Histórico
14 marzo 2012El Enganche

Real Madrid: Las consecuencias del ‘Espíritu del Lyon’

Por Alberto Piñero, periodista cobertura diaria Real Madrid (@pineroalberto)

El Real Madrid juega este miércoles ante el CSKA en la vuelta de los octavos de final de la Champions, en lo que viene siendo uno de los partidos más importantes de la temporada. Bueno, tanto no, quizás sólo uno de los más importantes del mes. Aunque pensándolo mejor, en realidad puede que sea sólo el más importante de la semana. Y es que visto el nivel de este Real Madrid, nadie duda de que está listo para empresas mayores que unos octavos de final de Liga de Campeones ante el CSKA. Con todos los respetos, como eufemísticamente se suele decir.

Hace no muchos años, apenas dos, estas citas se vivían en la Casa Blanca con cierto respeto, reparo, cuidado, y hasta temor. Ahora ya no. Los medios de comunicación siguen hablando de la polémica arbitral en Liga, de si este delantero se buscará el pan en otro lugar este verano, de la remota opción de un fichaje de hace más de un lustro, o incluso de la fortuna de las bolas en el próximo sorteo de la Champions. Fiel reflejo de lo que sucede en los hogares y puntos de encuentro del madridismo. Donde absolutamente nadie piensa ya en que el miércoles puedan aparecer esos fantasmas que hasta hace bien poco merodeaban por el Santiago Bernabéu como si fuera su propio hogar.

Confieso que yo era de los que hace veinte meses no entendía muy bien cómo podían maridar la estabilidad institucional con el despido de un entrenador. Sigo sin entenderlo aún, a decir verdad. Pero hay que reconocer que el Real Madrid ha ganado mucho con el cambio en el banquillo y la llegada de Mourinho. Podrá perder las formas más de lo que debiera, podremos no estar muy de acuerdo en algunas de sus alineaciones, los periodistas podremos sentirnos perjudicados por algunas de sus decisiones en el modus operandi del club, pero desde luego que desde que llegó al banquillo merengue, y con un equipo parecido al que heredó, los fantasmas ya no moran por Concha Espina tan anchos como antaño.

Hace bien poco hablaba con un entrenador que me decía que un equipo rocoso no es necesariamente un equipo defensivo, sino simplemente un equipo en el que los once jugadores saben lo que tienen hacer, y todos lo hacen al unísono. Y el Real Madrid, dos años después de caer por última vez en octavos de Champions, es hoy un equipo así. Sólido en defensa, y eficiente en ataque. Rocoso en defensa, y rocoso en ataque. Un conjunto que no sólo depende de las individualidades de turno de la estrella comprada a base de billetera, sino un equipo que funciona melódicamente, coordinado, y en el que el engranaje encaja casi a la perfección tanto en una portería como en la contraria. Si a eso le añadimos unos jugadores de los mejores del mundo, y un hambre y un gen competitivo voraces -entre otros muchos factores susceptibles de analizar-, el resultado no puede ser otro que la creencia general de que efectivamente después del CSKA, habrá otra ronda más que disputar en Europa.

Recuerdo la temporada pasada, cuando llegó la primera eliminatoria del Real Madrid de Mourinho, en Copa ante el Murcia, casi todas las preguntas para el entrenador versaban sobre un hipotético pinchazo como en años anteriores. “Si me hacen lo mismo que en Alcorcón, les pongo una cruz y están muertos para mí” espetó en público el técnico luso. El curso pasado, Karim Benzema marcó un gol en Gerland que acumulaba semejante tensión de años atrás capaz de hacer levantar al impertérrito Florentino Pérez incluso. Hoy ya no. A escasas horas del partido de Champions ante el CSKA, el ambiente que se respira en todo el círculo del madridismo, desde la plantilla a los directivos pasando por unos aficionados que difícilmente llenarán siquiera el estadio, no es ni de lejos el que se vivía en la eliminatoria ante el Olympique de Lyon la temporada pasada en esta misma ronda. Y por supuesto, nunca igual que el de hace dos campañas, también ante el cuadro lionés en estos mismos octavos europeos. El Real Madrid ha cambiado mucho desde entonces. El ‘espíritu del Lyon’ también, por tanto.

Y luego el fútbol dirá lo que tenga que decir sobre el verde merced a toda su sabiduría, pero nadie tiene ya dudas de este Real Madrid. Un equipo que desde que llegara Mourinho no tropieza ante los Alcorcón, Real Unión, Mallorca, Roma, o Lyon de turno. Más bien todo lo contrario, sólo ha caído en eliminatorias directas frente al que viene siendo el mejor equipo del mundo, el Barcelona. Su mayor y casi único punto negro. Y que además, está poco a poco superando, vistos los diez puntos de distancia en Liga y el encuentro de vuelta en Copa del Rey en el Camp Nou. Todo empieza a encajar.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Real Madrid: Las consecuencias del ‘Espíritu del Lyon’, 5.0 out of 5 based on 3 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche