alegría que le sale por los pies. Y el fútbol que es la historia y el arte del engaño, encuentra en este enganche, en este tipo irreverente que amaga cuando debe hacerlo, inventa pases de la nada y aporta su personalidad peculiar, a uno de los más talentosos jugadores europeos de la actualidad. Se puede considerar que el melancólico Özil lidera la generación del talento y la diversión a la que Löw dio cuerpo y forma en la selección alemana, la de los Özil, Podolski, Schweinsteiger, Khedira, Kroos, Müller, Mario Gómez…

Una nueva Alemania surgida de la imaginación de un joven futbolista al que su alma de rapero le delata, pues le acerca a esa irreverencia, a esa rebeldía del fútbol de barrio, a la teoría del caos, ciclo de orden, desorden… Quizás por ello después del fútbol encuentra en la música su mayor pasión, y en concreto en el rap, donde hizo sus primeros pinitos, al lado de su amigo, el rapper alemán Jan Delay, con quien ya grabó un disco. Pues de las botas de Özil surge la base musical de la selección alemana, los beat con los que los pupilos de Joachim Löw pretenden suceder a la selección española en el reinado del fútbol europeo. Y es que sin ningún género de duda, Mesut es a día de hoy el maestro de ceremonias de la selección, el MC de Alemania y por derecho propio el crack melancólico del fútbol actual.

También te interesa: Ozil, la antítesis germana

Toda la Información de la Selección Española desde Gniewino

Síguenos también desde TwitterFacebook

Alemania: Mesut Özil, el MC alemán, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche