Histórico
20 mayo 2012Francisco Ortí

Lampard: El día redondo del ‘Hammer-boy”

El West Ham sufría para doblegar al Bradford en Upton Park cuando Paul Kitson fue derribado dentro del área y el árbitro decretó penalti. Era un momento decisivo de la temporada. Los Hammers estaban atravesando una profunda crisis de resultados en la que habían sumado únicamente un triunfo en las últimas ocho jornadas. El equipo se hundía en la clasificación y estaba perdiendo en en casa ante un claro candidato al descenso. Marcar ese penalti era vital. Momento clave para los veteranos, pero en el mismo momento en el que el colegiado señalaba el punto fatídico, un canterano de apenas 21 años se dirigió decidido, cogió el balón y lo plantó en los once metros. Quería ser él quien asumiera la responsabilidad. Un gesto de personalidad, que, sin embargo, no fue bien acogido por uno de los veteranos del equipo. Paolo Di Canio no estaba de acuerdo con la valentía del canterano. Le arrancó el balón de las manos y le dejó claro quien mandaba en Upton Park.

Di Canio acabó lanzando y marcando ese penalti, mientras el despechado canterano de 21 años observaba contrariado desde el pico del área con los brazos en jarra. Ese joven valiente no era otro que Frank Lampard. Aquel día los galones de Paolo Di Canio le humillaron. Hoy, nadie discute sus palabras ni se atreve a robarle los penaltis. Él es el jefe. Mientras Di Canio entrena al Swindon Town, recién ascendido a League One (Tercera División de Inglaterra), Lampard es uno de los líderes del Chelsea que reina en Europa. Aquel penalti que no le robaron en un partido cualquiera de una temporada cualquiera de la Premier League, Lampard lo lanzó en el partido más importante del año, la final de la Champions League, y lo marcó para contribuir a que los Blues por fin levantaran la ansiada Copa de Europa. En Munich nadie discutió sus galones.

Después de una temporada dolorosa en la que André Villas-Boas le arrinconó para otorgarle una presencia marginal en el Chelsea sin que a nadie le pareciera sorprendente, Lampard grita de rabia que está más vivo que nunca y todavía quedan goles en sus botas. A lo largo de esta campaña se ha discutido la continuidad del centrocampista en el Chelsea y hasta su presencia en la selección de Inglaterra, pero con la llegada de Roberto Di Matteo su realidad ha cambiado radicalmente. De marginado pasó a ser de nuevo el líder. El técnico italiano le devolvió los galones y así comenzó la resurrección de un Chelsea que pone el broche de oro que todo el mundo recuperó con una sonrisa. Los Blues han pasado de estar al borde del precipicio, a levantar la FA Cup y, sobre todo proclamarse campeones de la Copa de Europa después de nueve años intentándolo de manera desesperada, coincidiendo con la llegada de Roman Abramovich a Stamford Bridge.

De este modo, Lampard lograba por fin la ansiada Champions League que se le escapó de las manos en 2008 por un inoportuno resbalón de John Terry. En el Alliaz Arena, el centrocampista inglés toco el cielo como futbolista. En cambio, como aficionado su corazón estaba muy lejos de Munich y horas antes de que arrancara la final también le había dado una alegría. Lampard creció animando y admirando al West Ham. Era un Hammer convencido, aunque tampoco tenía muchas más opciones. Su padre, Frank Lampard senior, había sido una leyenda del conjunto londinense, con el que disputó más de 500 partidos como lateral izquierdo, mientras que su tío, Harry Redknapp, también fue jugador del West Ham. Su genética marcaba sus colores.

Unos colores que le mantuvieron en vilo pocas antes de que el Chelsea saltara al césped del Allianz Arena. Mientras el Lampard futbolista esperaba uno de los momentos más decisivos de su carrera, el Lampard aficionada tenía la mirada puesta en Londres, donde ‘su’ West Ham se enfrentaba al Blackpool en la final de los play-off de ascenso a la Premier League. Los goles de Carlton Cole y Ricardo Vaz Te acabaron firmando un triunfo que devuelve al West Ham a la máxima categoría del fútbol inglés por la puerta grande y comenzaban a trazar el día redondo de Frank Lampard.

Este sábado 19 de mayo será inolvidable a partir de ahora para Frank Lampard y puede convertirse en un punto de inflexión en su carrera. Tras quitarse la espina de la Copa de Europa y cumplir su objetivo con el Chelsea, Lampard puede pasar página y cambiar de aires para regresar a un West Ham que necesitará ayuda para asentarse en la Premier League, como se viene apuntando en la prensa inglesa desde el pasado mes de enero. El Lampard jugador y el Lampard aficionado volverían a encontrarse. El ‘Hammer-Boy’ estaría de vuelta en Upton Park y, esta vez, nadie se atreverá a robarle un penalti. El canterano de 21 años es ahora campeón de Europa.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Lampard: El día redondo del ‘Hammer-boy”, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche