Histórico
14 marzo 2012Francisco Ortí

Chelsea: El enigma de Salomon Kalou

Definirse a uno mismo resultado complicado. Las personas acostumbran a titubear, a dudar mientras hurgan en lo más profundo de su vocabulario en busca de las palabras exactas para no pecar de orgullosos sin caer en la modestia. Un fino ejercicio de funambulismo. Salomon Kalou, por el contrario, es mucho más directo. Tan sólo necesitó dos minutos sobre el césped de Mestalla para definir su ‘yo’ presente. Valencia y Chelsea se enfrentaban en la Champions League, y los Blues ganaban por 0-1. Kalou, quien apenas había tenido minutos para André Villas-Boas, saltó al terreno de juego en lugar a Frank Lampard a los 83 minutos. El partido acabó con empate a uno. Dos minutos después de saltar al terreno de juego el marfileño cometió penalti al tocar el balón con la mano dentro del área y facilitó que el Valencia acabara empatando.

120 segundos que le describían a la perfección. 120 segundos que le sentenciaban. Para André Villas-Boas, Salomon Kalou desapareció de la plantilla del Chelsea en ese preciso momento. El técnico portugués ya había dado muestras de su escasa confianza en el jugador marfileño durante los primeros meses de competición, pero tras el encuentro en Mestalla no volvió a darle minutos en él más que en partidos marginales, participando en algún encuentro de Carling Cup y en el duelo de Champions League frente al Genk, en el que, por otra parte, Fernando Torres marcó su último gol con la camiseta del Chelsea. Desde entonces, el papel de Salomon Kalou ha sido totalmente secundario en los planes del técnico portugués.

Sus constantes suplencias eran la prueba de la decadencia en la que se encontraba un jugador que años atrás había sido asunto de estado para Holanda. Vistiendo la camiseta del Feyenoord, la explosión de Salomon Kalou durante sus primeros años como profesional fue tan sorprendente que Holanda quiso nacionalizarlo para poder vestirle de Oranje durante el Mundial del 2006. Apenas tenía 21 años y una selección de la alcurnia de la holandesa luchaba por poder incluirle en sus planes. Sin embargo, el ministerio de inmigración le negó la nacionalización y Kalou, impaciente por ser internacional, acabó vistiendo la camiseta de Costa de Marfil, su país natal. El caso fue tan sonado en Holanda que incluso se utilizó como argumento para un anuncio televisivo de una compañía de seguros holandeses.

Con esa vitola de estrella en ciernes llegó al Chelsea. Los Blues pagaron 9 millones de libras por él en mayo del 2009. “Es el mejor  momento de mi vida. Es un sueño del que espero que nadie me despierte“, comentó el marfileño. Villas-Boas fue el encargado de despertarle. Y es que la dimensión de estrella de Salomon Kalou fue desapareciendo año tras año hasta que durante el pasado verano el técnico campeón de la Europa League con el Oporto le transformó en un jugador marginal, en alguien con la única utilidad de dar descanso a otros y poco más. Villas-Boas no confió en él en ningún momento, lo que parecía poner la puntilla a un jugador que a sus 26 años no se había convertido en lo que se esperaba de él cuando llegó a Stamford Bridge.

Sin embargo, la situación podría haber dado un giro radical durante los últimos días y, de nuevo, con André Villas-Boas marcando un punto de inflexión. Tras la derrota contra el West Bromwich Albion del pasado 3 de marzo, Roman Abramovich anunció la destitución del técnico portugués. Roberto Di Matteo, quien hasta ahora ejercía de segundo entrenador, sería el encargado de ocupar al banquillo por lo que resta de temporada y, sorprendentemente, el técnico italiano ha mostrado una gran confianza en Salomon Kalou durante sus dos primeros partidos como head coach del Chelsea. Di Matteo ha dirigido a los Blues frente al Birmingham en FA Cup y ante el Stoke en Premier League y en ambos encuentros Kalou ha sido titular.

Kalou se ha mostrado fuera de forma durante los dos partidos y huérfano de esa punta de velocidad que le caracterizaba durante su mejor época, pero parece que su destino ha cambiado con la llegada de Di Matteo. En apenas dos semanas, ha pasado de tener un papel secundario a aparecer en el once titular de los dos últimos partidos del Chelsea. Este miércoles (20h45) podría ser el tercero. El Chelsea se juega toda la temporada ante el Nápoles en el partido de vuelta de los octavos de final de la Champions League. Los Blues necesitarán remontar un 3-1 en contra y para ello será necesario un gran acierto en ataque, donde Kalou podría tener un papel protagonista. La Champions League, la misma competición en la que Kalou se definió en 120 segundos, vuelve a llamar a su puerta y esta puede ser su última oportunidad.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Chelsea: El enigma de Salomon Kalou, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche