Histórico
25 mayo 2012Jesús Camacho

Copa del Rey: Final con valor de cierre y continuidad

En el Vicente Calderón no hay paquidermos, pero la presencia representativa del monarca o en su caso de su legítimo heredero, cobra vital importancia en el marco de esta competición que lleva el nombre de la institución a la que representa. Pese a que un león herido intenta dar un zarpazo a la historia en el estadio colchonero, la caza mayor ha dejado paso a la caza menor, a la caza de un balón que pretende ser protagonista de una final en la que se expone y pone en juego uno de los estilos más valorados del variado corolario futbolístico que existe para llegar al éxito. Para algunos (entre los que me incluyo) el más cercano a lo considerado como verdad artística de este juego, para otros los desvaríos estéticos de una secta de iluminados rapsodas que solo conciben un estilo de fútbol. Nada más lejano de la realidad puesto que el fútbol bajo mi punto de vista se puede expresar, trabajar, de diversas formas y maneras. Todas ellas loables, susceptibles de llegar con éxito a la meta final, pero no todas capaces de dejar la impronta histórica de un estilo por el que jamás se les olvidará.

En ese rodar de la pelota la Copa del Rey nos ha proporcionado el enfrentamiento de dos de los reyes de la competición, que en el camino de la libre expresión sobre un terreno de juego, difuminarán la filosofía técnica de dos entrenadores que enseñan a sus futbolistas a competir a la vez que a disfrutar. Bielsa y Guardiola, el primero maestro que aspira a reinar y al que el fútbol le debe un gran triunfo que se le resiste, una victoria que haga justicia con el enorme trabajo que ha desempeñado desde que es entrenador. Y el segundo la trepidante e intensa historia de un loco del fútbol al que este recompensó vertiginosamente con uno de los mejores equipos de la historia, cuyo excelso reinado quedará grabado para siempre en la retina de los aficionados. En cierta medida dos monarcas del fútbol y un modelo que indefectiblemente pasa por la pelota y el gol sin condicionantes previos, con la transparente filosofía  vinculada al juego generado para crear ocasiones como vehículo para acceder al triunfo. Sin las obsesiones que genera el miedo a encajarlos, con un posicionamiento asentado en la idea de convertir y crear, de buscar la grandeza a través del fútbol y un modelo futbolístico.

Y hablando de modelos futbolísticos no podemos abordar un enfrentamiento entre Barcelona y Athlétic sin hacer referencia a dos de las mejores canteras del fútbol español: Lezama y La Masía. Lezama una filosofía sobre la que se sustenta el pasado, el presente y el futuro del club vasco. Un club con una genética propia y una política de cantera innegociable para la que tan solo ha quedado resquicio para cierto mestizaje que se constata en las categorías inferiores del club. En cualquier caso un histórico que meritoriamente resiste sin sucumbir a un mercado foráneo, en el que en muchas de las ocasiones la calidad no supera a lo que se puede encontrar y formar en tu propia casa. En cierta medida y teniendo presente esa pequeña evolución hacia el mestizaje, el club más puro del fútbol español y uno de los más verdaderos de la vieja Europa. Por su parte en La Masía encontramos la clonación incesante del gen del toque, de un modelo de juego que se despliega en todos y cada uno de los escalafones inferiores del club. Una cantera en la que ha encontrado la fórmula para eternizar un estilo de juego, una forma de jugar de memoria que cualquiera de los chavales azulgranas tiene automatizada en su cabeza. Un modelo al que el poderoso aporte de grandes y codiciadas piezas foráneas del mercado convierte en altamente competitivo.

Dos equipos que llegan con motivaciones diferentes pero un mismo objetivo, el Athlétic con la necesidad de certificar un gran año con un título, de derribar tópicos del fútbol que cuentan que las finales están para ganarlas y no para jugarlas, tópico que suena media verdad pues sin jugarlas difícilmente se pueden ganar. A eso aspira Marcelo Bielsa, a poderla disputar, pues en la Europa League, Falcao, la responsabilidad, la emotividad en exceso y el buen hacer del Atlético, les impidió jugarla de igual a igual. Quizás por ello Don Marcelo, que ya sabe que en sus chicos reside la fuerza del león, les ha pedido a los Llorente y compañía que prefiere la frialdad de once soldados a sueldo del balón, pues a estos les pesará menos las piernas. En cambio el Barcelona que llega en un momento crucial de su historia, supedita el epitafio azulgrana de Pep Guardiola al gen del toque, a la inspiración de Leo Messi y diez amigos, de los que no espera otra cosa, que le sigan haciendo disfrutar como en los cuatro históricos años que vivió al frente de la entidad.

Como muy sabiamente define Bielsa, “Hay victorias que aconsejan cierres y derrotas, la continuidad”, quizás por ello esta final de Copa, la ruleta del fútbol, tanto para uno como otro deparará cierre o continuidad. Para muchos el Athlétic no ha dado la talla en el momento decisivo de la temporada, pero la solidez de los cimientos construidos, invitan a creer en un equipo que sigue dando ejemplo allá por donde va. Para otros el Barça es un viejo paquidermo a la espera de un tiro de gracia real. Dicen algunos que en la mirada de Pep, en su pose actual, se intuye la extraña soledad del capitán de barco a punto de zozobrar, cuentan que en la cubierta la orquesta ha comenzado a sonar, pero lo que no han comprendido ni jamás comprenderán, es que el Titanic, hundido por un iceberg olvidado, es inmortal, pues cien años después de su hundimiento sigue vivo y su recuerdo permanece imborrable en la memoria de la gente. Aquella que espera vivir una fiesta que tanto para uno como otro podría tener valor de cierre y continuidad.

También te interesa: Guardiola, el adiós de la pelota o Athletic: De Marcos, el complemento de Bielsa

Síguenos también desde TwitterFacebook

Copa del Rey: Final con valor de cierre y continuidad, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche