Histórico
2 marzo 2012David De la Peña

Benfica-Oporto: Un combate irreconciliable

Zeus, padre de los dioses y los hombres según la mitología griega, representaba un papel dominante en el Monte Olimpo. Engendró a muchos de los héroes mitológicos, y gobernaba a los dioses de la misma forma que un padre gobierna a sus hijos. La elegida para atender algunas de sus peticiones era Hebe, personificación de la juventud e hija del propio Zeus y Hera, que se encargaba de llenar sus copas con néctar. Ser copero de los dioses era un cargo muy distinguido. Sin embargo, Zeus se cegó cuando conoció en el monte Ida a un héroe divino que pasaba allí su tiempo de exilio, cuidando un rebaño de ovejas y completando su educación. Su nombre era Ganímedes. Tal fue la atracción que sintió por el bello Ganímedes, que le raptó, sustituyó como copero de los dioses a su propia hija, y le dio el cargo al bello troyano, que a la postre se convertiría en el único amante masculino que tuvo el Rey de Dioses. Para acometer su rapto, Zeus tomó la forma de la reina de las aves: El águila, llevando el animal a cabo en aquel momento, su vuelo por antonomasia.

El vuelo del águila es algo que llena de orgullo a los aficionados benfiquistas, y es que el emblema del club, el águila Vitória, sobrevuela el Estádio da Luz en cada partido que el conjunto lisboeta disputa en su feudo. Cuenta la leyenda que si Vitória da dos vueltas al estadio, el Benfica ganará el duelo, mientras que si tan solo da una, el partido caerá del lado visitante. Es tal el gusto de los aficionados por esta tradición, que cuando el cetrero andaluz, Juan Bernabé, (y encargado del adiestramiento de Vitória), discutió con la directiva, hubo bastante revuelo en la grada. A la seguridad llegó Rui Pereira, “un ex militar xenófobo”, en palabras del propio Bernabé, que le hizo la vida imposible. La situación desembocó en el divorcio entre el club y Bernabé, y en consecuencia, a Vitória le cortaron las alas hace apenas un año. La presión popular hizo que el club delegase en la empresa Volataria, dedicada a actividades agroambientales, que se comprometió para que Vitória volviera a volar lo antes posible.

Así pues, el Estádio da Luz podrá disfrutar del vuelo de su emblema en uno de los partidos que sin duda ha de estar marcado a fuego en la agenda este fin de semana: El Benfica – Oporto. Un clásico  entre las dos ciudades más importantes del país y que además enfrenta a los dos clubes más laureados de Portugal. El Benfica, por historia, ha sido el club dominante gracias a sus 32 títulos, pero la reciente hegemonía del Oporto ha hecho no solo que la distancia entre ambos se equipare (los Dragones tienen ahora 25 títulos ligueros en sus vitrinas), si no también que la rivalidad haya crecido por el hecho de que los grandes históricos se hayan visto superados en los últimos tiempos. Enemistad entre clubes, y entre ciudades. Oporto, al norte, ciudad obrera e industrial, Lisboa, la capital, poderosa, y rica.

El escenario no puede ser más atractivo. Ambos equipos en lo más alto de la tabla, y empatados a 49 puntos. El Oporto lidera gracias a 3 goles en la diferencia global, y la referencia en el partido de ida es un empate a 2 que sin duda simboliza lo que, según apuntan todas las evidencias, será un bonito pulso entre ambos equipos hasta el final del curso. Cierto es que el Benfica atraviesa, al menos en cuanto a resultados, el peor momento de la temporada. De hecho, hasta justo antes del partido en Rusia frente al Zenit por los octavos de final de la Champions League, el cuadro lisboeta había disputado 34 partidos oficiales, y tan solo había cedido una derrota, y fue ante el Maritimo en partido de octavos de final de la Taça de Portugal. Bien, desde el partido del Zenit, 2 derrotas y un empate en los tres últimos partidos. El Oporto, por su parte, llega de una mejor racha de resultados en liga, pero con mal sabor de boca tras haber quedado apeado de la Europa League, y haberlo hecho con un global de 6-1 abajo ante el Manchester City.

El Benfica este año ha utilizado sobre todo el 4-2-3-1, aunque, y ya lo vimos el año pasado, la opción del 4-4-2 en rombo es una opción del gusto de Jorge Jesus. Para el partido recupera, en boca del entrenador, a una de sus piezas más importantes: el mediocentro Javi García. Artur, gran temporada la suya, sería inamovible en portería. Con Maxi Pereira y Emerson en los laterales el equipo consigue una profundidad clave en muchas fases del partido, mientras que su pareja de centrales,  Luisão – Garay, está siendo una garantía fundamental en el éxito. La versión del equipo con Javi García y Witsel en el doble pivote es muy interesante, puesto que el español adopta un rol más de ancla, corrigiendo pérdidas y siendo el primer receptor en salida, situándose el belga unos metros más arriba para encontrar recepciones más cerca de los mediapuntas y de este modo, dar más continuidad. La línea de mediapuntas puede ser la formada por Bruno Cesar, Aimar y Gaitán, muchísima movilidad y talento para esa zona, siendo el punta Cardozo (11 goles en los últimos 13 partidos). En cualquier caso, las opciones de Nolito o Rodrigo están ahí, con mucha fuerza además. Un equipo trabajado y con buenos fundamentos en varias fases del juego, además de mucho acento español.

El Oporto, por su parte, lógicamente ha empeorado desde el año pasado. Quizá pueda hacerse un drama de ello, pero es que resulta algo bastante lógico, puesto que el equipo de Villas-Boas la pasada campaña, era, simplemente, una maquinaria casi perfecta. Helton sigue siendo el meta titular, algo que parece poco comprensible. Sin Danilo, lesionado, quizá veamos una versión más defensiva en el lateral con Maicon, aunque está la opción Sapunaru. Otamendi-Rolando para la pareja de centrales, bastante expeditiva aunque con problemas de salida. Alvaro Pereira sería el lateral izquierdo, uno de los grandes puntales de este equipo. El pivote de medio campo en el 4-3-3 habitual suele ser Fernando, muy estricto posicionalmente y con bastante despliegue. La pareja de interiores ha ido rotando. La llegada de Lucho hace que pueda ser bien sustituido el rol de Guarín en esa ida y vuelta, mientras que la figura de Moutinho otorga un nexo en la circulación de mucho nivel, con la variante de Defour. En la punta, la llegada de Janko ha encajado también a Hulk. El austriaco es un 9 que demandaba la estructura táctica, para fijar centrales y ocupar el área, y de este modo llevar a Hulk a la derecha, desde donde parte con una determinación y naturalidad que le hacen ser uno de los grandes futbolistas de Europa. La izquierda, por lógica, debería ser para James Rodríguez, uno de los grandes talentos del equipo, de conducción maravillosa, fuerte en el cuerpo a cuerpo y con mucho talento, proyecto de jugadorazo, con las variantes en la recámara Iturbe o el “cebolla” Rodríguez.

Por lo tanto, no solo el contexto clasificación y rivalidad hacen del duelo algo apasionante, también los recursos y efectivos que tienen cada una de las plantillas lo convierten en un combate sin parangón. Y es que se le puede tildar de combate, como escenificaron dos compañeros de selección como João Pinto (Benfica) y Paulinho Santos (Oporto), que pasaban por alto este hecho declarándose enemigos irreconciliables, protagonizando míticas tanganas sobre el césped. La lucha entre el poder de las Águilas, animal del que el mismísimo Zeus tomó su forma, y el de los Dragones, la criatura mitológica más temida, tendrá lugar hoy mismo en la capital del país, en la que será, sin duda alguna, la gran pelea por ganar posiciones, de cara a la recta final por obtener la conquista de la Liga Portuguesa.

También te interesa: Benfica, el atractivo invernadero español u Oporto, dos ‘mermas’ en la máquina evolutiva

Todos los Derbys del Mundo en nuestra sección especial

Síguenos también desde TwitterFacebook

Benfica-Oporto: Un combate irreconciliable, 4.5 out of 5 based on 2 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche