Histórico
25 mayo 2012David De la Peña

Copa del Rey: Esquemas e ideales para disfrutar del fútbol

Creo que todos nos imaginamos un “Hasta luego”. Aun no ha terminado la brutal etapa de Pep Guardiola en el Barcelona, aun no ha dejado de ser el entrenador, pero inevitablemente, piensas en un “Hasta luego”. La principal emoción del partido reside en ello, en la despedida del entrenador que ha logrado la hazaña de ganar, nada más y nada menos, 13 de los 17 títulos que ha disputado. El técnico de Sampedor ha entusiasmado a cualquier aficionado al fútbol gracias a su perspectiva, su forma de entender el juego, y su gestión de todos los factores que influyen en ese término, tan plural, llamado fútbol. Guardiola se despide, esperemos que por un corto periodo de tiempo, de los banquillos, así que el partido cobra una dimensión especial.

Marcelo Bielsa va de la mano de otro término. El rosarino hace que se me ocurra un “Bienvenido”. Cierto que fue en el verano cuando muchos le recibimos con entusiasmo, pero el tiempo y la certeza de que sus ideas enriquecen nuestro fútbol, hace que darle la bienvenida tenga ahora un mayor fundamento. El décimo puesto en Liga del Athletic, puede, perfectamente, dejar un sabor agridulce, pero el espectacular camino del equipo en la Europa League, obteniendo el subcampeonato, con exhibiciones incluidas en escenarios tan exigentes como Old Trafford, sumado a la disputa de la final de la Copa del Rey 2012, hace que quede redimido de sus pecados ligueros.

Mientras que Pep tiene en su mano el poder de la incertidumbre, Bielsa, salvo sorpresa mayúscula, pondrá sobre la mesa las cartas de la misma forma que ha venido haciendo durante todo el curso. No hay duda de que ahora mismo recitar: Iraizoz, Iraola, Javi Martínez, Amorebieta, Aurtenetxe, Iturraspe, Susaeta, De Marcos, Ander Herrera, Muniain y Llorente, es un acto que requiere poco esfuerzo mental. El argentino le ha dado continuidad a estos hombres, y a un 4-1-4-1 que ya está en el recuerdo de todos los bilbaínos. Guardiola, sin embargo, ha sido más versátil. En 3-4-3 o en 4-3-3, y siempre con distintos matices dependiendo de los hombres utilizados, que le han dado al equipo una identidad diferente según el escenario.

El Athletic de Bielsa se ha caracterizado por ser valiente. Inicio de salida ancho, con recepciones de los laterales, generalmente, a costados de Iturraspe, con él como primera recepción en la base de la jugada, y un sinfín de alternativas por delante. Una ayuda continua de un jugador fabuloso como Ander Herrera, acumulando apoyos y ofreciendo continuidad a la jugada, y un De Marcos profundo, activando el sector derecho del Athletic con ese fantástico equilibrio conceptual que comparte con Susaeta e Iraola. Muniain, partiendo desde la izquierda, ha crecido como futbolista. Capaz de recibir en la base o de hacerlo abierto, conduce, atrae, desborda. Estamos ante un genio cuyo tope parece altísimo. Todos los automatismos, socorridos con el plan de urgencia Llorente. No solo goles, cualquier ahogo del equipo encuentra al Rey León en la referencia para dar tiempo, y hacer al equipo respirar y progresar.

Si algo ha sido penalizado en el Athletic de Bielsa, ha sido el carril central. Demasiado trabajo para Iturraspe. Los leones son un equipo fluido que concede tras la pérdida por la propuesta atrevida, que acumula muchos futbolistas delante de pelota. Hecho que haya provocado que la figura de Javi Martínez como central  se haya engrandecido. Javi se ha convertido en un corrector de primer nivel, a campo abierto su zancada y agresividad hacen que el equipo se salve, y su facilidad para achicar espacios permiten que la propuesta del Athletic sea competitiva. Que Bielsa no va a cambiar parece probable, y esto facilita la propuesta desde el punto de vista blaugrana.

Pep podría pensar que el 3-4-3 le permite activar de una manera más eficaz los espacios interiores, dando amplitud al equipo para conceder tiempo y espacio a los Xavi o Iniesta. Sin embargo, este esquema permite que las acometidas del Athletic encuentren más sentido. El recurso en banda derecha que propone Bielsa, tan mecánico como eficaz, es más peligroso, pero además provoca que la basculación del equipo blaugrana encuentre una mayor penalización puesto que Muniain y Ander Herrera descubren más amplitud en el cambio de orientación. Estos motivos me hacen pensar que el Barça jugará la final en 4-3-3.

La lesión de Alves es un quebradero de cabeza, pero puede ser un partido para darle toda la confianza a Montoya. Con Montoya y Adriano en los laterales, Mascherano y Piqué pueden balancearse con la convicción de que un cambio de orientación les permitirá un giro más desahogado, ya que tendrán la espalda protegida con total seguridad. A la hora de activar la circulación, jugar contra el Athletic y perder un hombre interior no es un drama, porque el propio Athletic, por su naturaleza, permite pasillos y líneas de pase. Es probable que Pep utilice a Busquets de mediocentro, y a Xavi y Cesc como interiores, con Iniesta de extremo. Cierto que el de Fuentealbilla se siente en su salsa como interior abierto sobre su izquierda, pero tener a Xavi-Cesc, más el apoyo de Iniesta garantizaría un circuito de circulación, (si Cesc asimila la recepción como en sus mejores días), de primera calidad.  Además, Adriano y Montoya pueden progresar y dar amplitud, porque el Barcelona puede monopolizar la posesión.

Quizá la mayor duda, al menos desde mi punto de vista, es el tercer hombre de ataque. Con Messi en posiciones interiores, y peleando contra Javi Martínez y Amorebieta, la lógica apunta a Alexis, que recibirá menos en la cal, pero trazará movimientos desde fuera hacia dentro que obligaran de la vigilancia de los dos centrales bilbaínos, y harían la recepción de Messi algo más cómoda, tanto en el centro como acostado sobre la derecha. Sin embargo, apostar por Cuenca o Pedro, significarían situaciones de dos contra uno, exigencia lateral de Amorebieta y activación de Messi en la corona del área. Por lo que desde luego, de salir en 4-3-3, elegir entre Alexis, Pedro, Cuenca, o incluso Tello, es una decisión que requiere de mucho tacto. Difícil acertar, pero quizá Pep apueste por: Pinto, Montoya, Mascherano, Piqué, Adriano, Busquets, Xavi, Cesc, Alexis, Messi, Iniesta. Al menos las conjeturas encuentran mayor lógica apuntando hacia esa dirección.

Partido emotivo, con una título en juego, y riquísimo en lo futbolístico. La final del 25 de mayo en Madrid, entre Athletic Club y Fútbol Club Barcelona tiene muchísimos alicientes para los que amamos este deporte. El fútbol se puede jugar de muchas formas, y personalmente la manera que tienen de hacerlo ambos equipos me parece fantástica. Una final para sentarse y disfrutar, y a buen seguro que muchos de los que lo haremos, a Pep Guardiola le dedicaremos al final un “hasta luego”, y a Marcelo Bielsa un “bienvenido”. Que viva el fútbol.

También te interesa: Guardiola, el adiós de la pelota o Athletic: De Marcos, el complemento de Bielsa

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche