Histórico
18 diciembre 2011Jose David López

Mundial Clubes: Las notas del torneo

Messi Mundial Clubes 2011Se cumplieron los pronósticos, los campeones y las víctimas, pero la FIFA sigue aguantando anualmente un formato de torneo que se muestra accesible a la crítica gratuita. No por parte de quienes defendemos que este Mundial de Clubes es una fiesta a nivel global y planetario, por lo que no se entendería sin la fuerza que precisamente le otorgan el exotismo asiático, la imprevisibilidad africana o los desconocimientos oceánicos. Cierto que la diferencia entre clubes de Europa y el resto del planeta, sobre todo si surge en el mismo la imagen del mejor equipo de la historia (el FC Barcelona actual), es más grande que nunca, pero es el ‘castigo’ que todos debemos asumir. Si esas diferencias existen es culpa de Occidente, de la competitividad sin límites de Europa, de los fichajes mediáticos que rompen el equilibrio y la capacidad de competir en igualdad.

En esa tesitura, el Mundial de Clubes 2011 deja una lectura simple y dolorosa pues, desde la perspectiva global, jamás existió una supremacía tan absoluta como la que ha demostrado el FC Barcelona ante el Santos este domingo (0-4). Dominando posesión, tiempos de partido, creando ocasiones, generando tranquilidad por pura superioridad y eliminando enemigos con el arte de la pelota. No hay club en el mundo que pueda romper esta línea culé ahora mismo y, por ello, criticar el formato del torneo o la débil competencia propuesta por Santos, sería volver a repetir críticas gratuitas. Este es el fútbol que nosotros, Europa, ha creado. Para bien y para mal. Sólo hay una clara valoración final, la de volver a colocar en lo más alto al mejor equipo del momento. Ante eso, nada podrían hacer desde la FIFA.

Sobresaliente: FC Barcelona: La desgraciada lesión de David Villa, será la cara amarga que dejará para la historia este 2011 en suelo japonés. El asturiano, justo en el momento clave de la campaña donde se estaba dudando de su futuro y de la confianza que Guardiola tenía en sus capacidades, se rompe y pone en duda su participación en la Eurocopa 2012. Y en esa circunstancia, la lesión dejó de ser simple noticia del entorno barcelonista para convertirse en debate nacional. Por lo que significa para la Selección Española pero, también, por falta de argumentos en un torneo que el Barcelona ha dominado, disfrutado y levantado con solidez. Sin uno de sus puntales, con Alexis lesionado también y sin esa mordiente ofensiva, las alternativas del banquillo en una plantilla tan completa son, cuanto menos, deslumbrantes en cualquier otra vestuario pues la aparición de Thiago (igual hubiera ocurrido con Pedro o Cuenca), encontraron otra versión pero el mismo resultado contudente. No existe rival que pueda oprimir su estilo pues ni siquiera los petrodólares que ondean por el fútbol europeo serían capaces de comprar los automatismos que desprenden los chicos de Guardiola. Un placer para los culés. Un ‘castigo divino’ para el resto.

Notable: Kashiwa Reysol: El campeón japonés sorprendió gratamente pese a haber evidenciado ya ser el equipo de moda en el continente. Capaz de ganar la J-League el mismo año de su ascenso y participando apenas ocho días después en un Mundial de Clubes histórico para su humilde palmarés, venció sobradamente a Auckland, volvió a avergonzar al representante mexicano de la Concacaf y hasta supuso una competencia inquietante por momentos para Santos en semifinales. Gustoso con la pelota, capacitado para asociarse y con iniciativa agradable, nunca esconde sus cualidades, pero tampoco las fragilidades que impiden su mayor progresión. Débil en ambas áreas, volvió a pagar las consecuencias de su falta de solvencia cuando los estereotipos históricos aparecen nuevamente. Sólo eso le impidió de igual manera caer en penaltis en la lucha por el tercer y cuarto puesto que alcanzó finalmente un club mucho más limitado en sus ideas y con estilo menos atractivo, como el Al Sadd, que sin brillo si cumplió.

Suficiente: Santos: Lo mínimo para el campeón sudamericano era, desde luego, alcanzar la finalísima soñada ante el Barcelona. Ganaron con más pegada que brillantez al Kashiwa (1-3) y, después, fueron una marioneta en manos de un equipo imbatible como el Barcelona. Mal haríamos en enterrar a un Neymar absolutamente desconectado en la capacidad asociativa culé o en repudiar un fútbol que, pese a estar muy lejos del primer nivel europeo, mantiene bases que lo hacen mucho más competitivo y espectacular que el que en Occidente tomamos como ejemplo perfecto. No son rivales para un campeón de Europa histórico y casi inigualable, pero sí son atractivos para seguir empujando en pro de un fútbol globalizado y que intente reducir esas distancias desde la defensa de valores en cada rincón del planeta.

Suspenso: Monterrey: Nefasta imagen (y de record por fugaz) que sí deja en evidencia grandes problemas en el fútbol de la Concacaf y especialmente en los mexicanos. Incapaces de vencer al campeón japonés en cuartos de final, el crédito futbolístico en esta parte de planeta vuelve a ceder pero, quizás lo mejor sea que, a su vez, eso igualará mucho más el trono para alcanzar esta plaza mundialista. Los Rayados, con jugadores mucho más expertos y ya curtidos en fases importantes, fracasaron pero no son los únicos pues simplemente siguen la dinámica de la lista que comparten Pachuca, América o Atlante. Sólo Necaxa, que fue tercero, alcanzó el mínimo pre-estabecido.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche