Histórico
11 enero 2012Jose David López

Premier: Krul, Vorm y la exportación holandesa

“Edwin, ¿qué tienes en mente? Los chicos desean que sigas. Me piden cada día que intente convencerte. No imaginan la portería sin ti. Yo tampoco”, citó a mediados del mes de marzo de este 2011 un desencajado Alex Ferguson. Tras un entrenamiento, el escocés actuó como quien sabe que un hijo lo abandona. El espigado, experto, profesional e irremplazable Edwin Van Der Sar, debía seguir su vida. Disfrutar de su familia y de una mujer que, enferma, no podía seguir viendo a su marido por televisión sino que lo necesitaba a su lado. Días después, el portero más regular y eficaz que mis ojos hayan visto, anunciaba su retiro definitivo pues esta vez, ni las súplicas de Sir Alex pudieron hacerlo cambiar de parecer (sí lo había logrado hasta en dos ocasiones previamente).

Desde ese momento el Manchester United tenía que buscar un nuevo inquilino para una posición tan específica e importante como la portería tras seis años de ‘dictadura oranje’ y números que exigían un nombre a la altura del rol (el arriesgado privilegio recayó en De Gea). Pero no sólo en Old Trafford tenían que reaccionar, sino que tras 130 partidos internacionales y 16 años siendo fijo, la Selección holandesa necesitaba recambios que, por suerte, iban a surgir de inmediato en el mismo entorno donde Van Der Sar decidió despedirse. La Premier perdía un icono de sus porterías pero a su vez, daba proyección definitiva a quienes van a disputarse su hegemonía a nivel internacional: Tim Krul (Newcastle) y Michel Vorm (Swansea).

Con permiso del actual titular de la sub-campeona del mundo, Marteen Stekelenburg (ahora en la Roma y personalmente, el portero más poderoso y completo que puede representar a Holanda), las últimas convocatorias han cumplido la lógica y han confiado en las dos grandes atracciones bajo palos del fútbol inglés esta campaña. Con los planteamientos previos y futuros del seleccionador, Bert van Marwijk, ambos serán fijos en las próximas fases finales (Vorm como segundo y Krul como tercera opción) y tendrán la regularidad necesaria como para buscar acceder a la titularidad en cuanto el romanista no conserve su nivel o tenga algún problema externo.

Tim Krul se ha convertido por méritos propios en uno de los guardametas de moda en el fútbol inglés. La gran dinámica de victorias y un atractivo inicio de curso del Newcastle, facilitó los elogios hacia un portero que por vez primera experimentaba lo que es ser titular tras años donde su progresión llegó con cuenta gotas en categorías inferiores. Y es que pese a tener sólo 23 años, Krul aparecía ya en las agendas de ojeadores cuando destacó en torneos juveniles siendo portero del modesto ADO holandés, que incluso se rebeló al entender que sin contrato como profesional, las Urracas se lo habían ‘robado’. Un recurso que siempre golpea a las canteras holandesas y que los de La Haya, tras apelar incluso ante la Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA, sufrieron para sólo lograr sacar 220.000 euros como traspaso. Una cantidad irrisoria para un Krul que se iba a topar con Given-Harper, porteros queridos en St.James Park y con mucha experiencia. Debutó como tercera opción en 2006 pero sólo fue un espejismo pues acabó lesionado días después, estando fuera seis meses por culpa de sus rodillas. Cuando regresó, se contentó con ser cedido dos veces al Falkirk escocés y al Carlisle United, pero en Newcastle tenían esperanzas en él pues seguían renovando al alza sus contratos. Tanto, que en cuanto el pasado curso Harper cayó lesionado, Krul tomó un mando que no ha vuelto a soltar. Bueno por alto, de grandes reflejos y dominador del área. Tiene que superar dudas para dejar su zona de influencia pero los Magpies tienen, por fin, el portero de futuro que tanto esperaron.

A aparición de Michel Vorm es, si cabe, aún más agradable e imprevista. No es un joven en plena progresión, pero sí un guardameta que ha sabido ganarse el respeto en silencio en un club menor de la Eredivisie como el Utrecht para fraguarse un nombre a nivel nacional. Extraño es contemplar cómo no debutó en primer nivel holandés hasta los 22 años (quizás edad avanzada para un país extremadamente canterano) tras criarse en el Nieuwegein y ser cedido al FC Den Bosch. Cuando recaló en Utrecht, se iba a convertir en fijo durante seis campañas donde progresó sin prisas, mejoró sus condiciones y sostuvo la idea de crecer esperando su momento perfecto para salir al extranjero. Ya como internacional (segunda opción) y catalogado como uno de los mejores porteros de la Eredivisie, los últimos días del mercado veraniego 2011 le otorgaron la posibilidad del Swansea, un recién ascendido a una Premier que no ha tardado en conocer sus habilidades. Gran juego de pies, potente, ágil y dominador por carácter en un club donde ya es considerado pieza fundamental y donde dan por seguro que, de no lograr la permanencia, tendrán difícil frenar la salida de su portero.

No llegarán al nivel del The Jolly Green (Van Der Sar) y difícil será que se consoliden ambos luchando entre ellos por el trono de la ‘oranje’ pero sí han logrado frenar el impacto de una retirada tan importante. Crecieron en la distancia, con humildad y visionando al ‘profe’ para que la Premier mantenga colorido neerlandés bajo palos y refleje todavía el talento de una tierra que ahora también es capaz de generar prometedores arqueros. Un paso más en la imparable exportación holandesa.

También te interesa: Van Der Sar: 40 años y un gol

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche