Histórico
1 diciembre 2011Jose David López

J-League: Tres clubes, un título y un Mundial

J-League 2011La ciudad japonesa de Sendai (noreste del país) pasará a la historia por haber sufrido hace ahora nueve meses, el abrazo del mar más fulminante y ferviente que la tierra pudiera imaginar. En unas horas pasaron de ser una zona costera sin demasiada fama dentro de la Bahía de Matsushima, a epicentro sísmico, informativo y social de todo el planeta. Y en una zona muy inferior de la pirámide de prioridades para recuperar el equilibrio nacional, estaba el fútbol, actividad que hace mucho tiempo dejó de ser un simple pasatiempo para convertirse en el principal aliciente deportivo de un país que devora todo lo que rodea a la pelota. La J-League se vio afectada por el golpe del mar y retrasó su comienzo.

Estas semanas, cuando ya deberíamos conocer el desenlace de la campaña, llegamos a una última jornada irrepetible que decidirá campeón, título y participación en el Mundial de clubes unos días después. Kashiwa Reysol (líder actual con 69 puntos), Nagoya Grampus (actual campeón y segundo clasificado con 68 puntos) y Gamba Osaka (tercero con 67 puntos), mantienen todas las opciones abiertas. Una mañana decisiva con horarios unificados (07:30 en España) y un partido absolutamente determinante, Urawa Reds-Kashima Reysol. Los locales, ex campeones de Asia, no están matemáticamente salvados del descenso (sí virtualmente porque Ventforet Kofu tiene peor diferencia de goles) y los visitantes, son auto-dependientes para culminar una temporada increíble donde se proclamarían campeones siendo un equipo recién ascendido. Un título que les abriría las puertas de un Mundial que espera su último invitado.

Kashiwa Reysol: Es el equipo revelación de la J-League pues hace apenas un año, siendo equipo de J-League 2, únicamente lograba aglutinar 8.000 espectadores en su coqueto estadio, de apenas 15.000 plazas y que es el más pequeño de toda la categoría. En tiempo record ha creado un proyecto que ha mantenido una línea muy regular todo el curso y que, gracias a su poderío en este tramo final (en las últimas diez jornadas, sólo ha dejado escapar cuatro puntos). Su entrenador es el brasileño Nélson Baptista, un auténtico devorador de banquillos que se ha sentado en una treintena de ellos en su cuarto de siglo como técnico en medio mundo. Ha logrado explotar a un equipo humilde, sin internacionales (ni siquiera para la selección japonesa) y donde los dos brasileños, Leandro Domínguez y el ex bético Jorge Wagner (con 25 goles entre ambos), han sido decisivos. El habilidoso Tanaka (trece dianas) y el Sub-21 Kudo (siete goles por su capacidad a balón parado), son lo más atractivo a nivel nacional. Una ‘machada’ que está a noventa minutos de cumplir la mayor de las gestas de toda su historia.

Nagoya Grampus: El campeón del pasado año era el equipo predestinado al título y, sin la imprevisible aparición de Kashiwa, el título ya estaría en su palmarés. Tiene la mejor diferencia de goles, el actual goleador  (el siempre incombustible australiano Keneddy) y el técnico más valorado del campeonato, el mito serbio Dragan Stojković. Una institución poderosa en el país, con varios internacionales y con una columna vertebral que pocos podrían unir bajo una misma camiseta. El zaguero Tulio Tanaka, el joven enganche Nagai (llamado por Zaccheroni), el zurdo goleador Tanaka (trece tantos) y el llegador Fujimoto, son fijos en los esquemas de un equipo que, ganando a Albirez Nigata, deberá esperar que el líder no sume de tres para repetir campeonato.

Gamba Osaka: Para aquellos que decidimos matar horas de sueño durante la temporada y amanecer con la J-League cada sábado, el tercer aspirante al título es, sin dudarlo, el que más nos hizo disfrutar y el que mejor pagó el esfuerzo. El más goleador (75 tantos), el más goleado de los de la zona alta (50) per también el que mayor ritmo, dinamismo y verticalidad propone en su estilo de juego. El más regular de la última década (sólo dos de estas diez campañas no ha estado entre los tres primeros), llegó a alcanzar la gloria continental como campeón asiático en 2008 y con una base continuista que mantiene en el cargo a Akira Nishino como técnico desde el nuevo siglo, sólo un empate hace dos semanas le hizo perder un título que muchos imaginábamos en su poder. Los goles llegan a pies del surcoreano Kim Seung-Yong y el brasileño Rafinha (24 entre ambos), pero el engranaje, la creatividad y el espectáculo que les acredita como club más atractivo del año, sigue dependiendo del talento del que, quizás, sea mejor jugador de la J-League, el internacional Yasuhito Endo.

Tres aspirantes que han marcado claras diferencias respecto al resto (el cuarto clasificado está a doce puntos), que representan estilos muy opuestos y que buscan el doble premio de la J-League y el Mundial de Clubes. El ganador no tendrá mucho tiempo para fiestas y celebraciones pues apenas diez días después (el día 8 de diciembre) debutará en el torneo de confederaciones ante el campeón de Oceanía, el Auckland City. El sábado, último pelea al sueño por la mejor de las recompensas posible en el campeonato más poderoso y competitivo de Asia.

También te interesa: Japón-Sendai, fútbol entre escombros

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche