Análisis e historias del fútbol internacional contadas por los mejores especialistas.

Gibson: La venganza del ‘héroe’ repudiado

“Nada me haría más feliz que te vendieran este verano”, “Puede que seas un buen tipo, pero eres un futbolista horroroso”, “No sé qué puede ver en ti Alex Ferguson”. Una larga lista de comentarios expuestos en los famosos 140 caracteres de twitter, fueron generados en masa por miles de aficionados del Manchester United (y algún infiltrado con ganas de conflicto) en tiempo record. Pese a su naturaleza crítica, ninguno de ellos iba dirigido a un enemigo o rival ni tampoco a un colegiado que hubiera impedido una victoria, sino que todos tenían un mismo epicentro a destruir, uno de sus propios jugadores. 97 minutos después de nacer, aquella fugaz cuenta de la red social de moda, dejó de estar disponible y cerró sus puertas. El ciber-acoso había encontrado una inesperada víctima mediática, el repudiado Darron Gibson.

El mediocentro, canterano del United, aglutinaba territorios polémicos a cada paso. Como futbolista nunca acabó de consolidarse en Old Trafford (fue cedido al equipo satélite del Antwerp y al Wolverhampton) y muchos jamás entendieron por qué de vez en cuando se vestía de corto con el primer equipo y hasta lograba cierta continuidad en épocas de necesidad en la enfermería. Además, siempre fue turbina de colisión en su país pues nacido en el Ulster, llegó a ser internacional juvenil con Irlanda del Norte y cuando decidió firmar por los Red Devils (club enemigo para esta corriente social), no le quedó más remedio que olvidarse de sus colores y pasarse al ‘vecino’, Irlanda, creando disputa entre ambas Federaciones. Tanto, que hasta la FIFA determinó libertad de elección para el jugador, que tomó los colores de Eire y que levantó hostilidades perennes en su país de nacimiento.

La polémica de twitter no acabó con la eliminación de su cuenta, porque tras lo ocurrido, los líderes de su vestuario en Old Trafford quisieron apoyar a su compañero. Owen, Nani, Vidic, Ferdinand y Wayne Rooney, auténticos iconos del club y queridos por millones de fans en la red, pidieron a través de un hasthag (#getgibboback) la vuelta de Gibson al universo twittero. No consiguieron hacer cambiar de opinión a los aficionados ni tampoco al propio jugador, que empezó una corriente negativa que ha ido arrastrando desde entonces pues poco a poco, perdió cualquier opción de adentrarse en los planes de Alex Ferguson y pasó a un plano prácticamente de ostracismo.

Tanto, que hace solo unas semanas, se convirtió en uno de los movimientos de mercado invernal decidiendo empezar de cero en el Everton, que pretendía mejorar sus alternativas en la medular y confiaba en sus cualidades. A pesar de que Gibson no es un jugador consolidado de primer nivel, sí posee un gran disparo desde media distancia, es potente y de amplio recorrido pero, además, ha conseguido hacerse con un lugar habitual en los planteamientos de Giovanni Trapattoni con una Irlanda que estará en la fase final de la Eurocopa 2012. Argumentos para que David Moyes considerara que apenas 600.000 euros iban a ser una inversión rentable para su ‘trabajador’ esquema en el cuadro Toffee, que lo empezó a usar de inmediato.

Necesitado de alegrías, el Everton fue uno de los animadores del mercado invernal y con su ajetreada actividad en las últimas horas de margen mercantil, recibía nada menos que al Manchester City en Goodison Park. Pese a enfrentarse al líder, ver como un aficionado se esposaba a una de las porterías y presentar a Nikica Jelavic como refuerzo estrella para lo que resta de campaña, el único y total protagonista fue el propio Darron Gibson. El ‘repudiado’ mancuniano destrozaba al intocable equipo citizen con el único gol del partido, aprovechando su mejor cualidad, ese golpeo seco llegando desde segunda línea que decidió el choque y que, de paso, situó líder al Manchester United.

Un ‘regalo’ desde la distancia para su ex afición, que anoche proclamaba en twitter a su nuevo héroe, perdonado de repente por los servicios prestados. Una venganza personal, un gol para romper definitivamente con su pasado de la mejor de las maneras, haciendo disfrutar a quienes nunca lo quisieron de Red Devil y a quienes le abren la puerta Toffee. Borrón y cuenta nueva para Gibson, el héroe despreciado.

También te interesa: Manchester, clonando ‘Devils and Citizens’

Síguenos también desde TwitterFacebook

Comentarios (1)

Comentarios

1

[...] Ir al artículo original Leave a Reply [...]

Deja un comentario

Un desarrollo de Pedro Puig