Histórico
21 febrero 2012David De la Peña

Nápoles: Veintidós años de deuda continental

Renica atravesaba la divisoria. Levantaba la cabeza, y sin presión, oteaba el horizonte. Adelantaba la posición con el balón pegado a su bota izquierda. En el área rival, a 50 metros, muchas camisetas celestes luchaban con otras muchas camisetas blancas por un pedazo de césped que les brindase la más mínima ventaja. El balón voló hasta la frontal, donde los fornidos defensas alemanes luchaban con Carnevale, que acabó bajando aquella pelota a la desesperada. Con un toque preciso, el delantero del Napoli conseguía habilitar a Diego Maradona. El Pelusa, tras un control orientado con su zurda mágica, supero a un rival, y con velocidad de vértigo lanzó el cuero al área chica donde apareció Careca para marcar. Fue el 2-1. Napoli 2-1 Stuttgart.

Era el 3 de mayo de 1989 y el San Paolo explotó. Gritó un  gol que hacía que el equipo del sur de Italia partiera hacia tierras germanas con cierta ventaja en la final de la Copa de la UEFA (hasta el año 98, la final de la competición se disputaba a ida y vuelta). Por aquel entonces toda la ciudad estaba enloquecida con el equipo. Dos años antes el club había obtenido por primera vez el Scudetto, y cada domingo podían disfrutar de un Maradona que había puesto patas arriba el mundo del fútbol tras su actuación en el mundial de Mexico 86. Los tifosi napolitanos, en ese contexto, acudieron en masa para poblar las gradas del mítico estadio situado en el barrio de Fuorigrotta, hasta el punto de obtener el club la recaudación más alta en toda su historia (unos 2,3 M€), récord que ha estado vigente durante 22 años.

Y esta temporada la locura por Europa ha regresado a Nápoles. Ya en el partido de la fase de grupos frente al Bayern Munich se superó por poco ese registro histórico (hasta el punto de que se produjeran incidentes los días previos porque no se podía cubrir la demanda), pero ha sido para este partido de los octavos de final de la Champions League frente al Chelsea cuando se ha producido la mayor recaudación de la historia del club, fijándose el dato en una cifra cercana a los 2,7 millones de euros. Sin lugar a dudas, la ocasión lo merece: El Napoli vuelve, después de más de dos décadas, a disputar una ronda eliminatoria en la máxima competición continental. Y lo hará frente a un Chelsea que llega en un momento titubeante. Lo que se presumía como un matrimonio perfecto entre la plantilla y un técnico emergente como André Villas-Boas, se está convirtiendo en un camino bastante espinado. El Chelsea hace casi un mes que no gana un partido oficial, y este fin de semana, en la FA Cup, empataron en casa contra un Birmingham que actualmente milita en la segunda división del fútbol inglés. Incluso los hinchas visitantes se burlaron del joven técnico portugués recordando a Jose Mourinho. Nada que ver con la moral que con que llega el equipo italiano, que viene de ganarle cómodamente (0-3) a la Fiorentina en el Artemio Franchi de Florencia, y con la plantilla prácticamente al completo.

El Napoli es un equipo que con Mazzarri al mando, nunca se ha sentido cómodo llevando la iniciativa, y veremos como le funciona esto ante un Chelsea acostumbrado a un fútbol de transiciones rápidas y que no suele ofrecer secuencias excesivamente largas de pase en campo rival, teniendo además unos centrales que suelen corregir bastante bien en campo abierto. En ese escenario, el Napoli puede sufrir, puesto que no tendrá un rival enfrente con unas características propicias para desplegar su brutal juego de contragolpe. En cualquier caso, y se presente el partido como se presente, Mazzarri es un técnico muy fiel a su sistema, y parece bastante poco probable que nos sorprenda con alguna variante táctica diferente a la de su habitual 3-4-3.

Dicho así suena a Cruyff, a equipo ofensivo que se da muchas alegrías. Nada más lejos de la realidad. El Napoli cuida mucho el repliegue y concede bastante poco, tratando de hacer transiciones muy rápidas para sorprender al rival con la velocidad y zancada de sus puntas. Empezando de atrás hacia adelante, el portero habitual es De Sanctis, que aunque ha tenido problemas físicos las últimas semanas, se espera que juegue de inicio. Gran temporada la suya, hasta el punto de tener opciones reales de acudir a la próxima Eurocopa como tercer portero. En la línea defensiva está entre algodones Campagnaro, que es uno de los centrales imprescindibles, junto a Aronica y Cannavaro. Probablemente la zona más vulnerable, aunque la experiencia de jugar varios  años juntos hace que el nivel colectivo sea mucho mayor que el nivel real de cada uno de ellos individualmente.

En las bandas, son tres los hombres utilizados. El imprescindible es Maggio, un futbolista que se puede adaptar al puesto de lateral derecho en defensa de 4, centrocampista, o, como juega habitualmente, carrilero. Muy difícil de superar y con mucho recorrido en fase ofensiva, estamos hablando de uno de los mejores jugadores del mundo en su puesto. Para el carril izquierdo, bien Dossena, con la ventaja de ser zurdo y poder brindar un juego exterior más preciso, o bien Zúñiga, mucho más físico y con más recorrido que el ex Liverpool, podría ser utilizado como suele ser habitual en partidos de mayor enjundia.

La pareja central en medio campo puede variar. Inler llegó del Udinese como una de las grandes estrellas del campeonato y quizá no está rindiendo al nivel esperado. Fantástico futbolista, quizá la propuesta de su técnico esconde algunas de sus mejores virtudes, como lo es pesar mucho en el juego, difícil cuando te encuentras con un equipo que corre mucho cuando roba. Su acompañante podría ser Gargano en el caso de buscar una mayor intensidad sin pelota en la zona ancha, o bien Dzemaili, con más llegada, mejor trato de balón, y más calidad en las recepciones, pero de menor agresividad y probablemente más superable por centrocampistas del recorrido de Ramires o Meireles.

Para el ataque, uno de los mejores tridentes de todo el fútbol europeo: Hamsik – Cavani – Lavezzi. El eslovaco tiene que trabajar en un costado ante la pulcritud de Mazzarri con su esquema. Quizá no sea su mejor posición, pero lo cierto es que puede generar recepciones más liberado acostado en un carril, y hay momentos que le da aire ante su dificultad para girar jugando de enganche puro. Normalmente (y digo normalmente porque estas tres posiciones de ataque rotan muchísimo durante los partidos), Lavezzi parte desde el otro perfil. Más cómodo en izquierda, pero puede lanzar la contra desde derecha. Quizá el jugador de más talento del equipo, absolutamente imprescindible y el que mayor capacidad tiene de los tres en el espacio reducido, arma clave cuando el equipo se establece en campo contrario. El tercero de ellos es Cavani. Un ’9′ brutal. Su juego es conceptualmente perfecto para este equipo. Gran zancada, inteligencia para atacar los espacios y una pegada antológica. Uno de los mejores delanteros del mundo, poco más se puede decir.

Un equipo sin duda para plantar cara a cualquier rival del fútbol europeo, por efectivos en su plantilla, y por empuje de la grada. En aquella primavera de 1989 el Napoli obtenía en Stuttgart su primer y único título europeo. Probablemente repetir aquella hazaña resulte imposible teniendo en cuenta el panorama actual y los gigantes del fútbol europeo. Lo cierto es que esos análisis objetivos no interesan para nada a la parroquia napolitana, que para la ida de estos octavos de final van a llenar el mítico San Paolo hasta la bandera, con la misma ilusión que cuando durante los primeros meses del 89 coparon sus gradas para ver como aquel fantástico equipo se quitaba de en medio a los Juventus, Bayern Munich o Stuttgart. Y es que, desde entonces, Napoles respira fútbol continental.

También te interesa: Nápoles: La renovada fórmula ‘Ma-Gi-Ca’ o Historias de las Gradas: Los ‘favores’ napolitanos

Síguenos también desde TwitterFacebook

Nápoles: Veintidós años de deuda continental, 5.0 out of 5 based on 4 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche