Histórico
20 febrero 2012Daniel Cana

Arsenal: El tiempo de Wenger

La dolorosa derrota en San Siro esta semana, unida a la eliminación de la FA Cup en el Stadium of Light de Sunderland, han impulsado de nuevo a la primera línea el debate sobre la continuidad de Arsène Wenger en el banquillo del Arsenal.  El beneficio de la duda, el recuerdo de los tiempos pasados y la ausencia de números rojos en los balances financieros, o por el contrario la dictadura de los resultados, siempre tan democrática y equidistante.

Dieciséis años en el cargo, tres títulos de Premier League y cuatro de FA Cup, la última en 2005, el orgullo del Arsenal de los Invencibles y la transformación de jugadores casi desconocidos o con inexistente rendimiento como Viera, Anelka, Henry o Fábregas en estrellas mundiales son méritos indudables de Wenger. Tanto como el saneamiento del club, del vestuario cuando llegó, de las finanzas durante todo este tiempo. Sería muy injusto, hasta para el fútbol, que la etapa de Wenger en el Arsenal terminara de forma parecida a su inicio, cuando los medios ingleses se preguntaban despectivamente quién era ese nuevo entrenador proveniente del Nagoya japonés: “Arsène what?”.

La ausencia de trofeos en el último lustro debe enmarcarse también en la construcción del neuvo estadio, de ese magnífico Emirates Stadium, que por un lado acoge y obliga al buen fútbol, pero con su amortización impide el aterrizaje en su césped de las caras y bien pagadas estrellas europeas.  Más de veinte millones de euros anuales debe obtener el club para que el estadio no sea deficitario, imposible obviarlo. La lista de jugadores traspasados en los últimos años es enorme.

Aún así, es evidente que el rendimiento deportivo del equipo es decepcionante. Solo una victoria de mérito este año en casa, frente al Chelsea. Eliminado de las Copas y por detrás del Tottenham en la Premier. A noventa minutos de despedirse de Europa, con el recuerdo todavía nítido de la mala imagen ofrecida la temporada pasada en el Camp Nou. “El peor Arsenal en los últimos diez años”, lo calificó Arrigo Sacchi tras el desastre de Milán. La pérdida de Cesc y Nasri resulta devastadora, y solo la explosión goleadora de Van Persie ha impedido un desplome mayor.

Posiblemente, para que Wenger dejara el banquillo tendría que auto despedirse. Las perspectivas no son buenas y será difícil que con el potencial de sus rivales domésticos, más FC Barcelona y Real Madrid, pueda volver a levantar un título a corto plazo. Así, el principal y único objetivo que queda, es terminar cuartos en la Liga para regresar a la Champions y asegurar de esta manera visibilidad e ingresos. De hecho, Wenger ya ha señalado esto como “un título”. Es triste, pero es la realidad. Las nuevas reglas de gasto de la UEFA esperan.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Arsenal: El tiempo de Wenger, 5.0 out of 5 based on 3 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche