Histórico
18 enero 2012Jose David López

Real Madrid: Higuaín, un café por la perseverancia

Gonzalo-Higuain-Real-Madrid.jpg

Saboreaba un café caliente con las manos bien apretadas sobre la taza, intentando que esa agradable temperatura se trasladase a mi interior. Nervioso, expectante e ilusionado, no eran palabras suficientes para expresas mi caricaturescos sentimientos. La cobardía de los primeros actos, la ingenuidad de situaciones aún no experimentadas habitualmente y los temores inocentes que sólo se viven una vez en la vida. Casi era un ‘novato’ (quizás aún lo soy) aquella fría tarde de diciembre de 2006 cuando con ese café entre las manos, aguardaba el momento en el que desde la esquina del Santiago Bernabéu, abrieran las puertas hacia el interior. No aguardaba un partido, pero sí la presentación como jugador del Real Madrid, del que para mí era el jugador revelación del año, Gonzalo Higuaín.

No había sido enviado por mi medio, tampoco podía sacar mucha rentabilidad por mis escasos instrumentos laborales y apenas portaba una cámara que, aún hoy, es mi inseparable compañera. Movido por el sentimiento de un hincha riverplatense actuando de incógnito que disfruta cada semana viendo a sus jóvenes perlas (admito que lo vi debutar en River Plate y que me levanté alocado  en directo días después con su mítico gol a Boca), llevaba enamorado varios meses de aquél chico que había llamado la atención del fútbol más comercial. Y cuando tienes a poco más de una hora la posibilidad de verlo por vez primera en el césped vestido de blanco y en el momento grande de su carrera, no puedes permitirte pereza alguna. Cogí lápiz, papel y portátil, aunque la sonrisa no me cabía en ninguna maleta. Allí estaba el ‘Pipa’ y así lo reflejó mi cámara. Seis años después, convertido nada menos que en el jugador más rentable de la última década madridista.

Las críticas hacia su falta de definición, su frialdad cara a puerta y la desidia en algunos de sus movimientos ofensivos, tuvieron exámenes eternos a lo largo de temporadas completas. Daba igual que acababa siendo decisivo en los títulos conseguidos (nadie olvidará el del Reyno de Navarra en 2008), que se convirtiera en especialista en marcar goles decisivos en remontadas y que tumbara a cualquier proyecto de fichaje estrella para la delantera madridista. Nadie pudo ni puede con Gonzalo Higuaín, un proyecto aquella tarde de 2006 (no exagero si aseguro que esta presentación no fue en el palco de honor sino en una sala improvisada y ante no más de diez periodistas), una realidad que ha enamorado a los madridistas estos años y un experimentado delantero de primerísimo nivel mundial para la posteridad.

Porque nunca pareció mejor que los demás, pero siempre acabó siendo titular. Porque nunca surgía como delantero para un equipo que aspira a todos los títulos, pero siempre terminó por sumar mejores registros que nadie. Porque las estrellas argentinas no podían tener en él un rival para acompañar a Messi, pero al final solo ‘Pipita’ encontró sintonía regular con el mejor del planeta (pese a que hasta Maradona le puso mil trabas). De albiceleste o de blanco, Higuaín silenció uno a uno y con la única receta de su incansable sacrificio, perseverancia y dedicación, los miles de detractores que dudaron eternamente de sus capacidades y actitudes para representar al club más grande del planeta. 84 goles en 145 partidos de Liga (más de medio gol de media por partido) y 110 goles en 235 en total desde aquella tarde de 2006.

Sin la capacidad mediática de refuerzos internacionales de altura, Higuaín lo trabajó desde abajo, como si de un canterano se tratara (muy al estilo de Marcelo en la actualidad y en contra de Gago, pues estos tres jugadores llegaron en un margen de 2 semanas al Bernabéu) y consciente de que su escaso bagaje previo a Real Madrid, casi era una invitación a la osadía. Silencioso en los medios pero absolutamente imprescindible y querido en el vestuario, no rehuyó de su responsabilidad. Primero supliendo con creces a Van Nistelrooy cuando el holandés era el killer blanco. Después superando incluso a Cristiano Ronaldo con 29 goles ligueros en la etapa de Pellegrini y aún hoy, luchando contra los millonarios traspasos que Florentino Pérez le coloca cada temporada como enemigos ofensivos. Ninguno, ni siquiera Benzema (estrategia ideal del presidente para sacar a Higuaín, que no fue fichaje suyo sino de Calderón), ha logrado apartarle y robarle protagonismo. Porque esos 13 millones de euros invertidos hace un lustro, son hoy (tiene contrato hasta 2016) la mejor inversión realizada en la Chamartín desde entonces. Tanto, como para mí aquél café.

También te interesa: Real Madrid: Marcelo, cinco años para hacer olvidar a Roberto Carlos

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche