Histórico
17 febrero 2012Francisco Ortí

Espanyol: Renovación con aroma Champions

En enero 2009 el Espanyol era encontró un club roto. La economía se escribía en números rojos, las deudas enterraban el futuro bajo una montaña de facturas sin pagar y en lo deportivo se había cerrado una primera vuelta paupérrima, con dos entrenadores destituidos (Tintín Márquez y Mané) y el equipo hundido en lo más bajo de la clasificación. Ese fue el escenario que se encontró Mauricio Pochettino en su regreso al conjunto catalán. Tras su exitoso paso como jugador por la Ciudad Condal, en dos etapas, el argentino volvía convertido en entrenador y se le encomendó una difícil misión: resucitar el Espanyol.

Tres años después, el Espanyol es un club completamente saneado. Aún arrastra algunos problemas financieros, algo intrínseco a cualquier club español, pero a nivel deportivo está muy por encima de aquel Espanyol con el que se encontró Mauricio Pochettino en aquel triste enero del 2009. Parecen dos equipos completamente distintos y, en cierto modo, lo son. El técnico argentino ha realizado un profundo proceso de renovación en la plantilla perica para dejar de pelear por la salvación y soñar con la Champions League. Después de disputarse 22 jornadas, el Espanyol es quinto empatado a puntos con el Levante, actual inquilino a la cuarta plaza y que daría acceso a la Liga de Campeones la próxima temporada. Ese milagro sólo se puede explicar a través de la purga que ha realizado Pochettino en la plantilla blanquiazul.

Pochettino recogió a un Espanyol en estado crítico y como terapia de electroshock elaboró un plan medidas revolucionarias. Decisiones extremas para situaciones extremas. Sin embargo, pronto tropezó con el primer obstáculo: la resistencia de los veteranos del club. Con Raúl Tamudo liderando la oposición al nuevo técnico, quien, según a trascendido después, llegó a faltar el respeto en el interior del vestuario. En el momento de aquella díscola revolución, Pochettino, futbolista de sangre caliente, pero técnico cerebral, salió del vestuario sin replicar. Bajó la cabeza, consciente de que la delicada situación del equipo no aconsejaba prender la mecha de una guerra civil, pero fue en ese momento cuando trazó las líneas de su proyecto en el Espanyol. En ese momento comenzó la purga.

Tres años después, Pochettino y el Espanyol recogen los frutos, con los ‘rebeldes’ muy lejos de Cornellà. Primero logró la permanencia. Ese mismo verano renovó por tres temporadas más y cuando se sintió dueño de una posición lo suficientemente fuerte dentro del Espanyol inició una revolución silenciosa para limpiar el vestuario y deshacerse de los jugadores que consideraba contraproducentes para el equipo, sin importarle el nombre, el curriculum o el pasado de cada uno. La limpieza fue fulminante. De la primera plantilla con la que se encontró Pochettino en enero del 2009 sólo sobrevive un jugador: Cristian Álvarez. También repite Dídac Vilá, pero su presencia está entrecomillada puesto que el lateral pertenece al Milan y se encuentra en el Espanyol en calidad de cedido.

Raúl Tamudo, líder del bando revolucionario, se marchó tras un largo pulso mediático y sólo después de que Pochettino le demostrara que era más fuerte que él. Moisés Hurtado siguió el mismo camino. David García y Chica terminaron sus contratos sin que el argentino quisiera renovarles, y éste verano, también le dio el visto bueno a la salida de Luis García. El último en salir fue Kameni, quien cayó en el ostracismo desde que coqueteó con la Roma para cambiar de aires  y durante el pasado mercado de invierno se le encontró salida rumbo a Málaga. Con una precisión quirúrgica, Pochettino ha amputado el núcleo nocivo de la plantilla que se le reveló en 2009 para construir un nuevo equipo con su figura como epicentro y tótem ideológico, y una fe ciega en el trabajo de cantera.

Y es que esa purga se ha podido sostener gracias a que Pochettino ha compensado las salidas con la irrupción de jóvenes talentos  a los que ha sabido moldear para convertirlos en la nueva referencia del equipo. Su confianza en la cantera perica es tan férrea que cuentan que más de una vez se le ha tenido que poner freno desde la directiva. Su otra virtud ha sido la de saber resucitar a futbolistas en decadencia, como Osvaldo o Romaric, que llegaron a Cornellà sin hacer ruido y se marchan dejando beneficios económicos y/o deportivos. Así, Pochettino ha logrado renovar al completo una plantilla en apenas tres años y a coste cero para construir un equipo que fue capaz de soñar con la Champions League. Este fin de semana visitarán al Getafe y de ganar podrían asaltar la cuarta plaza, cerrando así el trienio milagroso de Mauricio Pochettino al frente del Espanyol.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Espanyol: Renovación con aroma Champions, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche