Análisis e historias del fútbol internacional contadas por los mejores especialistas.

Claves de la jornada internacional

Raúl - Schalke 2011

Mundial Clubes: Barcelona, un mundo a sus pies

Se cumplieron los pronósticos, los campeones y las víctimas, pero la FIFA sigue aguantando anualmente un formato de torneo que se muestra accesible a la crítica gratuita. No por parte de quienes defendemos que este Mundial de Clubes es una fiesta a nivel global y planetario, por lo que no se entendería sin la fuerza que precisamente le otorgan el exotismo asiático, la imprevisibilidad africana o los desconocimientos oceánicos. Cierto que la diferencia entre clubes de Europa y el resto del planeta, sobre todo si surge en el mismo la imagen del mejor equipo de la historia (el FC Barcelona actual), es más grande que nunca, pero es el ‘castigo’ que todos debemos asumir. Si esas diferencias existen es culpa de Occidente, de la competitividad sin límites de Europa, de los fichajes mediáticos que rompen el equilibrio y la capacidad de competir en igualdad. En esa tesitura, el Mundial de Clubes 2011 deja una lectura simple y dolorosa pues, desde la perspectiva global, jamás existió una supremacía tan absoluta como la que ha demostrado el FC Barcelona.

Dominando posesión, tiempos de partido, creando ocasiones, generando tranquilidad por pura superioridad y eliminando enemigos con el arte de la pelota. No hay club en el mundo que pueda romper esta línea culé ahora mismo y, por ello, criticar el formato del torneo o la débil competencia propuesta por Santos, sería volver a repetir críticas gratuitas. Este es el fútbol que nosotros, Europa, ha creado. Para bien y para mal. Sólo hay una clara valoración final, la de volver a colocar en lo más alto al mejor equipo del momento. La desgraciada lesión de David Villa, será la cara amarga que dejará para la historia este 2011 en suelo japonés, pero la positiva habla de 9 canteranos en el once inicial de la final. Irrepetible.

Manchester City, empujado por Silva

Con el Arsenal en plena racha de victorias, moral alta y sin dudas en Champions League, parecía que los de Arsene Wenger podrían al menos torpedear y oprimir al líder de la Premier League en su Etihad Stadium. De hacerlo, el campeonato se iba a estrechar porque todos los perseguidores habían logrado sumar de tres en una jornada clave que dependía, en gran medida, del rendimiento de los Gunners a domicilio. Pero no pudieron consumar su momento ante el Manchester City. Los de Roberto Mancini fueron superiores desde el primer momento, mostrando una actitud ganadora y buscando sin tapujos tácticos la portería londinense. Mucho ritmo, acelerando en las transiciones, no permitiendo descansar a la zaga rival hasta que ya en la segunda mitad y cuando el partido más decaía, David Silva conectó una pelota dividida en el área sin que los zagueros visitantes pudieran ser contundentes tras un rechazo que inició en jugada personal Balotelli. Recompensa a un City más incisivo que de costumbre que salvó un partido clave.

Schalke: El ‘minero’ de oro es Raúl

Con una equipo frágil como pocos en labores defensivas, que ha tenido que recurrir a dos mediocentros destructores como improvisados centrales (Matip-Papadopoulos) para encontrar cierta seguridad respecto a etapas anteriores y con su portero titular gravemente lesionado (Farhmann cayó y está jugando Unnerstall), el Schalke está encontrando un gran desempeño y resultados en las últimas semanas. Una línea muy regular desde que se sentó en su banquillo Hubb Stevens, que sabe que la clave es la defensa y que todo lo que consigan parte de esa premisa. Y es que arriba tienen ‘pólvora’ sobradamente demostrada con Huntelaar como segundo máximo goleador y con un siempre inteligente Raúl, que esta semana supo aprovechar como nadie las enormes lagunas que ofrecía el Werder Bremen, un equipo que igualmente depende de su zaga para lograr resultados. El ‘7’ marcó un hat-trick para sumar ya 13 goles este curso. El Schalke, de manera casi milagrosa, es ahora mismo tercero y lucha por la Bundesliga.

El Feyenoord está de regreso con Guidetti

Después de pasar años en el ostracismo, de haber perdido su rol de club poderoso capaz de alternar títulos en la Eredivisie y de haberse visto obligado a vender estrellas anualmente para aliviar la deuda extrema que viene soportando, el Feyenoord, primer grande histórico del fútbol holandés (fue el primero de su país en ganar la Copa de Europa), vuelve a ser importante. El pasado año luchó por eludir el descenso con una nueva generación ‘novata’ que aprendió de cara a este curso. Sin sus estrellas, los mal-vendidos Wijnaldum (PSV), Fer (Twente) o Castaignos (Inter de Milan), los que quedaron y los que han surgido, han dado la cara estos meses y ahora mismo pelean por volver a levantar el título. Lo confirmaron este domingo matinal al vencer al Twente (3-2) en un partido alocado donde surgió el nuevo crack de Rotterdam. Se trata de un sueco, John Guidetti, de sólo 19 años que curiosamente pertenece a la cantera del Manchester City y que rompe redes con potencia y velocidad a la contra. Un ‘tanque’ rápido y corpulento que marcó un hat-trick de la alegría, el de ver de nuevo a De Kuip en la línea positiva.

También te interesa: Mundial de Clubes 2011: Las Notas del Torneo

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Comentarios (1)

Comentarios

1

[...] Ir al artículo original Leave a Reply [...]

Deja un comentario

Un desarrollo de Pedro Puig