Histórico
4 enero 2012Daniel Cana

Tottenham: El mejor fútbol de Inglaterra

No lo digo yo, lo comentó Sir Alex Ferguson hace unos días, al ser preguntado por el duelo que mantienen su equipo, el Manchester United, y su odiado vecino, el Manchester City, por el liderazgo de la Premier League. Si el Tottenham es capaz de ganar su partido aplazado del 11 de enero frente al Everton, entraría, si hablamos de puntos, de lleno en la lucha por el título. Porque centramos el debate en fútbol y de nivel de juego, hace tiempo que los Spurs habitan la élite del fútbol inglés.

Con una historia añeja, ni más ni menos que desde 1892, el volumen de títulos nunca acompañó al buen gusto que siempre provenía desde el norte de Londres.  En la última década, Glenn Hoddle y Martin Jol fueron los entrenadores que más aguantaron en el cargo, y ninguno cumplió más de tres años; poca paciencia y problemas financieros no ayudaban a la estabilidad del equipo, siempre con buenos futbolistas, casi nunca resultados destacables. Ni siquiera el último título del club, la Copa de la Liga de 2008, ganada en Wembley al Chelsea, tras golear previamente 5-1 al Arsenal en la vuelta de las semifinales, atemperó las dudas en White Hart Lane. El trofeo se ganó el 24 de febrero de 2008, Juande Ramos había llegado al banquillo cuatro meses antes y fue despedido en octubre del mismo año tras un terriblemente negativo inicio de Liga. Harry Redknapp le sustituyó.

Hincha del Arsenal en su juventud y ex entrenador del West Ham, campeón de la FA Cup con el Portsmouth y eterno aspirante al cargo de seleccionador inglés, Harry ha proporcionado a Tottenham algo que de tan fácil en ocasiones resulta imposible: sencillez y coherencia. En solo una temporada lograron clasificarse para la Copa de Europa, tras medio siglo de ausencia, y el curso pasado disfrutaron de la máxima competición, con la exhibición de Gareth Bale en San Siro, la eliminación del Milan en octavos de final y la visita al Bernabéu, donde la temprana expulsión de Crouch les dejó sin opciones. La exigencia de la Champions pudo pasar factura a un equipo sin demasiada profundidad de banquillo, y una cierta falta de ambición en los duelos particulares de la Premier les dejaron sin poder repetir participación para esta temporada. Así, con poco disimulo y sin rubor, Harry empleó a los suplentes durante toda la Europa League y no ha parecido disgustarle demasiado la temprana  eliminación en la fase de grupos.

El reto es la Premier. Con gran esfuerzo lograron convencer a Luka Modric para que no se marchara en verano al Chelsea, y apostaron por uno de los mejores centrocampistas de Inglaterra que se iba a la First Division con el West Ham: Scott Parker. Junto con la llegada de Adebayor, la habilidad para el pase y el gol de ese llegador irredento llamado Van der Vaart y la velocidad de Bale y Lennon, el juego del Tottenham resulta difícil de contrarrestar este año. Parece que se despliega con un 4-4-2 convencional, el histórico sistema tan habitual en las Islas, pero nada es lo que parece. Cuando falta Lennon, como en estos días, entra Sandro para barrer el medio campo, así que Modric y Parker se mueven con libertad apoyando a Van der Vaart. Bale sabe jugar de extremo zurdo pero destroza las defensas cuando encuentra espacios por el centro, aprovechando además su buen juego aéreo. Adebayor, pese a que cuenta con indudables condiciones físicas para hacerlo, tampoco juega como un ariete al uso, y apoya, recibe, participa del juego. Posiciones fijas solo a la hora de defender, espontaneidad y libertad cuando toca posesión y desmarque, quizá fijándose en el espejo del FC Barcelona.

En el debe, la solidez del centro de la defensa, donde Dawson sigue lesionado y Gallas, Kaboul o King no consiguen ofrecer la continuidad necesaria, que si aportan por el contrario Assou-Ekotto y Walker en los laterales. Al ser un relativamente nuevo invitado en las alturas clasificatorias, pocos confían en que, llegado el momento de la verdad, el Tottenham sea capaz de romper el duopolio de Manchester. Su fiel afición lo cree, pero esta vez disponen del mejor argumento para la fe: el buen fútbol.

También te interesa: Tottenham: Cuando White Hart Lane fue nazi

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche