Histórico
3 enero 2012El Enganche

Serie B: Evviva Pescara!

Por David de la Peña (analista futbol internacional)

Para entender la realidad que vive desde un punto de vista futbolístico, la ciudad de Pescara, debemos retroceder hasta la temporada 2008/2009. Los inicios de ese curso en Serie C, habían nacido bajo una cattiva stella (mala estrella), y es que las obras en el Stadio Adriático (con el fin de acondicionarlo para los XVI Juegos del Mediterráneo que se disputaron el verano de 2009), generaron problemas terribles para que la afición pudiera seguir al equipo, ya que gran parte de los encuentros como local, se disputaron en el Stadio Aragona (ubicado en Vasto, a 80 kilómetros de Pescara y con capacidad para 5.000 espectadores).

El club, además, atravesaba por graves problemas financieros. De hecho, durante muchos meses, los futbolistas jugaron sin cobrar y fue en época de Valentino Rizzuto (al que se le acusó de querer lucrarse en su día tras la quiebra de la Fiorentina, cuando la squadra viola pasó a ser ACF Fiorentina), el momento en el que esos problemas se acrecentaron. Es una opinión generalizada que el verdadero motor de un club de fútbol es su afición, pero en el caso del Pescara es un hecho tangible. En el momento más complicado, éstos se organizaron y bajo el lema “Pescara siamo Noi” (Pescara somos nosotros), cubrieron gastos de lavandería, desplazamientos, alojamientos. Ya bajo el nombre de Delfino Pescara 1936, -la crisis financiera obligó a una refundación en enero de 2009-, consiguió mantener la categoría a pesar de las adversidades. Unidad entre aficionados y directiva (en su mayoría gente de la ciudad tras el cambio de nombre), hacen que a partir de ese momento, esta nueva etapa del equipo más importante de la Regione Abruzzo, sea conocida como “Pescara dei pescaresi”.

La estabilidad institucional dio como fruto el ascenso a Serie B la temporada 2009/2010, tras un emocionantísimo playoff contra el mítico Hellas Verona. El año pasado, en la segunda categoría y con el ex futbolista de la Roma Eusebio Di Francesco en el banquillo, el equipo se salvó con holgura. Y ha sido al comienzo de esta temporada, cuando a los mandos de la nave se ha situado el mítico preparador checo Zdenek Zeman, que llegó a Pescara tras quedarse a las puertas del playoff de ascenso a Serie B el año pasado con su querido Foggia, al que volvió al inicio de la temporada 2010/2011. Hablar de Zeman es hablar de una institución dentro del Calcio. Aquel impactante Foggia de comienzos de los 90 es su obra magna. Cogió a un equipo recién ascendido a Serie B, le hizo campeón, y lo mantuvo fácilmente en Serie A (y eso que permitió la marcha de sus más rutilantes estrellas -entre ellos, Beppe Signori-, porque consideraba que no eran necesarias para hacer funcionar bien a un equipo de fútbol). Admirado por muchos, odiado por otros (sobre todo por el sector juventino, tras acusar de dopaje a futbolistas de la Vecchia Signora), lo cierto es que la temporada del Pescara está siendo impactante. Actualmente, habiendo llegado el ecuador de la competición, es cuarto, posición que le daría la opción de ganarse una plaza en Serie A a través del playoff de ascenso. Un equipo alegre, dinámico, y con algunos futbolistas muy interesantes, siempre basado en el sistema preferido desde hace muchos años por Zeman: el 4-3-3.

Las opciones en la portería son de absoluta garantía. Anania es el titular, uno de los más completos de la categoría, y su suplente, Pinsoglio, propiedad de la Juve, suele jugar con la sub 21 azzurra. Los laterales, de largo recorrido: En la derecha, Zanon, en la izquierda, Balzano, llegado esta temporada del Atletico Roma y que, a pesar de ser diestro, está cuajando una gran temporada en el perfil izquierdo. Inteligente, ofensivo y con buen dominio de pelota. La pareja de centrales suele ser Brosco (20 años) – Romagnoli (21 años). Ejemplo de que Zeman no ha mirado nunca el pasaporte para hacer sus alineaciones, incluso Capuano, que entra en el centro de la defensa, aunque puede jugar de lateral y es el comodín defensivo, tiene 20 años. En medio campo debemos hacer dos grupos: El formado por Togni y Verratti (los jugadores con mayor capacidad asociativa, y que suelen repartirse los minutos en la posición de regista), y los ‘gladiadores': Gessa, Cascione, Moussa Koné, afincados en la posición de interiores. En el ataque, el tridente habitual, y una de las sensaciones de la categoría, lo forman Sansovini, Immobile e Insigne, de los que hablaremos más profundamente cuando pasemos a analizar al equipo en fase ofensiva.

En primer lugar vamos a analizar al equipo sin balón. En F.I vemos un ejemplo de inicio de presión, siempre lateral y buscando ahogar en banda. El lateral adelanta muchos metros, y recibe ayuda del interior de su perfil. Las tres piezas del ataque son vitales en este momento, desplazándose, siempre lateralmente para encimar al poseedor. Como podemos ver, la presión que propone Zeman es muy agresiva, adelanta mucho la linea defensiva y en caso de no ser efectiva y dejar al contrario jugar de cara sufre muchísimo en la espalda de los centrales, como hemos visto en infinidad de ocasiones esta temporada. Vital Anania adelantando muchos metros. En F.II se ve la tremenda importancia de los interiores (Cascione, Gessa o Kone), a la hora de crear superioridad en distintas alturas. Es por ello que Zeman generalmente utiliza gente de mucho recorrido en ese puesto, porque el estilo de presión adelantada lo requiere, y porque además, al ser los extremos prácticamente puntas, los laterales necesitan que la ayuda sea suya en la mayoría de las ocasiones. En F.III se escenifica posición de repliegue. El equipo tiene problemas ahí. El mediocentro, ya sea Verratti o Togni, no tiene naturaleza defensiva (aunque creo que el primero tiene mejores conceptos en ese sentido). No sería un problema si los dos extremos no fuesen tan ofensivos.  Ese hecho provoca que los interiores presten mucha ayuda a los laterales, dejando descubierta la zona central, siendo ocupado el espacio por un mediocentro, como comentábamos antes, con pocas aptitudes defensivas. Es una realidad que los equipos de Zeman sufren atrás, en el caso del Pescara creo que esos son los motivos.

En fase ofensiva, el equipo es versátil. En inicio (F.IV) la intención de Zeman es asociarse y llevar el balón dominado hasta las zonas calientes. Veratti (ojo a este jugador, manejo, buena lectura de jugada y gran primer toque) o Togni son los jefes en la base de la jugada. La intención de equilibrar el equipo con Cascione-Gessa provoca un déficit en el circuito de circulación, porque son jugadores con poca naturaleza combinativa. De hecho, cuando hemos visto Verrati-Togni juntos en el campo el Pescara ha crecido en ese sentido. Es por ello que la salida limpia suela venir por fuera, llegando más cómodo el balón a zonas de influencia de Sansovini, y sobre todo de Insigne. Insigne, el futbolista cedido por el Napoli, es el jugador más influyente en ¾ de campo. Es capaz de girar, conducir, y filtrar pases decisivos. Immobile, propiedad de la Juve, es el punta. No es un 9 referencia. Se desgasta mucho en el desmarque, y con el equipo iniciando busca la espalda con insistencia. Agresivo de cara a puerta, está haciendo goles (lleva 11 en 18 partidos), sin grandes alardes en el manejo de pelota, punta móvil y efectivo.

También para la organización colectiva en fase ofensiva la importancia de Immobile es grande.  Sale del área y genera espacios que aprovechan los hombres de banda, o él mismo. En F.V vemos emparejamientos laterales-extremos, muy habituales y posible llegada suya. En F.VI un recurso utilizadísimo. Espacio en posición de ‘9’ y diagonal con balón largo. Con este recurso, muy beneficiado Sansovini (enorme su temporada, también 11 goles), que en realidad es un segundo punta y aprovecha esos aclarados de manera sensacional. Es zurdo y encara con una naturalidad tremenda llegando desde esa posición. Por esto hablábamos de versatilidad ofensiva. El Pescara es capaz de hacer transiciones lentas, rápidas en contragolpes o aprovechar muy bien el balón largo. Con balón es un equipo muy rico, quizás el que más de toda la Serie B.

El Pescara tiene un balance de cinco participaciones en Serie A desde que el club se crease en 1936 (tras la refundación de 2009, a pesar del cambio de nombre, se reconoció la historia), y la última de ellas fue la temporada 1992/1993. Existen, una vez transcurrida la primera mitad del campeonato, opciones reales de volver a ver al club más importante del Abruzzo en Serie A. Lo que significaría un nuevo milagro de Zeman, y porqué no, volver a ver al mítico técnico checo en la máxima categoría del fútbol italiano. Además, en España, es probable que llamase la atención un posible ascenso del Delfino Pescara 1936 a la Serie A, puesto que, curiosamente, el himno del club es una adaptación del famoso “Que viva España”, popularizado por Manolo Escobar. Argumentos futbolísticos de peso, los que propone Zeman, para que en los altavoces del Stadio Adriatico suenen ante los Inter, Milan o Juve: Evviva Pescara!

También te interesa: Il miracolo di Zeman y Once delfines futboleros

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche