Histórico
19 enero 2012El Enganche

Clásico (I): “La indecisión de Mou”

Por David de la Peña (analista futbol internacional)

La virtud de dominar situaciones en la máxima exigencia esculpe el perfil de los elegidos. Jose Morinho siempre dio esa sensación. Controlar los sucesos, exprimir a sus futbolistas, y otorgar a estos roles, que les hicieran sentirse vencedores a cada batalla que el juego les presentara.  Parecía que nada ni nadie le podía detener más allá de la excepción. Asombró al mundo con el FC Porto, salió victorioso en un fútbol más vertiginoso como el inglés, triunfó ante la exigencia táctica del Calcio, y hasta fue capaz de apartar al Fútbol Club Barcelona de la final de la UEFA Champions League en el Santiago Bernabeu. Un héroe. Por eso sorprende, más que las derrotas, la indecisión.

Guardiola entrega a sus futbolistas un guión para cada clásico en folio impoluto, texto justificado, sangría pulcramente alineada, que desprende ese olor inconfundible a tinta recién impresa. Reparte fotocopias, porque el manual del estilo ya está escrito.  Mourinho reparte el folio de la enésima idea, con los bordes doblados, el tachón por condena y la duda por castigo. Reparte el guión del que se preocupa por lo ajeno, más que por lo propio. En ese contexto, ayer Mou combatía por conseguir máximas (Defender-Atacar), mientras Guardiola lo hacía por desnivelar matices.

I. Mou, ¿Cómo defiendo?: Messi. La lógica y principal preocupación de Mou. Creo que el 4-3-3 con el que el técnico luso afrontó el encuentro, tiene la mayor carga de argumentos sobre el astro argentino. La ubicación de Pepe en el carril central durante el repliegue, con Lass a su izquierda y Xabi a su derecha, hacía que a Messi le fuese imposible encontrarse entre líneas. Esto, unido a la fijación de la línea defensiva por achicar, dio como resultado una concentración en la zona de acción de Leo. La intención de desactivarle estaba funcionando.

II. Mou, ¿Cómo ataco?: Cristiano Ronaldo. Mourinho enfocó el partido para ahogar a Messi, y trató de potenciar su ofensiva en la figura de su hombre más determinante. Cristiano vivió en el carril izquierdo. La espalda de Dani Alves quedaba desprotegida por la naturaleza del brasileño, y Mou intentó cargar esa zona con la brutal carrera del portugués. Para tratar de hacerle llegar el balón, contaba con Altintop y Xabi Alonso acostados en el perfil derecho con opción de cambio de orientación, y poco más. De hecho, quizá ahí es donde el Madrid sufrió en el despliegue, porque no pudo hacer correr a Cristiano Ronaldo y explotar esa carencia rival. La alternativa de Benzema construyendo un escalón en la transición se vio en el 1-0, y poco más, porque el francés se escoró en demasiadas ocasiones a derecha, e Higuaín no era capaz de hacer esa labor de enlace.

III. Guardiola: Contracción – Expansión. En la primera parte el Madrid achicaba y contraía el espacio, si recuperaba intentaba salir pero no conectaba y volvía a la posición de repliegue. Un círculo en el que Messi se ahogaba y ante el que Barça encontró dos soluciones. La primera en Iniesta. Acostado sobre el perfil izquierdo, cuando Alves, Busquets o Xavi cambiaban la orientación, el de Fuentealbilla y su excelencia en la recepción hacían casi inútil la basculación blanca, que dejaba a Altintop en uno contra uno, sufriendo una barbaridad y con Carvalho (que jugó un buen partido en su vuelta), de apagafuegos. La segunda y más relevante: La aportación de Alexis. Polifacético si le toca de nueve, la cantidad de cosas que es capaz de hacer está al alcance de pocos. Castiga en ruptura porque gira y ataca la espalda con excelencia, recibe y es capaz de girar haciendo inútil el intento de anticipación del central, juega de cara con garantías porque devuelve leyendo la acción, y en términos de recepción es seguro y aseado. Esto unido a sus condiciones físicas hacen de él un futbolista valiosísimo. Su aportación fue vital porque alargó al Madrid con sus idas y venidas.

IV: Guardiola: Vivir en mi tierra. Sí, el Barça tenía recursos pero no concretaba, y el Madrid se fue al descanso ganando y con la sensación de que Messi, el gran terror, no dio miedo. Así que Guardiola reajustó sus piezas para vivir más tiempo en campo contrario. Todo fue más fácil porque empató muy pronto. Rememorando el gol en la semifinal del Mundial ante Alemania (y no era la primera vez que lo intentaron en el partido), Xavi buscó en un córner la zona aclarada para la carrera arrolladora de Puyol. Desde ese momento el Barça fue capaz hacer su juego de posición en campo del Real Madrid, algo que apenas fue posible en la primera mitad. Iniesta durante la primera parte fijaba en izquierda, pero durante la segunda abandonaba la posición en algunos momentos, bien ocupando Abidal una altura más avanzada, o bien permutando con Fabregas, lo que hacía, además, que Cesc abandonase el circuito de circulación, siendo este mucho más preciso y dinámico si lo formaban Xavi-Busquets-Messi-Iniesta. Además, Guardiola se cubrió ante la pérdida con un balanceo clave de Busquets hacia el perfil diestro para cortar la linea de pase hacia Cristiano Ronaldo. El resultado hizo que Mou introdujese dos cambios que terminaron de abrir el camino en zona de ¾ para el Barça, y en una Messi recibió en ventaja para asistir a Abidal (que se aprovechó del movimiento hacia el interior de Iniesta), para poner el 1-2.

Sí, Mou está indeciso. Es el efecto que causa este Barcelona. No lo considero algo peyorativo, ni mucho menos, porque me da la sensación de que cualquier entrenador  del mundo en su misma situación, se sentiría exactamente igual. Al fin y al cabo, el fútbol es de los futbolistas, y en ese aspecto el Barça tiene a los más preparados para el contexto en el que desarrollan sus virtudes. De momento, en una semana, el segundo capítulo.  Parece claro cual será el guión de Guardiola. La pregunta es, ¿cual será, esta vez, el de Mou?

También te interesa: Abidal rompe el Clásico (1-2)

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche