Histórico
22 enero 2012Jesús Camacho

Costa de Marfil: Laurent Pokou, “El Hombre de Asmara”

Para Laurent, el fútbol siempre fue una cuestión de arena y asfalto, de imaginación y sueños impolutos sobre ajados y desarrapados zapatos. No en vano todo lo que sabía el pequeño Laurent lo había aprendido en su calle, aquella calle tan varia y dura como el mundo. Y en aquella calle que podría ser la calle de África, jamás perdió la ilusión por convertirse en futbolista. Aquella que conoce muy a fondo y sobre la que hizo equilibrios el destino y su doble filo de realidad, pues a un lado del éxito, el fracaso siempre aguardó silencioso y agazapado, ansioso con sus feroces fauces abiertas.

En el caso del marfileño Laurent Pokou, su talento y la fortuna le hicieron caer del lado del éxito. De aquellas calles de Abidjan en las que nació un 8 de octubre de 1947, surgió un delantero de 1,78 m. de estatura y 72 k. de peso, muy veloz, potente y goleador, un futbolista dotado además de muy buena calidad técnica. Laurent desarrolló gran parte de su carrera en su país natal, en Costa de Marfil en las filas del histórico ASEC Mimosas de Abidjan (donde surgieron entre otros Yayá y Kolo Touré). Con el Mimosas comenzó en 1965 y desplegó su talento en el conjunto de Abidjan hasta 1973. En 1970 fue elegido segundo mejor jugador africano del año con el ASEC y en 1973 ocupó la tercera posición.

A diferencia de lo que sucede en la actualidad en la que hay varios futbolistas marfileños que despuntan sobremanera en grandes clubes europeos, en la década de los setenta la situación era bien distinta. En aquel entonces Laurent Pokou era incuestionablemente el mejor jugador marfileño. No en vano Pokou está considerado como el séptimo mejor jugador africano de todos los tiempos, todo ello en una época en la que Costa de Marfil era una modesta selección. Precisamente y en relación a ello hay que destacar que el último gol marfileño en un partido oficial frente a Camerún, antes de que Costa de Marfil se consagrara como una gran selección africana, se remontaba al 6 de febrero de 1970, obra cómo no de Laurent Pokou. Muchos de sus compatriotas que siguieron su estela de éxito en el fútbol optaron por acogerse a la doble nacionalidad, como fueron los casos de Boli, Cissé y Kapo. Aunque las carencias sociales y económicas siguen acuciando a una población que sobrevive a una convulsa situación que vulnera constantemente los derechos humanos, al menos en lo concerniente al balón,  con el apoyo de la FIFA y el proyecto Goal, los chicos marfileños tienen la oportunidad de poseer medios a su alcance para practicar y formarse en el que está considerado como deporte nº1 de Costa de Marfil: el fútbol.

Retornando a Pokou hemos de decir que Laurent es el segundo máximo goleador de la Copa Africana de Naciones tras Samuel Eto’o, que marcó 18. Pokou anotó en total 14 goles, seis en 1968 y ocho en 1970, cinco de ellos en el encuentro ante Etiopía (6-1), disputado en 1970 en Sudán, una circunstancia que le valió para conseguir su segundo récord. Conocido con los sobrenombres de “el hombre de Asmara” y  “el emperador baoulé”, Pokou es una leyenda del fútbol marfileño y africano. Fue el primero en probar fortuna fuera de las fronteras marfileñas y aquel que abrió el mercado a los futbolistas originarios de su país en Francia. Desgraciadamente su salto a Europa se produjo relativamente tarde, con 27 años y tras una lesión que le impidió mostrarse en todo su esplendor, pero que no impidió que finalmente se pudiera ver el gran talento de Laurent.

Su llegada al fútbol francés se produjo en 1974, Laurent ingresó en las filas del Rennes e hizo su debut en la D1 francesa el 6 de enero de 1974 en un Troyes 1-2 Rennes. Pokou fue uno de los pilares de aquel equipo en el que sobresalían los llamados “Cuatro Mosqueteros africanos” del Rennes, junto al camerunés Léa Eyoum Charles, el maliense Fantamady Keita y el marroquí Hanafi. En el fútbol francés jugó también en las filas del AS Nancy Lorraine, entre 1977 y 1979, junto a la mítica figura de Michel Platini y posteriormente regresó al equipo bretón, donde se despediría del fútbol un año después, a los 33 años.

Para muchas generaciones posteriores Pokou representó la constatación física de que los sueños son posibles, pues Laurent que salió de las calles de Abidjan encontró en el fútbol la vía de escape que buscan tantos niños en vertederos, calles y suburbios de África. Pokou conoce de primera mano la realidad de su pueblo, sueños rotos y sueños cumplidos, en definitiva sueños de uno entre un millón. Pero aun siendo consciente de todo ello Laurent piensa que los chicos no deben perder la ilusión por jugar al fútbol, por encontrar referentes en aquellas primeras figuras como Roger Milla, Salif Keita o él mismo, que salieron de la calle, con los zapatos rotos y una ilusión a prueba de bomba. Recuerda a su vez que aunque salir de la pobreza sea una cuestión vital y básica para los chicos africanos, el camino para llegar lo encontrarán a través de la ilusión y el trabajo, teniendo en todo momento presente que el dinero y la idealizada visión del fútbol pueden actuar como acicates e incentivos, pero que la meta no debe ser económica sino vocacional.

Actualmente es miembro de la Federación De Costa de Marfil de Fútbol, y bajo la batuta del Presidente Jacques Anouma, Laurent Pokou es uno de los más dignos embajadores del deporte y el fútbol del continente africano y de su país en el mundo. Sin duda Pokou no ha recibido aún el reconocimiento que se merece, puesto que son muchas las voces que le recuerdan con gran admiración, como es el caso de Dominique Collona, que considera que Laurent fue un delantero más dotado y completo que el legendario futbolista africano Roger Milla.

También te interesa: Costa de Marfil y la ‘Generación Gillou’

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche