Histórico
16 diciembre 2011Jose David López

Jerémy Perbet: El gol como recompensa

Jérémy Perbet

Existen jugadores que jamás pensaron con alcanzar el primer nivel y contentarse con metas menores. Llegar a la profesionalidad puede ser considerado el mayor de los premios cuando asumes que tu carrera forma parte de un global donde sólo unos cuantos privilegiados conocen las mieles del éxito absoluto. Pero desde abajo, trabajando con humildad, sacrificio y esperanza, el romanticismo encuentra auténticas leyendas con la ambición como recompensa para seguir calzándose las botas a diario. Y es que pese a tener capacidad ya contrastada, hay jugadores que no logran su explosión definitiva hasta edades más avanzadas tras años de búsqueda e insistencia por las catacumbas del deporte rey. Y el mejor exponente de ello es un obrero del gol y ha empezado a disfrutar la recompensa, Jerémy Perbet.

Se trata de un delantero francés, de 26 años, que milita actualmente en el modesto Mons (equipo de mitad baja en la Jupiler League belga). Lleva nada menos que 17 goles esta campaña, 15 de ellos en el campeonato liguero, justamente la mitad de los tantos que acumula todo su equipo hasta la fecha. Cifras y registros que reflejan el gran momento de forma de un killer anónimo, disfrazado de incógnito y que al que sólo la constancia y superación, están logrando dar merecido reconocimiento. Su cualidad, tan simple y sencilla como tenaz y valorable, la pegada y su remate, que lo hacen ser el delantero de moda en Bélgica y uno de los máximos anotadores a nivel continental.

Diestro y más perspicaz que habilidoso, casi todos los goles son remates en su primer contacto con la pelota. Clásico en sus conceptos, en la seguridad que muestra en sus remates y en cómo suele aprovechar la escasez de opciones que puede tener en un partido, Perbet representa un formato de goleador de antaño. Es muy directo, suele dominar a sus marcadores con buenos movimientos de desmarque y sin ser un especialista absoluto, sí reúne una serie de características que le están permitiendo marcar grandes diferencias.

Ojeando su carrera, realmente  llegamos a la conclusión de que Perbet ha alcanzado el éxito después de años y años de trabajo en la sombra. Lo reflejan muchas dudas acerca de su capacidad y una explosión tardía. Empezó hace justo una década en el modestídimo LePua, de su ciudad natal, en el centro de Francia y fue escalando pasito a pasito. Se hizo profesional en la segunda división francesa firmando con el Clermont, retrocedió al Moulins de la tercera división gala y allí se convirtió en estrella superando la veintena de goles. Aquello le proporcionó minutos en el Estrasburgo pero, sobre todo, la mirada atenta del fútbol belga.

Primero en cesión al Charleroi y después comprado por el Tubize, acabó comprado por el Lokeren, que a su vez lo cedió al Mons. Tras disputar 14 partidos y destrozar las redes en 14 ocasiones, el propio Mons no dudó en contratarlo por apenas 300.000 euros. Cifras irrisorias para el primer nivel pero interesantes cuando se trata de un semi-desconocido francés que intenta encontrar su momento de gloria en suelo belga. Perbert es un ejemplo de superación, de fe, de confianza. Ahora, disfruta de sus goles como referente en suelo ajeno pero sus miras han variado sensiblemente desde hace unas semanas cuando ha empezado a sonar para clubes de mayor categoría como Everton, Lyon o sin salir de Bélgica, el ‘gigante’ Anderlecht. Así, su meta personal a corto plazo es clara y buscará hacer muchos goles pues ellos serán, por fin, su pasaporte a una aventura de primera categoría.

Todas las Jóvenes Promesas en su sección exclusiva

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche