Histórico
5 marzo 2012El Enganche

Real Madrid: Se buscan partidos a la medida de Kaká

Por Alberto Piñero, periodista cobertura diaria Real Madrid (@pineroalberto)

El Real Madrid está de fiesta. Los malos tiempos parecen cosa del pasado. Incluso toda la polémica que se armó tras la derrota en Copa ante el Barcelona, y la consecuente pitada a Mourinho en el encuentro ante el Athletic, parecen cosa de hace años y no de escasos cuarenta días. Los agobios han cogido el puente aéreo hacia la Ciudad Condal, desde donde la distancia de diez puntos en Liga se ve infranqueable, y donde llevan semanas con una campaña arbitral a cuestas. Aun a pesar de los códigos de Guardiola. Suele pasar. El fútbol es un estado de ánimo dicen, y ahora el viento corre a favor por la capital española, mientras que al lado del Mediterráneo parece ser todo lo contrario. Y sólo hace falta mirar los titulares de los medios de comunicación. Pues mientras en unos andan a cuestas con una consecuente sanción a Piqué por hablar más de la cuenta, el día después de un brillante 5-0 al Espanyol todo son loas en otros. Todo. Y especialmente a ese cuarteto atacante formado por Ozil, Kaká, Ronaldo e Higuaín, que este domingo volvió loca a la zaga periquita.

Sin embargo, si bien son lógicos tantos halagos por los méritos contraídos, no estaría tampoco de más poner en contexto las alabanzas hacia uno de los miembros de ese cuarteto: Kaká. Ese jugador del que se dice que ‘vuelve a ser el Kaká del Milan’ cada vez que juega un partido bueno, pero que luego nunca termina de explotar como el futbolista que fue antes de aterrizar en Concha Espina. Ese jugador que, por el puesto que ocupa en el campo, debiera ser siempre el mejor guía y canalizador del juego de su equipo, pero que sólo a veces se le ve realmente en ese rol.

Ante el Espanyol, el brasileño realmente destacó mucho por su movilidad y por su productividad en ataque, pareció cargado de ilusión, fuerza y confianza para afrontar lo que se le venga encima. Marcando además un bonito gol y dando también una asistencia a Higuaín. Cualquiera que no hubiera visto el partido y viera sólo el resumen junto a los titulares de prensa del día después, podría concluir que hizo un partido colosal, a la altura de los mejores del mundo incluso. Sin embargo, estos rayos de luz que muy de vez en cuando deja Kaká no son suficientes para iluminar por completo su grisáceo panorama. Muchas nubes de esas negras se mantienen.

Y es que, si se hace una lectura más profunda, en cada partido que Mourinho se decanta por Kaká como mediapunta con Ozil tirado a la banda, el Real Madrid pierde fútbol. Pues no es un secreto que el germano está hoy varios peldaños por encima del brasileño. Y causa o consecuencia de lo anterior, porque parece que Kaká necesita un partido a su medida para brillar, en lugar de ser él el que se amolde. Siendo un jugador rápido, técnico, con mucho olfato para moverse con espacios, y con una visión privilegiada en los contraataques, Kaká sufre mucho en partidos cerrados, ante defensas bien pertrechadas atrás. Hasta el punto de casi quedar anulado bajo estos condicionantes. O todo, o nada. “Da gusto verle jugar” decía Karanka tras el partido ante el Espanyol. Por supuesto que sí, pero habría que añadir que dependiendo de los partidos.

De ahí quizás que, tomando como ejemplo el mismo partido, ante el Espanyol no brillase en la primera media hora como lo hiciera en los sesenta minutos restantes, cuando el partido estaba ya claramente decantado del lado madridista. Antes de la llegada del primer gol merengue, el balón parecía escurrirle en los pies a la hora de los controles, y quemarle a la hora de dar los pases, siempre a alguien cercano, sin arriesgar mucho. Y viene a ser una tónica habitual desde que llegara al Real Madrid. De hecho, es significativo que de los seis goles que suma en este curso, ninguno fuera el que inaugurara el marcador. Su gol, o su asistencia (suma cinco en total), siempre ha llegado con la balanza ya desequilibrada, nunca para deshacer la igualdad inicial entre los dos equipos, con la única excepción de la asistencia de cabeza a Ronaldo en el 1-0 ante el Racing de hace dos semanas.

Que Kaká ha mejorado en este último año, no hay duda. Que Kaká se merece todos los elogios en partidos como el que hizo ante el Espanyol, siempre. Que el Real Madrid gana como club y como equipo con un Kaká en estado de gracia, es evidente. Pero que Kaká necesita de un partido a su medida para brillar por encima de los demás, casi siempre sí. Y por tanto, que Kaká vuelva a ser hoy el mismo que en Milán, decisivo y espectacular a partes iguales, no parece realista.

También te interesa: Real Madrid: El Pseudo-madridismo

Síguenos también desde TwitterFacebook

Real Madrid: Se buscan partidos a la medida de Kaká, 5.0 out of 5 based on 3 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche